El distanciamiento social funciona: lo hacen langostas, hormigas y murciélagos vampiros

langosta espinosa del Caribe

Langostas, insectos y pájaros pueden detectar y evitar miembros de su especie enfermos

El distanciamiento social para combatir el COVID-19 está impactando profundamente a la sociedad, dejando a muchas personas preguntándose si realmente funcionará. Como ecologistas de enfermedades, Dana Hawley y Julia Buck saben que la naturaleza tiene una respuesta.

Animales tan diversos como monos, langostas, insectos y pájaros pueden detectar y evitar miembros enfermos de su especie. ¿Por qué tantos tipos de animales han desarrollado comportamientos tan sofisticados en respuesta a la enfermedad? Porque el distanciamiento social les ayuda a sobrevivir.

En términos evolutivos, los animales que efectivamente se distancian socialmente durante un brote mejoran sus posibilidades de mantenerse saludables y producir más crías, que también se distanciarán socialmente cuando se enfrenten a una enfermedad.

Hawley y Buck estudiaoron las diversas formas en que los animales usan comportamientos para evitar infecciones, y por qué los comportamientos son importantes para la propagación de enfermedades. Si bien los animales han desarrollado una variedad de comportamientos que limitan la infección, la ubicuidad del distanciamiento social en los animales que viven en grupo nos dice que esta estrategia se ha favorecido una y otra vez en animales que enfrentan un alto riesgo de enfermedad contagiosa.

¿Qué podemos aprender sobre el distanciamiento social de otros animales, y cómo son sus acciones, a diferencia de lo que los humanos están haciendo ahora?

Alimentar a los enfermos, pero proteger a la reina

Los insectos sociales son algunos de los practicantes más extremos del distanciamiento social en la naturaleza. Muchos tipos de hormigas viven en espacios reducidos con cientos o incluso miles de parientes cercanos. Al igual que nuestras guarderías, residencias universitarias y hogares de ancianos, estas colonias pueden crear condiciones óptimas para propagar enfermedades contagiosas.

hormigas

En respuesta a este riesgo, las hormigas han desarrollado la capacidad de distanciarse socialmente. Cuando se extiende una enfermedad contagiosa por su sociedad, tanto las hormigas enfermas como las sanas cambian rápidamente su comportamiento de manera que ralentizan la transmisión de la enfermedad. Las hormigas enfermas se autoaislan y las hormigas sanas reducen su interacción con otras hormigas cuando la enfermedad está presente en la colonia.

Las hormigas sanas incluso "se acercan" a los miembros de la colonia más vulnerables, las reinas y las enfermeras, manteniéndolas aisladas de las recolectoras que tienen más probabilidades de introducir gérmenes del exterior. En general, estas medidas son altamente efectivas para limitar la propagación de la enfermedad y mantener vivos a los miembros de la colonia.

Muchos otros tipos de animales también eligen exactamente de quién distanciarse socialmente y, por el contrario, cuándo ponerse en riesgo. Por ejemplo, los mandriles, un tipo de mono, continúan cuidando a los miembros de la familia enfermos incluso cuando evitan activamente a las personas enfermas con las que no están relacionados. En un sentido evolutivo, cuidar a un familiar enfermo puede permitir que un animal transmita sus genes a través de la descendencia de ese familiar.

Además, algunos animales mantienen interacciones sociales esenciales frente a la enfermedad, mientras que renuncian a las menos críticas. Por ejemplo, los murciélagos vampiros continúan proporcionando comida a sus compañeros de grupo enfermos, pero evitan acicalarlos. Esto minimiza el riesgo de contagio y al mismo tiempo preserva las formas de apoyo social que son más esenciales para mantener vivos a los miembros de la familia enfermos, como compartir alimentos.

Estas formas matizadas de distanciamiento social minimizan los costos de la enfermedad mientras mantienen los beneficios de la vida social. No debería sorprendernos que la evolución las favorezca en muchos tipos de animales.

El altruismo nos hace humanos

mandrilEl comportamiento humano en presencia de enfermedad también lleva la firma de la evolución. Esto indica que nuestros antepasados homínidos enfrentaron muchas de las mismas presiones por enfermedades contagiosas que enfrentamos hoy.

Al igual que las hormigas sociales, estamos protegiendo a los miembros más vulnerables de nuestra sociedad de la infección por COVID-19 garantizando que las personas mayores y las personas con afecciones preexistentes se mantengan alejadas de las personas potencialmente contagiosas. Al igual que los monos y los murciélagos, también practicamos el distanciamiento social matizado, reduciendo los contactos sociales no esenciales y al mismo tiempo brindando atención esencial a los miembros de la familia enfermos.

También hay diferencias importantes. Por ejemplo, además de cuidar a familiares enfermos, los humanos a veces aumentan su propio riesgo al cuidar a personas no relacionadas, como amigos y vecinos. Y los trabajadores de la salud van más allá, buscan activamente y ayudan precisamente a aquellos que muchos de nosotros evitamos cuidadosamente.

El altruismo no es el único comportamiento que distingue la respuesta humana a los brotes de enfermedades. Otros animales deben confiar en señales sutiles para detectar enfermedades entre los miembros del grupo, pero nosotros contamos con tecnologías de vanguardia que permiten detectar patógenos rápidamente y luego aislar y tratar a las personas enfermas. Y los humanos pueden comunicar en un instante amenazas a la salud a nivel mundial, lo que nos permite instituir proactivamente comportamientos que mitigan las enfermedades. Esa es una gran ventaja evolutiva.

Finalmente, gracias a las plataformas virtuales, los humanos pueden mantener conexiones sociales sin contacto físico directo. Esto significa que, a diferencia de otros animales, podemos practicar el distanciamiento físico en lugar del social, lo que nos permite preservar algunos de los importantes beneficios de la vida grupal y minimizar el riesgo de enfermedad.

Vale la pena el confinamiento

La evidencia de la naturaleza es clara: el distanciamiento social es una herramienta efectiva para reducir la propagación de enfermedades. También es una herramienta que se puede implementar de manera más rápida y universal que casi cualquier otra. A diferencia de la vacunación y la medicación, los cambios de comportamiento no requieren desarrollo ni pruebas.

Sin embargo, el distanciamiento social también puede incurrir en significativos y a veces insostenibles costos. Algunos animales altamente sociales, como las mangostas rayadas, no evitan a los miembros del grupo incluso cuando están visiblemente enfermos. Los costos evolutivos del distanciamiento social de sus familiares pueden ser simplemente demasiado altos. Como estamos experimentando actualmente, el distanciamiento social también impone en las sociedades humanas costos severos de muchos tipos, y estos costos a menudo son asumidos de manera desproporcionada por las personas más vulnerables.

Dado que el distanciamiento social puede ser costoso, ¿por qué lo hacen tantos animales? En resumen, porque los comportamientos que nos protegen de la enfermedad nos permiten disfrutar en última instancia de la vida social, un estilo de vida que ofrece innumerables beneficios, pero también conlleva riesgos. Al implementar el distanciamiento social cuando es necesario, los humanos y otros animales pueden continuar recogiendo a largo plazo los diversos beneficios de la vida social, mientras minimizan los costos de enfermedades potencialmente mortales cuando surgen.

El distanciamiento social puede ser profundamente perjudicial para nuestra sociedad, pero también puede detener un brote de enfermedad. Solo pregúntale a las hormigas.

Dana Hawley es profesora de ciencias biológicas, Virginia Tech y Julia Buck es profesora asistente de biología, Universidad de Carolina del Norte Wilmington

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.