Bacterias relacionadas con la clamidia descubiertas en las profundidades del Océano Ártico

bacteria Chlamydiae

La clamidia es conocida por causar infecciones de transmisión sexual en humanos y animales

Las nuevas bacterias podrían arrojar luz sobre cómo la clamidia llegó a infectar a los organismos huéspedes, como nosotros

En las profundidades del fondo marino del Océano Ártico se esconden varias especies recién descubiertas de bacterias clamidias. Las especies, primas de la que causa la infección de transmisión sexual (ITS), parece sobrevivir a pesar de la falta de oxígeno y de hospedadores obvios para aprovecharse, sugiere una nueva investigación.

La clamidia es la ITS más comúnmente reportada en los Estados Unidos, con un estimado de 2,86 millones de infecciones que ocurren cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La bacteria específica que desencadena la enfermedad, Chlamydia trachomatis, pertenece a un gran grupo de microbios relacionados conocidos colectivamente como Chlamydiae, muchos de los cuales dependen del organismo huésped para sobrevivir.

Pero ahora, los científicos han desenterrado una gran cantidad de bacterias Chlamydiae que viven a unos 3 kilómetros bajo la superficie del Océano Ártico, creciendo varios pies debajo del sedimento del fondo marino. Aunque sometidos a una intensa presión y privados en gran medida de oxígeno, los microbios crecen en abundancia e incluso parecen dominar ciertos parches del fondo marino.

"Encontrar Chlamydiae en este entorno fue completamente inesperado y, por supuesto, planteó la pregunta de qué demonios estaban haciendo allí". Dijo en un comunicado la autora principal, Jennah Dharamshi, una estudiante graduada que estudia la diversidad y evolución microbiana en la Universidad de Uppsala en Suecia.

recogida de sedimentos marinosEl estudio, publicado el 5 de marzo en la revista Current Biology, podría ayudar a revelar cómo las bacterias Chlamydiae evolucionaron por primera vez para volverse infecciosas, anotaron los autores. En particular, se encontró que un grupo diverso de clamidias acechando en el océano helado parecía estar estrechamente relacionado con la clamidia que causa enfermedades en humanos y otros animales.

Dharamshi y sus colegas descubrieron esta abundancia de bacterias al recolectar muestras de sedimentos cerca del Castillo de Loki, una colección de respiraderos hidrotermales ubicados entre Islandia, el continente de Noruega y las islas noruegas de Svalbard al norte. El equipo encuestó todo el material genético contenido en el lodo. Las bacterias Chlamydiae recién descubiertas no parecen depender de organismos huéspedes para sobrevivir, como sus primos patógenos, pero pueden agotar los recursos de otros microbios que viven cerca, dijeron los autores.

clamidias en el fondo del Ártico

"Incluso si estas clamidias no están asociadas con un organismo huésped, esperamos que requieran compuestos de otros microbios que viven en los sedimentos marinos", dijo en el comunicado el autor principal Thijs Ettema, profesor de microbiología de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos. "Este grupo de bacterias podría estar jugando un papel mucho más importante en la ecología marina de lo que pensábamos anteriormente", dijo en el comunicado el coautor Daniel Tamarit, investigador postdoctoral en el laboratorio de Ettema.

Los investigadores esperan cultivar estos microbios en el laboratorio, pero debido a que "el ambiente en el que viven es extremo, sin oxígeno y bajo alta presión, esto hace que cultivarlos sea un desafío", dijo Ettema. Estudiarlos en el laboratorio podría revelar cómo el antiguo grupo de bacterias llegó a infectar animales, plantas, hongos y microorganismos en todo el mundo, señalaron los autores en su artículo.

Artículo científico: Marine Sediments Illuminate Chlamydiae Diversity and Evolution

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar