updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Bacterias alojadas en un calamar mantienen sus huevos seguros

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Euprymna scolopes

El cefalópodo hawaiano Euprymna scolopes tiene una docena de tipos de microbios

No más grande que un pulgar, la sepiolida hawaiana necesita toda la ayuda que pueda conseguir para sobrevivir. Los investigadores han sabido por mucho tiempo que este cefalópodo, Euprymna scolopes, alberga bacterias bioluminiscentes en un órgano de luz especial para ese fin. La luz ayuda a camuflar al calamar de los depredadores y el calamar tiene proteínas específicas para apuntar este centro de atención.

Ahora, los investigadores han descubierto que el calamar alberga otros huéspedes bacterianos - y puede depender de ellos para mantener los huevos de calamar seguros.

Muchos pulpos vigilan sus huevos a medida que se desarrollan. No es el caso de la sepiolida, que deja sus huevos sin vigilancia en los arrecifes de coral. Sin embargo, tiene una pequeña glándula en su tracto reproductivo cuya función ha sido un misterio durante casi un siglo.

Por la curiosidad de esta glándula, microbiólogos aislaron ADN de ella, identificando una docena de tipos de microbios. Estos microbios se depositan en la gelatina que encierra los huevos del calamar.

Ahora, los investigadores trataron los huevos del calamar con antibióticos y los dejaron en el agua marina. En sólo 11 días los huevos quedaron recubiertos con una "capa" de hongos y se asfixiaron, informaron esta semana en la reunión Frontiers in Phylogenetics en el Museo Nacional de Historia Natural, Washington, DC.

Otras pruebas muestran que algunas de las bacterias en la glándula son muy similares genéticamente, pero tienen diferentes habilidades para inhibir los hongos y parece que hacen un buen trabajo manteniendo los huevos limpios. Por lo tanto, aparte de ser un ejemplo inusual de un huesped acogiendo a diferentes bacterias para diferentes propósitos, los microbios protectores del huevo pueden ofrecer nuevas oportunidades para buscar nuevos compuestos antifúngicos.

Artículo científico: Comparative genomics of Roseobacter clade bacteria isolated from the accessory nidamental gland of Euprymna scolopes