¿Por qué a las ballenas, focas y pingüinos les gusta su comida fría?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
¿Por qué a las ballenas, focas y pingüinos les gusta su comida fría? - 5.0 out of 5 based on 1 vote

foca leopardo

En aguas frías, la capacidad de mantener sus cuerpos calientes les da una ventaja sobre los tiburones y los peces

Cuando los ecologistas miran documentales de la naturaleza, a veces obtienen ideas para proyectos de investigación. John Grady, un ecologista de la Universidad Estatal de Michigan, estaba viendo esas inevitables escenas en las que los depredadores devoran bancos de desventurados peces, y pensó en las diferencias entre los depredadores de sangre fría (el atún, el bacalao y otros peces grandes) y los de sangre caliente. Con un grupo de colegas, comenzó a rastrear su paradero, y pronto encontró una sorprendente tendencia geográfica.

Los depredadores de sangre caliente (las ballenas, las focas y los pingüinos del mundo) rompieron un patrón casi universal. La mayoría de los grupos de plantas y animales son más ricos en especies y más abundantes en los trópicos. Pero en el océano, que se pensaba era favorable para los depredadores de sangre fría, los depredadores de sangre caliente eran más diversos hacia los polos y se perdían notoriamente en varios puntos cálidos y calientes.

Por ejemplo, en los mares alrededor de Indonesia y Australia, que se encuentran entre los más ricos del mundo, los mamíferos marinos están prácticamente ausentes, al igual que los pingüinos y otras aves nadadoras.

¿Por qué? Este acertijo tiene una respuesta simple, argumenta Grady en un nuevo estudio, pero con escalofriantes implicaciones para el futuro de las focas, los pingüinos y las ballenas.

No se trata de comida. Grady y su equipo consideraron la posibilidad: los animales de sangre caliente necesitan mucho para alimentar su metabolismo que consume mucha energía. ¿Quizás las aguas más frías son más ricas en algas, plancton y pequeños peces? Pero encontraron que en latitudes más altas y más frías, en realidad no hay mucha más comida alrededor. Es más, los animales de sangre caliente comen una proporción mucho más grande que sus rivales de sangre fría.

pingüino africano Spheniscus demersus

La verdadera explicación de ese patrón, dice el equipo, es engañosamente simple. La velocidad, agilidad y destreza mental de un animal dependen de su metabolismo, que a su vez depende de su temperatura. Debido a que las aves y los mamíferos pueden seguir calentando sus cuerpos en condiciones de frío, permanecen alertas y rápidos. Por el contrario, los peces que cazan se vuelven más lentos y tontos.

En algún punto de inflexión de la temperatura, las focas, los delfines y los pingüinos comienzan a superar a sus presas. Se vuelven más propensos a encontrar objetivos, más probabilidades de atraparlos y más probabilidades de superar a sus propios depredadores de sangre fría.

En palabras de Grady, "los depredadores de cuerpo cálido son favorecidos cuando las presas son lentas, estúpidas y frías". Es por eso que los tiburones y otros peces depredadores dominan cerca del ecuador, pero las aguas más frías son el dominio de las ballenas y las focas.

Al monopolizar la comida en los polos, estas criaturas pueden especializarse en tipos específicos de presas, lo que las hace más propensas a dividirse en especies separadas. Las orcas del Pacífico Norte, por ejemplo, incluyen individuos transitorios que se alimentan de mamíferos y que comen peces, y residentes de todo el año, que no se cruzan.

Las conclusiones del equipo sobre "las limitaciones térmicas de los depredadores marinos parecen encajar con las observaciones en la naturaleza, así como con la teoría", dice Donna Hauser, de la Universidad de Washington. Considera los mamíferos y las aves que, en contra de la tendencia, prosperan en los cálidos trópicos. Para Grady, estas excepciones simplemente demuestran la regla de "lento, estúpido y frío".

ballena jorobada Megaptera novaeangliae

Los pingüinos de las islas galápagos ecuatoriales, por ejemplo, se alimentan en áreas con corrientes frías. Los cachalotes y sus parientes se alimentan de zambullirse en frías profundidades. Las focas monje en Hawái persiguen a una presa lenta que vive en el fondo. Las ballenas gigantes, como la azul y la jorobada, han desarrollado un estilo de alimentación (alimentación por estocada) que les permite engullir enormes bancos de presas en rápidos ataques sorpresa.

Y los delfines, el único grupo de mamíferos marinos que realmente se han diversificado en los trópicos, compensan las desventajas físicas con el intelecto. Pueden hacer que los peces se conviertan en bolas de cebo con cortinas de burbujas, apilarlos unos contra otros con coletazos e incluso llevarlos a las costas. Cuando eres tan inteligente como un delfín, tal vez todo parezca lento y estúpido, incluso cuando no hace frío.

Pero el mundo está cambiando. Es probable que en este siglo la superficie de los océanos se caliente de 2 a 3 grados centígrados. A medida que eso sucede, los mamíferos marinos y las aves deberían sufrir de manera desproporcionada, ya que el agua más caliente les roba las ventajas que históricamente han disfrutado sobre los rivales de sangre fría.

pingüino de Magallanes Spheniscus magellanicus

Los signos de ese cambio ya son evidentes. En el Mar de Barents, frente a la costa norte de Noruega y Rusia, las existencias de capelán y otros peces pequeños han aumentado en las últimas décadas. Eso debería ser una bendición para los depredadores como las focas arpa y grises, pero mientras que la gris de sangre fría está floreciendo, las focas arpa han disminuido. Y eso puede ser porque el agua local se ha vuelto considerablemente más caliente.

El equipo de Grady estima que cada vez que la superficie del océano se calienta en 1 grado centígrado, las poblaciones de mamíferos marinos disminuirán en un 12 por ciento, y las poblaciones de focas y leones marinos en particular disminuirán en un 24 por ciento. "La amenaza del calentamiento de las aguas es un problema real para muchos mamíferos marinos y aves", dice Grady.

Pero "las predicciones son difíciles", señala Hauser. No hay mucha información sobre cómo están respondiendo al cambio climático los mamíferos del Ártico, pero lo que tenemos pinta un panorama complicado. Los osos polares son los perdedores arquetípicos de un mundo que se calienta, pero a algunas poblaciones todavía les va bien, al igual que a las ballenas de Groenlandia o ballena boreal. Algunos grupos de belugas han cambiado el tiempo de sus migraciones; otros se alimentan en aguas más profundas y frías. Estos cambios en el comportamiento podrían hacer que los mamíferos marinos sean más resistentes a los climas cambiantes de lo que sugieren los cálculos simples. Tal vez solo necesitan encontrar las partes del mundo donde los peces permanecen lentos, tontos y fríos.

Artículo científico: Metabolic asymmetry and the global diversity of marine predators

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar