Las mitocondrias de un voraz parásito marino carecen de ADN pero aún producen energía

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

infección por Amoebophyra ceratii

El material genético perdido apareció en el núcleo del microbio

Un parásito que se alimenta de algas es tan voraz que incluso robó el ADN de su propia mitocondria.

Las mitocondrias, las partes de las células que generan energía, del plancton parásito Amoebophyra ceratii parecen haber transferido todo su ADN al núcleo de la célula, informan los investigadores el 24 de abril en Science Advances.

Con el descubrimiento es la primera vez que los científicos encuentran un organismo que utiliza oxígeno con mitocondrias totalmente funcionales que no tienen ningún ADN mitocondrial. (Algunos organismos anaeróbicos, que no necesitan oxígeno, y por lo tanto las mitocondrias, para sobrevivir, también han perdido el ADN mitocondrial).

Se piensa que las mitocondrias son bacterias que fueron capturadas por otras células y eventualmente se convirtieron en partes estándar de las células eucariotas, células que encierran su ADN y otras partes en las membranas. Las mitocondrias residen fuera del núcleo en las entrañas gelatinosas de una célula, el citoplasma.

Parte del proceso de adaptación consistió en reubicar algunos genes necesarios para la función de las mitocondrias en el núcleo de las células anfitrionas. Pero la mayoría de las mitocondrias conservaron al menos algunos genes. (La mitocondria humana se quedó en 37 genes).

funciones mitocondriales en el Amoebophyra ceratii

Imagen: Modelo de funciones mitocondriales en A. ceratii basado en el contenido del gen genoma.

No es así para el A. ceratii, descubrió Uwe John del Instituto Alfred Wegener en Bremerhaven, Alemania, y sus colegas. El parásito, que infecta las algas que pueden causar floraciones tóxicas, tiene dos mitocondrias durante la etapa de vida libre de su ciclo de vida. Los investigadores encontraron que ambas son capaces de producir energía. Pero el equipo no pudo detectar ningún ADN dentro de las mitocondrias.

Una búsqueda del ADN en el núcleo del organismo reveló allí los genes necesarios para la función mitocondrial. Los científicos concluyen que todos los genes necesarios para hacer que las mitocondrias funcionen se transfirieron al núcleo, lo que hace posible que las pequeñas fábricas de energía sigan produciendo energía después de perder su ADN.

Artículo científico: An aerobic eukaryotic parasite with functional mitochondria that likely lacks a mitochondrial genome

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar