Impresionante descubrimiento revela que los macabíes se sumergen a 140 m de profundidad para desovar

agregación de macabís para el desove

Estos peces de aguas poco profundas son capaces de manejar presiones extremas

Un nuevo estudio proporciona la primera documentación detallada de un pez de aguas poco profundas que se zambulle a 140 metros de profundidad para desovar. Descubrir este muy raro comportamiento de desove en el macabí (Albula vulpes) no tiene precedentes.

Utilizando telemetría acústica activa y datos de sonar a lo largo de la costa sur de Abaco, Las Bahamas, un equipo de científicos dirigido por el Instituto Oceanográfico Harbour Branch de la Florida Atlantic University en colaboración con Bonefish & Tarpon Trust y la Universidad de Massachusetts Amherst, ha descubierto que aunque los macabíes viven en aguas poco profundas de menos de 2 metros, se sumergen "profundamente" en el abismo para desovar.

Si bien una investigación anterior en 2013 mostró que los macabíes descendieron aproximadamente 50 metros para desovar, este nuevo hallazgo científico revela que los macabíes descendieron a profundidades que alcanzaron los 140 metros (450 pies) y se movieron por debajo de los 100 metros pies durante dos horas antes de desovar rápidamente hacia arriba a 70 metros de profundidad. Los hallazgos del estudio serán fundamentales para los esfuerzos de conservación de esta especie de peces de importancia económica y cultural.

"Nos sorprendió este descubrimiento porque el macabí se trasladó más allá de la increíblemente abrupta y empinada caída de la plataforma en el Canal Providence en Abaco", dijo Steven Lombardo, primer autor y candidato a postdoctorado que trabaja con Matt Ajemian, Ph.D., autor principal, profesor asistente de investigación en Harbour Branch de la FAU y director del Laboratorio de Ecología y Conservación Pesquera (FEC).

"Los datos de nuestras etiquetas de telemetría acústica nos mostraron en tiempo real que los macabíes eran capaces de manejar presiones extremas. Cuando alcanzaron los 100 metros en la primera inmersión, quedamos abrumados, y 45 minutos después, cuando alcanzaron los 140 metros de profundidad, quedamos absolutamente asombrados".

La telemetría acústica activa permitió a los científicos observar los movimientos de desove y es un método que emplea pequeñas etiquetas en forma de píldora que se implantan quirúrgicamente en la cavidad abdominal del pez, emitiendo un sonido ultrasónico cada tres segundos.

Los investigadores escucharon los pings emitidos por las etiquetas utilizando un hidrófono direccional montado en un barco, utilizando la fuerza de la señal comunicada desde la etiqueta al hidrófono para determinar en qué dirección mover el barco y seguir al pez. Cada ping transmitido por la etiqueta dentro del pez transmitía datos a los científicos, informándoles de la profundidad de la ubicación del pez y la temperatura del agua.

Los investigadores pasaron cuatro días, desde el amanecer hasta el atardecer, observando la agregación de los macabíes previa al desove con la esperanza de que se trasladaran mar adentro para desovar. Al atardecer de la última noche programada de su crucero de investigación, los macabíes comenzaron a "burbugear", donde tragaron aire en la superficie y luego procedieron a moverse mar adentro siguiendo el borde de la plataforma continental. La observación exitosa del desove del macabí culminó un turno de 18 horas en el agua, que se extendió por dos días.

"Seguir a los macabí en su migración de desove en alta mar fue un maratón para el equipo científico y para los peces", dijo Aaron Adams, Ph.D., coautor, científico principal de Harbour Branch de la FAU y director de ciencia y conservación de Bonefish Y Tarpon Trust. "Lo más importante para la conservación es que ahora que conocemos las condiciones que requieren los macabí para desovar, podemos enfocar mejor nuestros esfuerzos para la conservación del hábitat".

Cuando desovan muchas especies de peces marinos costeros, lo hacen en grupos conocidos como agregaciones de desove, que son machos y hembras mixtos. Estos peces siguen un proceso conocido como "desove al aire libre" en el que los machos y las hembras expulsan los espermatozoides y los huevos al mar abierto donde los huevos son fertilizados. Los huevos eclosionan en aproximadamente un día, y las pequeñas larvas que nacen de los huevos viven en mar abierto como plancton durante días o meses, dependiendo de la especie, antes de encontrar aguas poco profundas y convertirse en juveniles. Los adultos de muchas de estas especies migran largas distancias desde sus áreas de distribución hasta los lugares de desove, a menudo desovando en los bordes de los arrecifes adyacentes a aguas profundas.

Albula vulpes

A diferencia de otros peces marinos costeros, el macabí participa en una migración de desove única de tres puntos, viajando hasta 70 millas desde los llanos de aguas poco profundas para formar agregaciones cercanas a la costa antes del desove antes de trasladarse a la costa para reproducirse. Una vez en el lugar previo al desove, se reúnen en grandes grupos que a menudo suman entre 5.000 y 10.000 macabíes.

"A pesar de su importancia económica y cultural, existen preocupaciones sobre la salud a largo plazo de la pesquería del macabí. Debido a la pérdida de hábitat y la captura en algunos lugares, los macabí se clasifican como 'Casi amenazados', por lo que la información sobre su reproducción es fundamental para los esfuerzos de conservación", dijo Ajemian. "Continuamos nuestro trabajo sobre los movimientos de desove de macabí en alta mar. Observaremos más eventos de desove en diferentes lugares y también vamos a caracterizar si larvas de macabíes pueden alimentarse a estas grandes profundidades".

Esta investigación apoyará los esfuerzos en curso del Proyecto de Investigación de Reproducción de Bonefish en Harbour Branch de la FAU, informando las técnicas utilizadas para criar larvas de macabí desovadas en cautividad durante la fase de alimentación del desarrollo y más allá.

Los hallazgos se han publicado en la revista Marine Biology: Novel deep-water spawning patterns of bonefish (Albula vulpes), a shallow water fish

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar