Inesperado giro al famoso descubrimiento de fósil de serpiente marina de cuatro patas

Tetrapodophis amplectus

Tetrapodophis amplectus es una especie de lagarto marino extinto que vivió hace más de 110 millones de años

En 2015 los paleontólogos anunciaron un sorprendente descubrimiento. Conservado en una roca del Cretácico de Brasil estaba el esqueleto completo de una criatura que se asemejaba a una serpiente, pero con un significativo aditamento: cuatro diminutas patas, casi vestigiales.

Esto marcó una especie de "santo grial" paleontológico. El animal, al que llamaron Tetrapodophis amplectus, era el eslabón perdido entre serpientes y lagartos.

Pero había un problema. Según un nuevo análisis de los restos, Tetrapodophis (del griego, que significa "serpiente de cuatro patas") no es una serpiente en absoluto, sino una especie de lagarto marino extinto que vivió hace más de 110 millones de años.

"Hay muchas preguntas evolutivas que podrían responderse al encontrar un fósil de serpiente de cuatro patas, pero solo si es real", dice el paleontólogo Michael Caldwell de la Universidad de Alberta en Canadá.

"La principal conclusión de nuestro equipo es que Tetrapodophis amplectus no es de hecho una serpiente y se clasificó erróneamente. Más bien, todos los aspectos de su anatomía son consistentes con la anatomía observada en un grupo de lagartos marinos extintos del período Cretácico conocidos como dolicosaurios".

Durante mucho tiempo se ha aceptado que las serpientes no siempre fueron tan deslizantes sin extremidades como son hoy. Incluso tenemos otros fósiles que lo atestiguan, como Najash rionegrina, una serpiente de hace unos 95 millones de años con dos extremidades traseras, descubierta en 2006.

El registro fósil, esperaban los paleontólogos, debería contener una serpiente de cuatro extremidades en algún lugar de los oscuros pasillos del tiempo.

Tetrapodophis amplectus parecía un candidato muy prometedor. El estudio de 2015 examinó y analizó a fondo los huesos de la criatura, pero muy rápidamente, por lo que Caldwell pensó que algo andaba mal. Él y sus colegas presentaron una refutación en octubre de 2016 en la reunión de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados.

Después de examinar el esqueleto, encontraron que los dientes no estaban enganchados ni orientados como los dientes de una serpiente, y que su cráneo y esqueleto no eran como los de una serpiente. El equipo tampoco pudo ver las grandes escamas ventrales que habrían ayudado a marcarlo como una serpiente.

Es más, en su vientre se encontraban los restos de una de sus últimas comidas, que parecían espinas de pescado, en consonancia con una criatura acuática.

fósil de Tetrapodophis amplectus

Imagen: El esqueleto de Tetrapodophis y el molde de su esqueleto dejado en la roca. (Michael Caldwell)

La nueva investigación profundiza aún más, y recoge algo que el estudio original de 2015 pasó por alto por completo: la piedra en la que estaba encerrado el esqueleto.

"Cuando se partió la roca que contenía el espécimen y se descubrió, el esqueleto y el cráneo terminaron en lados opuestos de la losa, con un molde natural que conservaba la forma de cada uno en el lado opuesto", dice Caldwell.

"El estudio original solo describió el cráneo y pasó por alto el moho natural, que conservó varias características que dejan en claro que Tetrapodophis no tenía el cráneo de una serpiente, ni siquiera de una primitiva".

Los paleontólogos detrás de las afirmaciones originales de la membresía de serpiente de Tetraphodis mantuvieron sus observaciones a raíz de las críticas de 2016. Ahora que ambos estudios son parte de la literatura, dependerá de los futuros investigadores estar a cualquier lado del debate.

Sin embargo, incluso si no es una serpiente, el quizás ahora mal llamado Tetrapodophis todavía tiene mucho que enseñarnos. El diminuto esqueleto está exquisitamente conservado, lo que es un regalo absoluto para los estudios sobre dolicosaurios. Pero solo si se puede obtener acceso. Actualmente, el espécimen se encuentra en manos privadas, en contravención de la ley brasileña.

"No hubo permisos apropiados para la remoción original del espécimen de Brasil y, desde su publicación original, se ha alojado en una colección privada con acceso limitado a los investigadores. La situación fue recibida con una gran reacción de la comunidad científica", dice el paleontólogo Tiago Simões de la Universidad de Harvard.

"En nuestra re-descripción del Tetrapodophis, exponemos el importante estatus legal del espécimen y enfatizamos la necesidad de su repatriación a Brasil, de acuerdo no solo con la legislación brasileña sino también con los tratados internacionales y el creciente esfuerzo internacional para reducir el impacto de las prácticas colonialistas en la ciencia".

La investigación del equipo se ha publicado en el Journal of Systematic Palaeontology: Tetrapodophis amplectus is not a snake: re-assessment of the osteology, phylogeny and functional morphology of an Early Cretaceous dolichosaurid lizard

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar