Clicky

Fósiles marinos

goniofolídido Amphicotylus milesi

Nuevas especies de goniofolídidos del Jurásico Superior probablemente tenían una válvula palatina en la garganta

Un equipo de investigadores de la Universidad de Hokkaido y el Museo de Historia Natural de Gunma, tanto en Japón como en la Universidad de Carleton en Canadá, ha encontrado evidencia de partes anatómicas en un antiguo pariente del cocodrilo que le permitieron seguir respirando mientras se ahogaba la presa mantenida en su boca.

En su artículo científico el grupo describe su estudio de la anatomía de un fósil de Amphicotylus milesi encontrado en Wyoming en 1993.

gusano con armadura Lepidocoleus shurikenus

Probablemente vivió en arrecifes de coral en aguas poco profundas

Según la antigua leyenda inglesa, Excálibur es una espada mágica empuñada por el legendario Rey Arturo, proveedor de mesas redondas y protector de Gran Bretaña en los siglos V y VI. Hoy, la leyenda de esa espada encantada sigue viva en nombre de un gusano prehistórico que podrías aplastar entre dos dedos.

Lepidocoleus caliburnus, con solo una fracción de pulgada de largo, este antiguo espeluznante reptador que habitaba en el mar puede no alcanzar la estatura de su homónimo artúrico pero, como señala un nuevo estudio, al menos parecía la parte de un caballero fuertemente armado, cubierto de placas superpuestas de cristales de calcita que corrían a lo largo de todo el cuerpo de la criatura.

Tetrapodophis amplectus

Tetrapodophis amplectus es una especie de lagarto marino extinto que vivió hace más de 110 millones de años

En 2015 los paleontólogos anunciaron un sorprendente descubrimiento. Conservado en una roca del Cretácico de Brasil estaba el esqueleto completo de una criatura que se asemejaba a una serpiente, pero con un significativo aditamento: cuatro diminutas patas, casi vestigiales.

Esto marcó una especie de "santo grial" paleontológico. El animal, al que llamaron Tetrapodophis amplectus, era el eslabón perdido entre serpientes y lagartos.

Parapuzosia seppenradensis

El gran tamaño de los amonites evitaba que fuesen devorados por temibles mosasaurios

Durante el Cretácico tardío, hace unos 80 millones de años, los monstruos vagaban por la Tierra.

No solo los tiranosaurios y titanosaurios. Incluso los animales más pequeños podrían ser de gran tamaño. Fue durante este tiempo que el tamaño de un tipo de molusco marino alcanzó su punto máximo, y las especies más grandes de amonites alcanzaron tamaños de hasta 2,5 metros (8,2 pies) de ancho. Los amonites son un grupo extinto de cefalópodos y están relacionados con el actual calamar. Se extinguieron junto con los dinosaurios hace 66 millones de años.

gusano pene Eximipriapulus dentro de una concha

Una estrategia defensiva contra los abundantes y agresivos depredadores del Cámbrico

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Durham y la Universidad de Yunnan revela que los gusanos pene (Priapulida) inventaron el estilo de vida 'ermitaño', hace unos 500 millones de años, con el surgimiento de los primeros ecosistemas animales en el período Cámbrico.

Los cangrejos ermitaños son bien conocidos por emplear conchas de caracol como refugios contra los depredadores, pero los investigadores han descubierto ahora que los gusanos pene inventaron el estilo de vida 'ermitaño' cientos de millones de años antes de que los cangrejos ermitaños evolucionaran por primera vez.

escorpión marino Terropterus xiushanensis

Terropterus xiushanensis tenía extremidades con púas, una cola venenosa y medía alrededor de un metro de largo

Doscientos millones de años antes de que surgieran los dinosaurios, los llamados escorpiones marinos eran los chicos malos del mar. Los investigadores han descrito ahora un fósil que data de hace entre 443 y 419 millones de años y que estaba perfectamente equipado para acabar con todas las criaturas que encontrara en las aguas.

Los euriptéridos, como se llama a los escorpiones marinos, tenían muchas formas y tamaños, y todos eran feroces depredadores. Varían en tamaño desde unos pocos centímetros hasta el tamaño de un humano, y probablemente infundieron miedo en los corazones de todas las criaturas marinas (aunque, en ese momento, no tantas criaturas habían desarrollado corazones adecuados).

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: