Escolares descubren en Nueva Zelanda un fósil de pingüino gigante con largas patas

pingüino Kairuku waewaeroa

Llamado Kairuku waewaeroa, podría haber medido alrededor de 1,4 metros de altura

La antigua Nueva Zelanda ha sido el hogar de una increíble variedad de aves absurdamente grandes. Esto ha incluido un loro con una altura hasta la cintura, apodado Squawk-zilla (Heracles inexpectatus), el loro más grande jamás conocido en la Tierra, posiblemente carnívoro hace unos 20 millones de años.

Los moas gigantes no voladores de dos metros de altura también hicieron su hogar allí, junto con su depredador, las águilas de Haast (Hieraaetus moorei), con una monstruosa envergadura de 3 metros, hace alrededor de 2 millones de años.

Ahora, los investigadores han agregado un nuevo pingüino gigante a esta colección de animales gloriosamente de gran tamaño, uno descubierto en 2006 por un afortunado grupo de escolares.

"Es un poco surrealista saber que un descubrimiento que hicimos cuando éramos niños hace tantos años está contribuyendo a la ciencia actual. ¡Y es una nueva especie, incluso!", dijo Steffan Safey, que en ese momento era uno de los niños en la excursión del Club Naturalista Junior de Hamilton. "¡Claramente el día que pasamos cortándolo de la piedra arenisca fue bien aprovechado!"

Dentro de una capa ahora solidificada de lo que una vez fue limolita fangosa, los estudiantes descubrieron los restos fosilizados de los huesos del torso, la pata y el brazo del pingüino.

El paleontólogo de la Universidad de Massey, Simone Giovanardi, y sus colegas han examinado y descrito formalmente el hallazgo, encontrado en una roca de hace unos 30 millones de años, en el puerto de Kawhia, en la isla norte de Nueva Zelanda.

"El pingüino es similar a los pingüinos gigantes Kairuku descritos por primera vez en Otago, pero tiene patas mucho más largas, que los investigadores usaron para llamar al pingüino Kairuku waewaeroa - Te reo, 'patas largas' en Māori" -, explicó el zoólogo Daniel Thomas de la Universidad de Massey.

"Estas patas más largas habrían hecho al pingüino mucho más alto que otros Kairuku mientras caminaba por tierra, quizás alrededor de 1,4 metros de altura, y pueden haber influido en la rapidez con la que podía nadar o la profundidad a la que podía sumergirse".

Un análisis de los miembros vivos y extintos de los árboles genealógicos de los pingüinos sugiere que estas especies alcanzaron grandes proporciones independientemente unas de otras. La selección natural parece tener el interesante hábito de convertir a las aves en gigantes cuando están aisladas en un hábitat libre de depredadores.

De alguna manera, cuando Zealandia se separó de Gondwana hace 80 millones de años, estaba (o pronto se estableció) libre de mamíferos depredadores, lo que la convirtió en un crisol ideal para tales experimentos evolutivos.

fósil del pingüino Kairuku waewaeroa

Se han encontrado al menos 10 pingüinos gigantes antiguos conocidos en este continente, incluido el Crossvallia waiparensis de 60 millones de años y 1,6 metros de altura descubierto en 2019, y el Kairuku waitaki de 30 millones de años, que está relacionado con el nuevo hallazgo.

Algunos investigadores sospechan que después de haber sobrevivido a la extinción de los dinosaurios no aviares hace 66 millones de años, los pingüinos pudieron aprovechar la falta de depredadores marinos gigantes.

Dejados con abundantes recursos necesarios para sostener cuerpos más grandes, pudieron expandirse a nuevos nichos ecológicos, un fenómeno ecológico llamado liberación de mesodepredadores.

Esto coincidió aproximadamente con su cambio para convertirse en buceadores no voladores; el vuelo también habría limitado su tamaño. Y sin mamíferos terrestres depredadores, los pingüinos gigantes tenían un lugar más seguro para reproducirse en Zealandia.

los escolares con el fósil del pingüino Kairuku waewaeroaAl comparar el fósil con otras especies, Giovanardi y su equipo observaron que, siguiendo a K. waewaeroa, hubo una tendencia hacia patas más cortas en este grupo de pingüinos. El cambio en la longitud del cuerpo puede disminuir la relación superficie/volumen del ave y el área de superficie para los parásitos, los cuales reducirían la resistencia para su inmersión bajo el agua.

Una vez que otros depredadores marinos como los tiburones y los mamíferos marinos crecieron durante el Eoceno y el Oligoceno, cualquier ventaja proporcionada por nadar más rápido se habría convertido nuevamente en una ventaja vital para estas aves.

"Kairuku waewaeroa es emblemático por muchas razones", explicó Thomas. "El pingüino fósil nos recuerda que compartimos Zealandia con increíbles linajes de animales que se remontan a lo más profundo del tiempo, y este intercambio nos otorga un importante papel de tutela. La forma en que los niños descubrieron el pingüino fósil al aprender sobre la naturaleza nos recuerda la importancia de alentar a las generaciones futuras a convertirse en kaitiaki [guardianes]".

Esta investigación fue publicada en el Journal of Vertebrate Paleontology: A giant Oligocene fossil penguin from the North Island of New Zealand

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar