Loading...
updated 8:58 PM CET, Nov 24, 2017

Así conquistó el globo el coral chicle

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

coral chicle (Paragorgia arborea)

Es la especie de coral más grande del planeta, pudiendo alcanzar los diez metros de altura

Para ser un residente de las profundidades marinas, una especie de coral chicle es inusualmente cosmopolita. Estos corales construyen a menudo coloridas estructuras con nudosos brazos en las profundidades de los océanos, donde se sienten cómodos en casi todas partes fuera de los trópicos.

Un estudio genético no sólo indica que estas poblaciones globales pertenecen a una sola especie, sino que también ofrece una visión de la forma en que esta especie única de coral chicle, bubblegum coral en inglés (Paragorgia arborea), se ha repartido por todo el mundo. La reconstrucción de los investigadores sugiere que la antigua migración de los corales se inició en el Pacífico Norte hace más de 10 millones de años y, desde entonces, estos animales especializados en la construcción de colonias pueden haber sido transportados por las antiguas corrientes oceánicas hasta viajar a un nuevo hábitat del fondo marino.

¿Una especie o muchas?

Hay varios tipos de coral chicle, pero esta especie en particular ha despertado el interés de los investigadores cuando vieron que estaba inusualmente extendida para ser un organismo de aguas profundas. La Paragorgia arborea se ha encontrado en el norte y el sur del Pacífico y el Atlántico, el Índico, el Ártico y en el Océano del Sur.

"Es muy desconcertante que esta especie de aguas profundas se pueda encontrar en todo el mundo, excepto en los trópicos", dijo Santiago Herrera, uno de los investigadores y estudiante de doctorado en el Programa Conjunto de Oceanografía de la MIT-Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI). "Te hace dudar de que fuese una sola especie".

Este coral chicle forma colonias en el suelo marino a profundidades tan grandes como 4.921 pies (1.500 metros). Las estructuras aparecen en las fotografías tomadas con luz artificial en tonalidades de color rojo brillante, de color rosa anaranjado y de rosa pálido a blanco.

En el fondo del mar, las ramas del coral crean un hábitat para otras criaturas, al igual que hacen los árboles en un bosque lluvioso. Pero, a diferencia de los árboles, los corales chicle comen pequeños organismos muertos que caen desde arriba y, a veces, atrapan a sus presas.

Estos hábitos de alimentación también le distinguen de los arrecifes de coral que se forman en aguas tropicales menos profundas, y que se asocian con algas fotosintéticas.

Las pistas en el ADN

coral chicle (Paragorgia arborea)

Herrera y sus colegas analizaron el código genético de 130 partes de este coral chicle contenidas en colecciones de museos y de laboratorio. La más antigua procedía de la colección de la Smithsonian Institution, que fue recuperada en 1878 del fondo marino cerca de Carolina del Norte.

Los investigadores se centraron en las regiones de ADN (ácido desoxirribonucleico) de los corales que se encuentran en las células mitocondrias, los centros productores de energía en el núcleo de los corales, y el centro de mando de las células. Varios análisis que realizaron indicaron que estas muestras probablemente compartieron un antepasado común, mientras que uno de sus parientes cercanos no lo hizo, haciéndoles miembros de una sola especie.

Encontrar un organismo muy común de este tipo proporcionó una fuerte evidencia de sus poblaciones, y que todas perteneciesen a una especie es un logro significativo, dijo Stephen Cairns, conservador de corales en el Museo Nacional de Historia Natural de la Smithsonian Institution.

Antiguas migraciones

coral chicle (Paragorgia arborea)

Herrera y sus colegas, Timothy Shank, un científico asociado en el WHOI y Juan Sánchez, profesor asociado en la Universidad de los Andes en Colombia, descubrieron que la composición genética de las muestras de corales variaba dependiendo del lugar donde prosperaron, como el Atlántico Norte o el Pacífico Sur.

Para ver cómo llegó a producirse esto, miraron hacia atrás en el tiempo. La edad de un fósil de coral está relacionada siempre que el límite superior en su línea de tiempo y, para tener una idea de los siglos para las poblaciones de P. arborea, los investigadores compararon la abundancia relativa de las diferencias genéticas entre ellas.

Sus resultados indicaron que esta especie de coral chicle parece haberse originado en el Pacífico norte, posiblemente en el oeste, hace más de 10 millones de años, y luego viajó hacia sur hasta el Pacífico Sur. Después de millones de años, el coral alcanzó el Atlántico, ya sea viajando alrededor de la punta de América del Sur o a través de la vía marítima de América Central, antes de que el istmo de Panamá bloquease los dos océanos y el océano tropical se calentase demasiado para los corales.

A pesar de que sus colonias crecen en el fondo del mar, los corales difunden sus huevos y esperma en el agua. Las corrientes oceánicas podrían haber difundido las larvas de los corales y a los jóvenes pólipos en que se convierten las larvas.

"Usted puede ir desde Alaska hasta Chile a lo largo de la costa de las Américas si sigue las corrientes adecuadas", dijo Cairns. "El tiempo tiene una manera de permitir que sucedan las cosas más inusuales".

De hecho, señala el equipo, los modelos de corrientes en ese momento del Mioceno muestran en movimiento las aguas profundas en el sur occidental del Pacífico. El flujo hacia el este de la corriente circumpolar antártica ya estaba en su lugar. Mientras tanto, en el Atlántico, el flujo hacia el sur de la corriente de aguas profundas todavía tenía que desarrollarse, por lo que fue plausible la propagación de los corales en el norte del Atlántico.

El estudio fue publicado en la revista Molecular Ecology: Spatial and temporal patterns of genetic variation in the widespread antitropical deep-sea coral Paragorgia arborea

Para una entrevista con Juan Armando Sánchez y Santiago Herrera visitar: Colombianos dan cátedra sobre un coral gigante

 

 

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar