Camarones en las ardientes arenas del desierto

camarón de hadas

Cuando llueve en el desierto Dasht-e Lut de Irán, el suelo cobra vida con pequeños crustáceos

En primavera, cuando la lluvia se acumula en charcos en el desierto Dasht-e Lut de Irán, la arena cobra vida.

Diminutos y desecados huevos, enterrados entre los gránulos de color jengibre, beben en el agua y comienzan a eclosionar. Algunos pueden haber sido depositados en las dunas hace décadas. Pero, cuando llegan las lluvias, los huevos se convierten en pequeños crustáceos plumosos llamados camarones de hadas, los primos de agua dulce de los camarones de la salmuera (Anostraca, gr. "sin caparazón"). Durante un mes o dos, los camarones de hadas retozan, nadan boca abajo en sus efímeros lagos y ponen sus huevos antes de morir o de que se seque la charca, lo que ocurra primero.

Los camarones de hadas viven en breves períodos en estanques o charcas estacionales en todo el mundo, desde las estepas de Mongolia hasta los bosques de Long Island. Pero el desierto de Lut, a menudo llamado el lugar más caliente del mundo, puede ser el último lugar en el que uno pensaría encontrar agua, incluso por temporadas. En 2005, el satélite Aqua de la NASA registró una temperatura del suelo de 159,3 grados Fahrenheit (70,56 grados Celsius). Así que la presencia de camarones en el Lut, aunque llamativa, no estaba del todo fuera de lugar.

"No me sorprende la presencia de Phallocryptus en ninguna parte", dijo Miguel Alonso, biólogo de la Universidad de Barcelona que no participó en la investigación. "Los camarones de hadas pueden aparecer en cualquier lugar".

Hossein Rajaei, entomólogo del Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart en Alemania y autor del estudio, fue el primero en observar a los camarones. Había ido al Lut en marzo de 2017, su segunda visita, en una expedición de 17 personas - conductores, médicos e investigadores - para observar los insectos que vivían allí.

En farsi, Dasht-e Lut se traduce como "desierto del vacío". "Supongo que le dieron este nombre porque mucha gente creía que no había vida en este desierto", dijo el Dr. Rajaei. Expediciones recientes han descubierto una diversidad inesperada de arañas, lagartos y otra fauna, pero la vida que se había descrito en estanques estacionales se limitó a arqueas unicelulares.

desierto del Lut

Imagen: El desierto de Lut en el sureste de Irán. La estrella indica la localidad tipo de Phallocryptus fahimii sp. n. La línea marrón muestra el recorrido de la expedición de 2017 y se indican las estaciones de campamento. Los puntos rojos muestran las mediciones de temperatura en 2005 (por la NASA) y 2017 (durante la expedición).

Un día, poco antes del mediodía, con el sol alto y resplandeciente, la expedición encontró un reluciente lago en medio del desierto, como un oasis. El Dr. Rajaei nunca había visto un lago tan grande en el Lut, pero el desierto había experimentado su primera lluvia intensa después de una década de sequía. El agua a 87 grados Fahrenheit (30.56 grados Celsius), la temperatura de una sopa tibia y cremosa, se sintió refrescante en el inmenso calor, y cuando el Dr. Rajaei se metió en la poco profunda chrca, vio criaturas de color blanco lechoso nadando alrededor de sus piernas, dejando rastros de pequeñas burbujas. Hadi Fahimi, un herpetólogo, y Alexander V. Rudov, otro autor del artículo, se unieron al Dr. Rajaei en el agua y juntos recogieron a los animales con una red para insectos.

Mientras el Dr. Rajaei mostraba los especímenes a los miembros de la expedición, muchos exclamaron y tomaron fotografías. "Todos estábamos muy felices de encontrar aquí este diminuto camarón", dijo.

Algunas hembras que recolectó tenían huevos iridiscentes de color esmeralda brillando a través de sus vientres mientras nadaban boca abajo. Los investigadores solo recolectaron los camarones en un lago, ya que los otros estaban más cerca de secarse, más lodo que agua, lo que los hacía peligrosos para explorar, dijo el Dr. Rajaei. "No es tan peligroso como para morir", agregó. "Pero te quedarás atascado".

camarón Phallocryptus fahimiiSin saber si el camarón era una especie nueva, el Dr. Rajaei le pidió a Martin Schwentner, autor principal del artículo e investigador del Museo de Historia Natural de Viena que estudia crustáceos similares en Australia, que le echara un vistazo. Cuando el Dr. Schwentner comparó la genética y la morfología del camarón con las cuatro especies conocidas del género Phallocryptus, determinó que el camarón era una quinta nueva especie. Las diferencias morfológicas entre el nuevo camarón y un camarón hada de Mongolia, Phallocryptus tserensodnomi, fueron leves: un órgano frontal más largo y antenas más curvas.

Según el Dr. Alonso, los investigadores no hicieron una distinción inequívoca entre la morfología de la nueva especie y la de P. tserensodnomi, que se encuentra en Mongolia, y P. spinosa, que se encuentra en otras partes de Irán. Alireza Sari, biólogo de crustáceos de la Universidad de Teherán, dijo que sospechaba que varios de sus pasados descubrimientos de P. spinosa podrían haber sido P. fahimii.

"La morfología es complicada", dijo el Dr. Schwentner. "Pero la diferencia genética hizo evidente que se trataba de una especie diferente".

Aunque los camarones sobreviven bien en el desierto, durar 10 días en el Lut es una hazaña para cualquier humano. Las temperaturas oscilan entre los 122 grados Fahrenheit durante el día y los 35 grados Fahrenheit durante la noche (de 50 a 1,67 grados Celsius). El equipo solo tenía suficiente agua para beber y lavarse las manos una o dos veces al día. Las arremolinadas tormentas de polvo los encerraron con frecuencia en sus autos durante horas e incluso rompieron varias cámaras cuando pequeños granos de polvo rayaron las lentes. "Los primeros cinco días, el Lut es hermoso y emocionante", dijo el Dr. Rajaei. "Después es molesto".

desierto del Lut, Irán

Una noche, una tormenta de polvo acabó, inesperadamente, en gruesas gotas de lluvia. "No pudimos evitarlo, empezamos a bailar", dijo. "Sentí que perdí una parte de mi alma en el desierto".

Los investigadores nombraron al nuevo camarón hada en honor al Dr. Fahimi, el herpetólogo de la expedición, quien murió en un accidente de avión en Irán un año después del viaje al Lut. A medida que los investigadores han comenzado a publicar sus hallazgos de la expedición, también han conmemorado al Dr. Fahimi en nombre de una araña, Oecobius fahimii, así como de una serpiente.

El lago donde nadaba P. fahimii, que alguna vez tuvo el tamaño de dos piscinas, se ha evaporado desde entonces, y nadie puede estar seguro de cuándo se volverá a llenar. Hasta entonces, los huevos en la arena están al acecho.

Los investigadores describieron este verano la nueva especie, Phallocryptus fahimii, en la revista Zoology in the Middle East: Some like it hot: Phallocryptus fahimii sp. n. (Crustacea: Anostraca: Thamnocephalidae) from the Lut desert, the hottest place on Earth

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.