Clicky

Cientos de extraños y diminutos fósiles encontrados dentro del cráneo de un pez

(0 Votes)

cráneo de pez lleno de coprolitos

Gusanos carroñeros dejaron montones de heces mientras devoraban la cabeza en descomposición de un pez hace 9 millones de años

Por primera vez en la paleontología, los científicos han encontrado cientos de diminutos gránulos fecales fosilizados hacinados dentro de un cráneo de pez que data de hace unos 9 millones de años.

Las pequeñas heces fósiles, también conocidas como coprolitos, fueron depositadas por carroñeros, probablemente gusanos, que devoraron la cabeza en descomposición del pez, incluido su cerebro.

Mientras consumían la carne del cráneo, los gusanos expulsaron cadenas y racimos de perlas ovaladas de coprolito, cada una de las cuales medía aproximadamente 0,1 pulgadas (2,5 milímetros) de largo. Por pequeños que fueran, esos gránulos se sumaron con el tiempo. Cuando los hambrientos carroñeros terminaron, habían dejado cientos de gránulos, suficiente caca para llenar la caja del cerebro del pez por completo.

Los investigadores encontraron el fósil lleno de coprolitos en Calvert Cliffs, un sitio en el sur de Maryland que contiene fósiles que datan de hace entre 18 y 8 millones de años, durante la época del Mioceno.

cráneo de pez lleno de coprolitos, detalleImagen derecha: Los gusanos que hurgaban en el cerebro de un observador de estrellas fósil del Mioceno produjeron los muchos cientos de diminutos gránulos fecales fosilizados que se ven aquí. Este es el primer cráneo conocido a partir del registro fósil que tiene la caja craneana completamente llena de excremento fosilizado. En las figuras el fósil se blanqueó con cloruro de amonio para resaltar los detalles. Foto cortesía del Museo Marino de Calvert.

El cráneo pertenecía al pez Astroscopus countermani, un tipo de depredador de emboscada que habitaba en el fondo, comúnmente conocido como observador de estrellas o astrónomo (stargazer), y los pequeños gránulos oblongos de coprolito como estos se conocen colectivamente como Coprulus oblongus.

Además del cráneo relleno de materia fecal, los científicos también examinaron otros depósitos de gránulos de coprolito que estaban agrupados en sedimentos arenosos, adheridos a caracoles fosilizados y conchas de bivalvos, y agrupados alrededor de percebes preservados en el sitio.

Otro fósil notable en el grupo era un coprolito mucho más grande que medía 7 pulgadas (18 centímetros) de largo, que había sido defecado por un vertebrado, posiblemente un antiguo cocodrilo. Atravesando la caca conservada había profundos túneles que habían sido excavados por animales desconocidos que se comieron la caca o cavaron una casa, o ambas cosas.

coprolito de cocodrilo

Imagen: Caca de cocodrilo fosilizada, abierta mostrando las madrigueras hechas por uno o más tipos de organismos que comen caca. Observe las marcas de gubias de alimentación a los lados de las madrigueras cilíndricas. Este gran coprolito mide 7 pulgadas de largo. Foto cortesía del Museo Marino de Calvert.

Muchas criaturas marinas del Mioceno se han descrito previamente a partir de fósiles de Calvert Cliffs, incluidos tiburones y otros peces, tortugas, cocodrilos, aves marinas y focas, según el estudio. También se ha recolectado una variedad de coprolitos cerca de los acantilados, aunque los microcoprolitos que producen los invertebrados, como los coprolitos en el cráneo de los peces, no se han estudiado tan bien como las heces de los animales con columna vertebral, según el estudio.

Los científicos determinaron que las diminutas cuentas dentro del cráneo eran gránulos fecales "sobre la base de su tamaño, forma y composición química muy característicos", dijo el autor principal del estudio, Stephen Godfrey, curador de paleontología en el Museo Marino Calvert en Solomons, Maryland. La espectroscopia de rayos X no destructiva reveló que estos microcoprolitos tenían concentraciones relativamente altas de calcio y fosfato, que se encuentran comúnmente en las heces fosilizadas, dijo Godfrey (Aunque no hay forma de saber con seguridad si los carroñeros comieron los sesos del pez, el cráneo lleno de caca sugiere que los sesos probablemente estaban en el menú de la cena).

¿Pero de quién era la caca? El cadáver de un animal muerto atrae a numerosos carroñeros, muchos de los cuales "estarán perfectamente felices de comer tu cerebro y llenar tu cráneo con heces", dijo Godfrey. Los micropellets como estos son producidos por insectos, gusanos, ascidias, caracoles y almejas; pero dado que los coprolitos provienen de un ambiente marino, "podemos descartar con seguridad a los insectos terrestres como productores", dijo Godfrey. También se podrían descartar los ascidiáceos, porque pasan la mayor parte de su vida adulta adheridos a las rocas, y los gusanos bellota también se tacharon de la lista debido a su hábito de defecar fuera de sus madrigueras.

coprolitos fosilizados

Imagen: Micro-coprolitos fosilizados (probablemente gránulos fecales de gusanos) de la época del Mioceno del sur de Maryland. Estos coprolitos son diminutos; cada uno mide solo alrededor de 1/8 de pulgada de largo. Foto cortesía del Museo Marino de Calvert.

Debido a que los gránulos fecales se encontraron en las partes más internas del cráneo de un pez que no medía más de 2 pulgadas (5 cm) de ancho, probablemente fueron expulsados por un invertebrado que podía apretar su cuerpo blando en espacios reducidos. "Esto probablemente descartaría los caracoles y las almejas, dejando a los gusanos poliquetos y otros tipos de gusanos como los candidatos más probables", dijo Godfrey.

Los investigadores también observaron que todos los pequeños gránulos eran similares en tamaño y forma, dijo Godfrey. De hecho, estaba "muy sorprendido y realmente impresionado" por la uniformidad de los coprolitos, en comparación con la producción de heces de forma inconsistente de la mayoría de los vertebrados.

"Cómo y por qué un gusano podría producir heces tan uniformes y con una forma tan maravillosa es notable para mí", dijo.

Los hallazgos han sido publicados en la Rivista Italiana di Paleontologia e Stratigrafia: Coprolites From Calvert Cliffs: Miocene Fecal Pellets And Burrowed Crocodilian Droppings From The Chesapeake Group Of Maryland, U.S.A.

Imagen de cabecera: Una vista de la parte inferior de un cráneo parcial de un observador de estrellas (pez) fósil de la época del Mioceno. En el centro de la imagen, se rompió parte del hueso que formaba el piso de la caja craneana, revelando los cientos de gránulos fecales fosilizados que llenaban la caja craneal del pez. Tal como se conserva, el cráneo mide aproximadamente 3 pulgadas de ancho. Foto cortesía del Museo Marino de Calvert.

Etiquetas: CoprolitoHezCráneoPezFósil

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: