El amor nos destrozará: estas babosas marinas comen durante el sexo...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El amor nos destrozará: estas babosas marinas comen durante el sexo... - 5.0 out of 5 based on 1 vote

babosa marina Phidiana lynceus

... Y es la pareja quien está en el menú

Las babosas marinas tienen fama de tener sexo extraño. Por un lado, son hermafroditas que se penetran entre sí al mismo tiempo. Una especie, después del coito, amputa su propio pene. (No te preocupes: mantiene dos repuestos enrollados dentro de su cuerpo).

A pesar de saber todo esto, Licia Sales, una zoóloga de la Universidad de São Paulo en Brasil, todavía se sorprendió cuando descubrió parejas de babosas marinas de Phidiana lynceus arrancándose y comiéndose los apéndices similares a dedos de las otras, llamados cerata, durante el sexo.

"A primera vista, no entendía si era un comportamiento de apareamiento o agonista porque los individuos eran muy agresivos", dice Sales.

Sales y sus colegas filmaron bajo un microscopio cinco parejas de babosas marinas para observar de cerca el comportamiento. Confirmaron que los animales estaban intercambiando esperma, por lo que el apareamiento definitivamente era parte del acto. Pero también estaban comiendo partes la una de la otra.

Los científicos diseccionaron las babosas marinas, que tienen aproximadamente 30 milímetros de largo, y contaron la cantidad de ceratas que habían tragado siete de ellas. El número medio fue 13.

El equipo no está seguro de por qué las babosas marinas exhiben este comportamiento. Sospechan que es un ejemplo de apareamiento traumático, en el que el atacante daña a su compañero para aumentar las posibilidades de fertilización de sus propios espermatozoides, una táctica que también se observa en otros invertebrados.

Los escarabajos de la semilla machos, por ejemplo, tienen picos en sus penes que perforan el tracto reproductivo de una hembra, lo que hace menos probable que se acople con un rival en su estado lesionado.

Sin embargo, el apareamiento traumático a menudo involucra genitales, que no es el caso de estas babosas marinas. "El daño es extragenital, por lo que no implicaría el desplazamiento de esperma", dice José Eduardo Marian, miembro del equipo. Marian dice que dañar las partes del cuerpo no genitales durante el sexo es raro para los hermafroditas.

cerataEn cambio, los investigadores piensan que las babosas marinas que comen cerata podrían estar alentando la propagación de sus propios genes de una manera indirecta. Una babosa marina que acaba de perder una gran cantidad de cerata tendría miedo de perder más, por lo que podría evitar aparearse con otro compañero para que no lastimarse gravemente. En este caso, es más probable que se transmitan los genes del primer compañero, pero esto solo sería un efecto a corto plazo, ya que los cerata vuelven a crecer en unos 24 días.

Sin embargo, también es posible que este mordisco sea mutuamente beneficioso para las babosas marinas, dice Kyle Theodore Davis, un biólogo evolutivo de la Universidad de Miami en Florida que no participó en la investigación. Davis cree que el comportamiento podría proporcionar una nueva visión del hermafroditismo, en el que las parejas pueden necesitar incentivos para participar en roles masculinos y femeninos. "Quizás ofrecer cerata para el consumo de una pareja es una forma de mantener a ambas partes interesadas, facilitando así la transferencia recíproca de esperma", dice.

Alternativamente, comer cerata podría ser una forma para que ambos compañeros adquieran nuevas armas. Los apéndices en forma de dedo, que juegan un papel en la digestión y el intercambio de gases, también contienen células punzantes utilizadas para la defensa que las babosas marinas adquieren al comer presas parecidas a medusas.

Según Marian, dado que es probable que cada babosa marina haya obtenido aguijones de diferentes especies de presas, ingerir cerata de un compañero podría ser una forma de diversificar su arsenal y, por lo tanto, obtener protección contra una gama más amplia de depredadores. "Todavía hay mucho por descubrir sobre estos increíbles animales", agrega.

Artículo científico: Love will tear us apart: traumatic mating through consumption of body parts in a sea slug

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar