Silencio, por favor, los peces están coqueteando

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

banco de arenques

Los peces que se tiran ventosidades juntos permanecen juntos

En un océano lleno de camarones chascando y ballenas cantando, a menudo imaginamos a los peces como los actores silenciosos. Los peces utilizan el movimiento, el color y los productos químicos para comunicarse, pero carecen del icónico maullido de un gato o el trino de un pájaro. Sin embargo, en realidad, muchos peces 'charlan' constantemente para marcar sus territorios o encontrar pareja. Y todo nuestro ruido - desde los levantamientos sísmicos a los motores de barcos - está haciendo mucho más difícil que los peces se oigan unos a otros.

El hecho de que algunos peces hacen ruido se conoce desde hace un tiempo, dice Xavier Mouy, biólogo de la Universidad de Victoria, en la Columbia Británica. Pero pocas personas han estado interesadas en estudiar el fenómeno. Así que este verano, Mouy y sus colegas recogerán grabaciones submarinas para determinar qué peces están haciendo sonidos, y por qué.

"De las 400 especies en las aguas de Columbia Británica, 22 son conocidas por hacer sonidos", dice. "Pero probablemente hay mucho más de lo que no sabemos".

Los peces tienden a hablar de una de dos maneras. Algunos utilizan sus huesos: el siluro hace sonidos moviendo las vértebras en su espina dorsal, mientras que los caballito de mar golpean juntos los huesos de su cráneo. Otros, como el pez roca, contraen rápidamente músculos sónicos especializados alrededor de su vejiga natatoria para hacer ruidos de gruñidos de baja frecuencia.

En los peces primitivos como el arenque, la vejiga natatoria está conectada al sistema digestivo, por lo que se produce una especie de zumbido cuando el aire es expulsado por el ano. Lawrence Dill, de la Universidad Simon Fraser de Burnaby, Columbia Británica, y sus colegas ganaron en 2004 el Premio Ig Nobel por descubrir estas "rápidas flatulencias repetitivas" o FRTs. (Sí, Dill sabía exactamente lo que estaba haciendo cuando las nombró.)

Peces que se comunican en el delta del río Fraser en Columbia Británica. Audio cortesía de JASCO Applied Sciences

Los arenques tienden a hacerlo más a menudo por la noche, y cuando están en grupos grandes. Dill sugiere que usen las flatulencias para comunicarse, y mantener su cardumen junto en la oscuridad.

Pero otros peces pueden utilizar sus ruidos de manera diferente. Para descubrir cómo, Mouy está desplegando una serie de estaciones de escucha subacuáticas en la costa oeste de Canadá. La primera fue instalada a principios de mayo en el Estrecho de Georgia, y serán instaladas 14 más durante el próximo año. Las estaciones de escucha incluyen cámaras de alta definición, sonar e hidrófonos sensibles. La combinación de sensores permitirá a Mouy vincular los sonidos a una especie y comportamiento particular, y construir un catálogo de conversaciones sobre peces.

Grabaciones de audio de FRTs de arenque. Audio cortesía de Ben Wilson, Asociación Escocesa de Ciencias Marinas.

Mouy dice que las grabaciones podrían eventualmente ayudar a los pescadores a realizar un seguimiento de lo que está sucediendo bajo el mar. "Queremos ver si podemos saber dónde están los peces y qué están haciendo simplemente escuchando el océano", dice.

Dill no está convencido de que los ruidos sean útiles para el monitoreo - dependen demasiado de la situación particular de un pez. Pero la grabación de la comunicación de los peces nos ayudará a entender cómo se ven afectados los peces por la contaminación acústica. "Saber cómo se comunican los peces nos ayudará a saber cómo los estamos interrumpiendo", dice.

Grabaciones de la comunicación de los peces en el derecho de Georgia, de la isla de Hornby. Audio cortesía de JASCO Applied Sciences.

Tener una comprensión profunda y la apreciación de la comunicación de los peces podría ser bueno para los peces pero, de vez en cuando, también es importante para las personas.

En 2004, los investigadores utilizaron en Suecia su conocimiento de las flatulencias de los peces para desactivar una confrontación diplomática. Durante años, la marina sueca había supuesto que las flatulencias de los arenques eran el sonido de submarinos rusos que se escondían en aguas suecas, lo que llevó al primer ministro Carl Bildt a escribir una desagradable carta al presidente Boris Yeltsin. Pero los investigadores fueron capaces de identificar las grabaciones sospechosas de ser de la Armada como flatulencias de arenques, y se evitó una crisis.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar