updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Cuando la sepia contiene la respiración, se vuelve casi invisible a los tiburones

Ratio: 2 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Sepia officinalis

La criatura emplea enmascaramiento eléctrico, además de camuflaje visual

Los científicos han sabido por mucho tiempo que las sepias (Sepia officinalis) y algunos de sus familiares dejan de respirar cuando se ven amenazados por los depredadores, pero suponían que la parada del movimiento simplemente ayudaba al camuflaje visual de la criatura.

Resulta que sirve a otro propósito: La falta de agua que fluye sobre las branquias disminuye la actividad eléctrica, de ahí que la sepia pueda ocultar su presencia a los tiburones cazando, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores midieron en el laboratorio las señales eléctricas generadas por sepias en reposo sobre el suelo de su tanque. Luego, midieron las generadas por las sepias sorprendidas por medio de vídeos de un depredador que se avecina.

Cuando las asustadas criaturas se congelaron en su lugar y cubrieron con sus tentáculos la cavidad que conduce a las branquias, la tensión en el agua cercana disminuyó en un 80%, informan los investigadores en línea en Proceedings of the Royal Society B.

Pruebas de laboratorio posteriores sobre dos tipos de tiburones revelaron que la táctica funciona muy bien: Cuando los investigadores generaron tensiones para simular la presencia de una sepia en descanso, los tiburones pudieron detectar el equipo electrónico desde una distancia de 20 centímetros y lo atacaron el 62% de las veces.

Pero cuando simularon la presencia de una sepia conteniendo la respiración, los tiburones tenían que estar 5 cm más cerca del equipo para notarlo, e incluso entonces atacaron sólo el 30% de las veces.

Por otro lado, cuando los investigadores simularon una sepia huyendo, los tiburones detectaron al equipo la friolera del 94% de las veces y desde distancias de hasta 38 cm, lo que hace esta táctica la peor opción de todas.

Cubrir la cavidad que sostiene sus branquias puede ayudar a una sepia también de otra forma, sugieren los investigadores: Puede detener el flujo de agua que expulsa dentro y fuera, lo que reduce el tamaño de las diminutas ondas de presión que podrían alertar a los depredadores de la presencia de la criatura.

Artículo científico: Freezing behaviour facilitates bioelectric crypsis in cuttlefish faced with predation risk