El invisible sistema de mensajes subacuáticos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cangrejo azul (Callinectes sapidus)

El cangrejo de los manglares detecta dos sustancias químicas en la orina del cangrejo azul

En estuarios frente a la costa de Georgia, el agua es tan turbia que si te sumergieras no podrías ver tu mano frente a la cara. Allí, los cangrejos azules, o jaiba (Callinectes sapidus) se deleitan con cangrejos de los manglares, también llamadados cangrejo del barro (Panopeus herbstii), ostras, peces y más criaturas.

Puede que te abalances ansiosamente sobre estos artrópodos del tamaño de una mano cuando se rompen en pedazos y se rocían con mantequilla. Pero en el agua fangosa, pequeños cangrejos de los manglares, no más grandes que la punta de tu pulgar, se mantién alejado de los hambrientos depredadores de cangrejo azul. En este mundo de cangrejo come cangrejo, no pueden ver venir a sus enemigos, pero pueden olerlos.

Los compuestos químicos en la orina de cangrejo azul son mensajes perfumados de muerte para los cangrejos de los manglares. El idioma es diferente, pero la advertencia es clara: Ocultarse o ser comido.

"Los cangrejos azules probablemente no quieren enviar el mensaje, pero no pueden evitarlo. Todos tenemos que orinar", dijo Julia Kubanek, ecologista de química marina en el Instituto de Tecnología de Georgia.

De los más de 600 químicos que componen la orina de cangrejo azul, solo dos señalan indican peligro para los cangrejos de los manglares, descubrieron la Dra. Kubanek y sus colegas en un estudio publicado el lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences. Estos productos químicos, secretados cuando los cangrejos azules evacuan la comida, dicen al cangrejo de los manglares de lo que se alimentó. Son especialmente poderosos si la última comida fue un cangrejo de los manglares.

"Huelen la muerte a su alrededor, y si esa muerte es de su especie, quieren salir de allí", dijo la Dra. Kubanek.

cangrejo de los manglares (Panopeus herbstii)

Este sistema de mensajería invisible subacuática tiene señales de gran alcance. Solo un cangrejo azul comiendo un cangrejo de los manglares y orinando en un estuario puede cambiar las interacciones de la cadena alimentaria en ese ecosistema marino. Lo que los investigadores encuentren sobre señales químicas o contaminantes puede ayudar en el futuro a los conservacionistas a gestionar mejor las pesquerías de cangrejos y ostras.

Los investigadores ya habían identificado en estos cangrejos el sistema de advertencia a esconderse por el olor de la orina. Cuando los científicos extrajeron la orina de los cangrejos azules y la inyectaron en un tanque de cangrejos de los manglares, quedó claro que algo en ella les inducía miedo. ¿Pero que?

La Dra. Kubanek y sus colegas alimentaron a los cangrejos azules con diferentes dietas que se dividirían en muestras de orina, cada una con su propio nivel de amenaza y un perfil químico distinto.

Para tener una idea del poder de amenaza de una muestra, los investigadores ocultaron camarones en un tanque de cangrejos de los manglares y midieron qué muestras de orina provocaron que los cangrejos comieran menos y se escondieran más.

Los investigadores buscaron características químicas que variaran en las muestras que indujeron las mayores respuestas de miedo.

estuario de GeorgiaEsta técnica relativamente nueva para comparar perfiles químicos, llamada metabolómica, reveló dos señales químicas importantes: trigonelina y homarina. Estas moléculas son productos comunes del metabolismo animal y también se encuentran en algunas plantas. La trigonelina en granos de café contribuye a su aroma cuando se tuesta. No está claro si los humanos realmente pueden oler la sustancia por sí mismos. Pero los cangrejos de los manglares lo hacen, pero no está claro cómo.

Son como "narices que caminan", según lo expresa Marc Weissburg, un biólogo de Georgia Tech y coautor del artículo. Es probable que los cangrejos de los manglares detecten las sustancias químicas con órganos sensoriales en sus antenas, piezas bucales o patas.

"Las comunidades ecológicas de lugares como un estuario de Georgia o un arrecife de ostras están críticamente estructuradas por las interacciones depredador-presa, y resulta que las interacciones depredador-presa se ven muy afectadas por las señales químicas", dijo la Dra. Kubanek. "Creo que es genial que la química del pis sea importante".

Artículo científico: Chemical encoding of risk perception and predator detection among estuarine invertebrates

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar