Extraña especie marina extinta identificada en el primer hallazgo de este tipo en más de 100 años

Utaurora comosa

La maravilla más extraña del Cámbrico ya no está sola, tiene a Utaurora comosa

Echar un vistazo a cientos de millones de años en el pasado puede ofrecer algunos sorprendentes hallazgos, como sucedió con el descubrimiento de una segunda especie de Opabinia, un artrópodo de cuerpo blando con un exoesqueleto segmentado que vivió en el fondo marino durante el Miaolingian (hace 509-497 millones de años).

El Opabinia original, Opabinia regalis, se describió por primera vez hace más de un siglo en 1912, y tiene varias características físicas notables, entre ellas los cinco ojos que sobresalen en tallos de su cabeza, una boca que mira hacia atrás y su probóscide tubular hueca.

Ahora hay otra: Opabinia regalis no es una especie tan única como se pensó al principio, porque se le ha unido Utaurora comosa. Anteriormente se pensaba que esta criatura pertenecía a un grupo diferente de animales conocidos como radiodontos, pero ahora se ha reclasificado como un Opabinia después de una extensa investigación.

"El análisis filogenético inicial mostró que estaba más estrechamente relacionado con Opabinia", dice el paleontólogo Jo Wolfe de la Universidad de Harvard.

Opabinia

Imagen: Reconstrucción de Opabinia en 3D

"Seguimos con más pruebas para cuestionar ese resultado utilizando diferentes modelos de evolución y conjuntos de datos para visualizar los diferentes tipos de relaciones que este fósil pudo haber tenido".

U. comosa se describió por primera vez como un radiodonto en 2008, y originalmente se descubrió en un sitio fósil conocido como la Formación Wheeler en Utah. Es unos millones de años más joven que Opabinia y se encontró en un lugar diferente: Utah en lugar de Canadá.

Si bien Utaurora comparte características y morfología tanto con los radiodontos como con Opabinia, los investigadores detrás del último estudio decidieron investigar un poco más. El equipo comparó el fósil de Utaurora con otros 43 fósiles, más 11 taxones vivos, que abarcan artrópodos, radiodontos y otros panartrópodos.

Debido a sus similitudes, originalmente se pensó que los opabínidos y los radiodontos tenían el mismo ancestro común y se agruparon como los llamados "dinocáridos".

Anomalocaris canadensis

Imagen: Animales prehistóricos extintos. Estos son maquetas y recreaciones. No es real porque bueno, están muerto. — Uno de los primeros grandes depredadores de la tierra en el período Cámbrico.

Sin embargo, en los últimos 15 años más o menos, se han desarrollado más herramientas para estudiar la historia evolutiva y, lo que es igual de importante, se han encontrado varias especies nuevas de radiodontos, lo que destaca las diferencias entre estas criaturas y los opabínidos.

"Solo con base en la morfología, se podría argumentar que Utaurora es un radiodonto extraño y también que se recupera el concepto de 'dinocárido'", dice el paleontólogo Stephen Pates, de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido.

"Pero nuestro conjunto de datos y análisis filogenéticos respaldaron a Utaurora como un opabínido en el 68 por ciento de los árboles recuperados mediante el análisis de los datos, pero solo en el 0,04 por ciento para un radiodonto".

Si bien el frente del fósil de U. comosa estaba mal conservado, los investigadores notaron los surcos intersegmentarios a lo largo del lomo y las espinas dentadas emparejadas en la cola. Junto con el análisis del árbol evolutivo realizado por el equipo, se recreó una nueva especie, quinientos millones de años después de su desaparición.

fósil de Utaurora comosa

Imagen: Utaurora comosa de la Formación Wheeler, Utah, EE. UU. (Cámbrico: Drumian). Holotipo y único espécimen conocido, accedido en la División de Paleontología de Invertebrados en el Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas. Crédito: S. Patés.

"La disección del soporte filogenético demuestra que, si bien la evidencia de la parafilia de los radiodontos es débil, Utaurora puede reasignarse con confianza a Opabiniidae", escriben los investigadores en su artículo.

"La maravilla más extraña del Cámbrico ya no está sola".

Ahora que se ha realizado la clasificación, la futura investigación puede usar U. comosa para ayudar a rastrear la evolución y la ecología de los opabínidos, y es poco probable que sea lo último que sepamos de este animal de extraño aspecto.

Opabinia comparte una historia científica con otro grupo de artrópodos conocido como Anomalocaris (ver imagen más arriba), y ambos fueron descritos originalmente como "maravillas extrañas" de la edad del Cámbrico Medio. Solo ahora están surgiendo realmente las diferencias entre ellos.

"Ahora sabemos que estos animales representan etapas extintas de evolución que están relacionadas con los modernos artrópodos", dice Wolfe.

"Y tenemos herramientas más allá de la comparación cualitativa de las características morfológicas para una ubicación más definitiva dentro del árbol de la vida animal".

La investigación ha sido publicada en Proceedings of the Royal Society B Biological Sciences: New opabiniid diversifies the weirdest wonders of the euarthropod stem group

Etiquetas: CrustáceoExtintoEspecie

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: