Loading...
updated 8:57 PM CET, Dec 17, 2017

Meteoritos pudieron haber sembrado la vida en las 'pequeñas charcas calientes' de Darwin

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Meteoritos pudieron haber sembrado la vida en las 'pequeñas charcas calientes' de Darwin - 5.0 out of 5 based on 1 vote

sopa primordial

La otra teoría es que la vida surgió en respiraderos hidrotermales en el mar profundo

Cómo surgió la vida en la Tierra es una pregunta abierta que nunca ha podido ser respondida satisfactoriamente. Pero eso no significa que no lo intentemos. Un nuevo estudio que involucró astrofísica, geología, química, biología y otras disciplinas, encontró que meteoritos impactando a principios de la Tierra hace miles de millones de años, podrían haber lixiviado elementos esenciales en pequeños estanques calientes. Los cálculos sugieren que estos bloques de construcción básicos se reunieron en moléculas de ARN autorreplicables que constituyeron el primer código genético para la vida en el planeta.

Charles Darwin fue el primero que señaló en el siglo XIX a los estanques volcánicos, o "pequeñas charcas calientes", como el caldo de cultivo para las primeras formas de vida. Darwin escribió una vez en una carta que los productos químicos encontrados en tales estanques se asemejan mucho a la composición del citoplasma de la célula.

"Pero si (y qué gran si) pudiéramos concebir en algún pequeño estanque caliente con todo tipo de amoníaco y sales fosfóricas, luz, calor, electricidad, etcétera, que se formó químicamente un compuesto proteico listo para someterse aún a cambios más complejos [..]".

~ Charles Darwin, en una carta a Joseph Hooker (1871)

La otra teoría de la competencia es que la vida surgió en respiraderos hidrotermales en el mar profundo, que algunos científicos creen que son los entornos más propicios para la vida naciente.

cambios físico químicos para la vida

Sopa primordial

Los científicos de la Universidad McMaster y el Instituto Max Planck en Alemania afirman que la vida se originó hace algún tiempo entre 3.7 y 4.500 millones de años con la ayuda de meteoritos. En su nuevo estudio, el equipo encontró que lo que desencadenó la vida fueron componentes esenciales de los nucleótidos que fueron entregados por los objetos cósmicos. Sus simulaciones sugieren que si estos bloques de construcción alcanzaban una concentración suficientemente alta en el agua de la charca, éstos podrían unirse a medida que el nivel del agua subía y bajaba a través de frecuentes ciclos de precipitación, evaporación y drenaje. La Tierra temprana fue constantemente golpeada por meteoros, por lo que ciertamente no estaban en escasa oferta.

Eventualmente, estas condiciones favorables condujeron a la creación de polímeros de ARN, que son similares al ADN en el sentido de que ambos llevan información genética. Los cálculos de los investigadores sugieren que con el tiempo algunas de estas cadenas se doblaron y se replicaron espontáneamente atrayendo otros nucleótidos de su entorno. La replicación es un requisito previo esencial para la definición de la vida.

"Nadie ha hecho el cálculo antes", dice el autor principal Ben K.D. Pearce del Instituto de Orígenes de McMaster y su Departamento de Física y Astronomía. "Este es un comienzo bastante grande. Es muy emocionante".

"Debido a que hay tantos insumos de tantos campos diferentes, es sorprendente que todo se enlace", dijo el co-autor principal Ralph Pudritz, también en McMaster. "Cada paso llevó muy naturalmente al siguiente. Para que al final todos lleguen a una imagen clara, es decir que hay algo correcto sobre esto".

Según los autores, estas condiciones favorables habrían estado presentes en miles de estanques en todo el planeta. Consideran que las combinaciones claves de elementos esenciales para la vida eran mucho más probables de haber ocurrido en tales estanques que en respiraderos hidrotermales. Específicamente, son necesarios tanto los ciclos húmedos como secos para formar el ARN, escribieron los científicos en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Además de meteoritos, algunos han sugerido anteriormente que el polvo espacial también puede haber sembrado nucleótidos generadores de vida. El nuevo documento publicado encontró que, si bien el polvo espacial puede llevar los elementos adecuados, no puede depositarlos en la concentración suficiente para generar vida.

pequeña charca volcánica caliente

"Estamos encantados de que podamos elaborar un documento teórico que combine todos estos hilos, haga claras predicciones y ofrezca ideas claras que podemos llevar al laboratorio", dice Pudritz.

John Sutherland, del Laboratorio de Biología Molecular de MRC, en Cambridge, Reino Unido, ha identificado varias deficiencias del estudio antes de que alguien se excite demasiado, como Pudritz menciona, este es un "documento teórico". Uno sería que el material orgánico requerido para sembrar vida y presente en meteoritos atomizará en impactos con la Tierra. Sutherland también afirma que se demostró experimentalmente años atrás que la unión de nucleobases y ribosa no produce ARN.

Artículo científico: Origin of the RNA world: The fate of nucleobases in warm little ponds

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar