updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Pez damisela en apuros libera "grito" químico de ayuda

Ratio: 2 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pez damisela

Cuando las damisela liberan su alarma química en un arrecife de coral son atraídos una gran cantidad de depredadores adicionales

Investigadores del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral (Coral CoE) de la Universidad James Cook, han encontrado que los peces liberan una "llamada de socorro" química cuando son acosados por los depredadores, aumentando considerablemente sus posibilidades de supervivencia.

Los peces albergan una sustancia química en la piel que se libera con las lesiones, disparando el comportamiento temeroso y de escape de los peces cercanos, pero hasta ahora los científicos no habían identificado los beneficios para el emisor.

"Durante décadas los científicos han debatido sobre el origen evolutivo de las señales de alarma químicas en los peces", dice el autor principal del estudio, el Dr. Oona Lönnstedt, ahora un investigador de la Universidad de Uppsala.

Los investigadores han encontrado la respuesta, con el descubrimiento de que la señal química atrae a depredadores adicionales al sitio de captura.

"Las señales de alarma químicas en los peces parecen funcionar de una manera similar a las llamadas de socorro emitidas por muchas aves y mamíferos tras la captura", dice el coautor del estudio, el profesor Mark McCormick de Coral CoE.

"Cuando las damisela liberan su alarma química en un arrecife de coral, son atraídos una gran cantidad de depredadores adicionales a la zona de lanzamiento en el momento justo", dice el profesor McCormick.

"Más depredadores parecen significar más problemas, pero hemos descubierto que los depredadores adicionales interfieren con el evento inicial de depredación, lo que permite a la presa más posibilidades de escapar".

damisela empleando evasión química

El equipo de investigación encontró que los nuevos depredadores podrían intentar robar la presa y, en la conmoción que sigue, la damisela capturada tenía una mayor oportunidad de liberarse y ocultarse.

"Cuando son detectados por un depredador los pequeños peces damisela no tienen casi ninguna posibilidad de escapar a su destino como una próxima comida del depredador. Sin embargo, cuando otro depredador de peces se siente atraído por el sitio de captura, la presa se escapa alrededor del 40 por ciento de las veces", dice el profesor de McCormick .

El Dr. Lönnstedt dice que esto demuestra que las señales de alarma químicas benefician al emisor, dándole una probabilidad mucho mayor de no terminar como comida.

"Estos resultados son los primeros en demostrar un mecanismo evolutivo por el cual el pez se puede beneficiar de la producción y liberación de las señales de alarma químicas, y ponen de relieve el complejo e importantes papel que las señales químicas juegan en las interacciones depredador-presa en los arrecifes de coral", dice el Dr. Lönnstedt.

"Todo viene a demostrar que los peces de arrecife de coral han desarrollado un amplio rango de estrategias inteligentes para la supervivencia que se despliegan cuando lo demanda una situación de amenaza".

Artículo científico: Damsel in distress: captured damselfish prey emit chemical cues that attract secondary predators and improve escape chances