updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Las mentiras inconfesables del cangrejo violinista

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cangrejo violinista (Uca pugnax)

El cangrejo violinista para su protección tiene una de las garras superdesarrollada

Si la pierden pueden regenerar otra igual de grande, pero más débil, con la que engañan a sus rivales

cangrejo violinista Un estudio publicado en el Royal Society Journal Biology Letters, demuestra que en el mundo de los cangrejos violinistas (Uca pugnax) hay algo bastante similar a la prostitución, y allí el sexo no sólo se entiende como camino para la reproducción, sino también como estrategia para la auto-defensa.

No hace falta ir a las zonas bajas de cualquier ciudad europea, y tampoco a ningún barrio chino. En Mozambique, donde la prostitución existe (como en todas partes), pero no sólo ocurre entre humanos. Los cangrejos violinistas también entienden el sexo como un valor intercambiable, y su lógica al respecto resulta fascinante.

Patricia Backwell de la Australian National University publica una investigación realizada en Mozambique, donde llevó a cabo algunos experimentos con cangrejos violinistas, una subespecie de crustáceos en la que los machos se diferencian de las hembras por tener una de sus pinzas de un tamaño considerablemente grande para protección, mientras que en las hembras esta pinza está ausente.

Por lo tanto, si un intruso viene a atacar a un cangrejo violinista macho, éste se asegura de que tiene un arma para impedirlo, pero las hembras están desvalidas y vulnerables ante posibles ataques. ¿Cómo defenderse entonces? La respuesta es básica, instintiva y animal: sexo.

Backwell observó el comportamiento sexual de estos crustáceos, comprobando que las hembras escogen machos vecinos a su territorio para reproducirse, en un llamativo ritual que despertó interés en la investigadora. Ello la llevó a realizar 21 experimentos en los que estudió el comportamiento sexual de los cangrejos para conocer lo subyacente a él.

Los experimentos consistieron en ingresar un falso atacante al territorio de la hembra, para conocer cuál era la reacción del macho. En un 95% de los casos, el macho salió a defender a la hembra (con la que previamente se había apareado).

cangrejo violinista Defender un territorio es una tarea difícil y de riesgo, con posibilidad de sufrir serias heridas, pérdida de una pinza y hasta la muerte. Esto se multiplica si no se defiende el territorio propio, pues al trasladarse a un territorio vecino la defensa del territorio propio queda librada al azar.

Vemos entonces que la falta de honradez puede estar más extendida en el reino animal de lo que se creía. Este equipo de ecologistas australianos ha descubierto también que algunos cangrejos macho "mienten" sobre su capacidad de lucha por la enorme garra que presentan, parecen fuertes y poderosos pero en realidad son débiles y enclenques. Publicado hace unas semanas en la revista de la Sociedad Ecológica Británica Functional Ecology, el estudio es la primera evidencia directa de que los cangrejos realizan un "Bluff" sobre su capacidad de combate.

Los animales se envían señales entre sí acerca de sus proezas de lucha -y la honestidad de estas señales- problema de largo desarrollo en la biología evolutiva. A pesar de su tamaño -tienen sólo dos centímetros de diámetro- estos cangrejos violinistas  son ideales para el estudio de la deshonestidad en la señalización. Esto se debe a que los machos tienen una garra que está ampliada enormemente (y utilizan para atraer a las hembras o luchar con machos rivales) y si pierden esta garra durante las peleas les puede crecer un sustituto. En la mayoría de especies la nueva garra es idéntica a la perdida, pero algunas especies "engañan" por el crecimiento de una nueva garra que se parece al original, pero que es más fácil de generar porque es más ligera y sin dientes.

Según el autor principal del estudio, el Dr. Simon Lailvaux de la Escuela de Biología de la Tierra y Ciencias del Ambiente de la UNSW: "Lo realmente interesante de estas garras "baratas" es que otros machos no pueden distinguirlas de las garras habituales. Los machos se enseñan unos a otros el tamaño antes de las peleas, y mostrar la garra grande es una parte muy importante de este proceso ".

El Dr. Lailvaux y su colegas de la Universidad Nacional de Australia midieron el tamaño de las grandes pinzas de los cangrejos machos, y dos elementos en la capacidad de lucha: la fuerza de la garra y su capacidad de resistencia al ser sacado de una cueva. Ellos encontraron que mientras que el tamaño de una uña original refleja su fuerza y la capacidad del cangrejo para evitar ser sacado de su madriguera, esta relación no es válida para una pinza regenerada.

cangrejos violinistas en una lucha "Esto significa que los machos pueden tener una idea de las posibilidades y prestaciones de sus pinzas originales de tamaño grande, y que las garras regeneradas no revelan ninguna información sobre la capacidad de rendimiento. Machos con pinzas regeneradas pueden ser un 'Bluff' por su capacidad para combatir, como un farol en un juego de póquer. No son combatientes buenos, pero la apariencia engañosa de sus garras les permiten convencer a otros machos que no vale la pena una pelea con ellos. La única vez que no funciona es cuando los machos regenerados están esperando en su territorio, lo que significa que no pueden ir a elegir a sus adversarios -tienen que luchar contra todos los que les desafían, y, finalmente, alguien va a llegar y descubrir su farol", explica Lailvaux.

El estudio es importante porque ayuda a arrojar luz sobre una cuestión - la falta de honradez - que es, por definición, difícil de estudiar. "Una de las razones de que no conozcamos una gran cantidad de casos sobre la deshonestidad es porque es muy difícil observarla. Las señales deshonestas están destinadas a ser difíciles de detectar, la manera es tener un sistema como el del cangrejo violinista, donde somos capaces de hacer experimentos y probar hipótesis acerca de la falta de honradez ", dijo.

Los resultados también tienen implicaciones importantes para el éxito reproductivo y la supervivencia individual, ya que la comprensión de los mecanismos y las consecuencias de la falta de honradez es esencial para descubrir la historia completa de cómo estos y otros animales vivos, mueren y se reproducen.

Según Lailvaux: "Al estudiar con exactitud cómo luchan los animales, lo fisiológico y la capacidad de rendimiento que permite a los machos ganar las peleas, nos estamos acercando a la identificación de rasgos que tienden a ser generalmente importantes para la lucha contra el sexo masculino. La señalización deshonesta es importante por varias razones, principalmente porque las peleas no siempre acaban en una violenta escalada sangrienta".

"La lucha puede ser costosa en términos de tiempo y energía, y el mejor interés de un individuo es evitar el riesgo de ser herido en una pelea, así que una de las razones por las que pensamos que la señalización deshonesta se ha desarrollado es porque los animales deben tener una opción diplomática para la solución de controversias, en oposición a la lucha con cada macho que se presente. Si hay una forma de que los individuos evalúen de antemano si están propensos a perder una pelea o si son capaces de superar a sus rivales, les permitirá planificar en consecuencia".

El cangrejo violinista vive en los pantanos de manglares y marismas. Hay alrededor de 100 especies de todo el mundo. A pesar de su propensión a la falta de honradez, el nombre de cangrejo violinista viene del hecho de que, al agitar sus grandes pinzas para atraer a las hembras, pueden parecer como que están tocando el violín.

Imágenes: Dra. Pat Backwell

Enlaces: Fiddler crabs offer safe sex for favours   Fiddler crabs reveal honesty is not always the best policy