updated 11:33 PM CEST, Oct 20, 2017

Una 'sala de pánico' para los corales

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

bóveda de corales en Florida

Después del huracán Irma, y con José y Katia cercanos, la necesidad de una bóveda de coral parece aún más urgente

En un laboratorio en una estrecha parcela de tierra en los Cayos de la Florida, los biólogos marinos han recolectado diminutos fragmentos de corales vivos almacenándolos en tanques de agua de mar.

Fue el humilde comienzo de un ambicioso plan del Laboratorio Marino Mote y Acuario de la Florida para construir un bunker para alojar el material genético de los especímenes de coral, el cual podría ser usado si es necesario para traer los arrecifes de coral de la muerte.

Los arrecifes de coral son valiosos pero frágiles, y enfrentan muchas amenazas. Además de las fuerzas como el calentamiento y la acidificación de los océanos, los desastres naturales - como el huracán Irma - pueden reducir un arrecife a escombros, con violentas olas desgarrando las frágiles estructuras. Las enfermedades, derrames de petróleo y degradación de la calidad del agua también amenazan a estos ecosistemas cada vez más estresados. Debido a estas diversas fuerzas, algunas especies de coral ya han perdido en la Florida más del 97 por ciento de sus poblaciones.

Pero al recolectar muestras genéticas ahora, los científicos esperan evitar una catástrofe: que los corales desaparezcan para siempre. Trabajando con Nature Conservancy, una organización ambiental sin fines de lucro, los científicos de Mote planean usar muestras de la bóveda para repoblar los arrecifes que podrían resultar dañados en el futuro.

restauración de coral Key West, Florida

"Nuestro escenario ideal es asegurar que todas las especies de corales estén protegidas, porque es importante que podamos estar preparados para cualquier impacto ambiental imprevisto", dice Michael Crosby, presidente y CEO de Mote.

La idea es similar a la Bóveda de Semillas Global de Svalbard, un remoto banco de semillas enterrado en permafrost y espesa roca a medio camino entre el Polo Norte y Noruega. La bóveda está diseñada para ser el respaldo final contra el hambre en caso de que fallen las cosechas del mundo. A diferencia de los otros 1.700 bancos de semillas de todo el mundo, la bóveda de Svalbard está construida para resistir los caprichos del clima, la guerra y la política.

banco de corales en FloridaEn Florida ya está en marcha una parte del proyecto de bóveda de coral. Construida en Summerland Key en 2017, una instalación de 1.700 metros cuadrados alberga alrededor de 10.000 pequeños trozos de coral en tanques de agua salada, que representan más de una docena de especies nativas de los Cayos de la Florida. Los fragmentos de coral se mantienen en bandejas de fibra de vidrio con sistemas avanzados de agua de mar, donde las condiciones ambientales pueden ser cuidadosamente controladas por los científicos.

El plan es ampliar la operación y construir bóvedas similares en las Islas Vírgenes, las Bahamas y Cuba. El objetivo es tener para 2020 una red de bancos de coral a través de estas regiones.

Para que los bancos funcionen, es crucial que se mantengan fuera de peligro. La instalación existente en Florida está diseñada para soportar un huracán de Categoría 5.

"Los arrecifes de coral tienden a darse en áreas donde los tifones, huracanes y ciclones también tienden a ocurrir", dice Crosby. "Así que tienes que asegurarte de que estos bancos de genes estén en áreas seguras".

La obra maestra del proyecto es una instalación propuesta que un día residirá en una parcela de 800.000 metros cuadrados 30 kilómetros tierra adentro en Sarasota, Florida. Esta bóveda tendrá una copia de seguridad de todas las especies de coral recogidas en los otros laboratorios regionales. Esperan un día expandir el proyecto globalmente, pero eso es un sueño lejano.

En la planta de Sarasota, los científicos esperan albergar células madre de coral y gametos criopreservados, que podrían ser usados para criar nuevos corales. El material también dará a los científicos la oportunidad de estudiar la genética de diversas especies de corales, e identificar los corales con capacidad de adaptarse a factores de estrés, como temperaturas más altas o la acidificación.

"De esta manera, podemos crear un catálogo de estos rasgos resistentes de los corales que tenemos, pudiendo utilizarlos en proyectos de restauración", dice Erinn Muller, un científico del personal en Mote.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar