Revelado en fósiles de trilobites el caso conocido de canibalismo más antiguo del mundo

Redlichia rex

El trilobite gigante Redlichia rex probablemente se alimentaba de los de su propia especie

Antes de que existieran los dinosaurios hubo trilobites que se mordían brutalmente unos a otros en el lecho marino del Cámbrico. Una nueva investigación ha revelado que estos depredadores acorazados no solo cazaban animales más pequeños y débiles como alimento, sino que ocasionalmente mordían a sus camaradas trilobites de la misma especie. Este hallazgo representa la evidencia más temprana de canibalismo en el registro fósil hasta la fecha.

Los trilobites son artrópodos marinos ahora extintos que aparecieron por primera vez en el registro fósil hace unos 541 millones de años. Eran robustas criaturas con gruesos exoesqueletos, lo que probablemente sea una de las razones por las que se conservaron tantos fósiles de trilobites todos estos años; los exoesqueletos se fosilizan mucho más fácilmente que los tejidos más blandos.

Russell Bicknell, paleontólogo de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia, pasó cinco años examinando fósiles de trilobites de la formación Emu Bay Shale en Kangaroo Island en Australia del Sur. Hay dos especies de trilobites del mismo género que se encuentran en esta formación: Redlichia takooensis, un alimentador de depósitos que comía partículas en el fondo del océano, y el R. rex depredador más grande.

Muchos de los fósiles de R. takooensis se encontraron con lo que parecían ser marcas de mordeduras, principalmente en sus extremos traseros. Esto era de esperar, ya que los paleontólogos ya sabían que R. rex se alimentaba de R. takooensis. En la formación de Emu Bay, las heces fosilizadas, llamadas coprolitos, dejadas por R. rex contienen restos de conchas de trilobites. Esto sugiere que R. rex tenía la capacidad de comer especies de trilobites más pequeñas.

heridas en trilobites

Imagen: Heridas curadas pero con cicatrices en un espécimen fósil de Redlichia rex. Los cuadrados rojos indican áreas de daño posiblemente causadas por un ataque de otro Redlichia. Crédito de la imagen: Bicknell et al (Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology).

Sin embargo, lo inesperado fueron signos de marcas de mordeduras similares en los R. rex. Estas lesiones, concluyeron los investigadores, probablemente fueron el resultado del canibalismo.

"No hay mucho más en este depósito que tenga el juego de herramientas, esté biomecánicamente optimizado para este tipo de cosas y podría triturar voluntariamente algo duro", dijo Bicknell. Si bien no se sabe mucho acerca de las piezas bucales de los trilobites, Bicknell está seguro de que estas lesiones no fueron "mordeduras" en el sentido tradicional.

En cambio, la parte inferior de un trilobite presentaba dos filas de patas, y en estas patas había pequeñas espinas que miraban hacia adentro. Si alguna vez has comido patas de cangrejo o langosta, imagina un animal con patas como la herramienta que usan los chefs modernos para abrir estas conchas. R. rex nació para cazar trilobites, y aparentemente no importaba mucho de qué especie.

patas con espinas de artrópodos

Imagen: Modelos biomecánicos de patas de artrópodos examinadas. A la izquierda está el cangrejo herradura moderno y a la derecha está Sidneyia inexpectans (arriba), Redlichia rex (centro) y Olenoides serratus (abajo). Los colores más cálidos representan áreas de mayor tensión. Russel Bicknell.

La mayoría de las lesiones observadas en los fósiles de Emu Bay fueron lesiones en el abdomen y no en la cabeza. Bicknell cree que esto se debe a que los animales heridos estaban tratando de escapar de las garras de sus depredadores, pero también sugiere que también puede haber en juego un poco de sesgo de supervivencia. Los fósiles heridos son de los animales que escaparon, no fueron comidos. Los trilobites que sufrieron lesiones en la cabeza probablemente terminaron como coprolitos.

Si bien este es el primer ejemplo documentado de canibalismo para cualquier animal en el registro fósil, Bicknell dijo que es probable que el canibalismo sea mucho más antiguo y esté más extendido de lo que sugieren estos fósiles.

"Iría tan lejos como para decir que los artrópodos han estado comiendo artrópodos desde los albores en que los artrópodos se convirtieron en artrópodos", dijo Bicknell. Sin embargo, la evidencia directa de tal antiguo canibalismo no ha estado disponible en el registro fósil, hasta ahora.

Si bien es difícil probar que hubo canibalismo, Bicknell y sus colegas pudieron eliminar sistemáticamente todas las demás explicaciones de las lesiones encontradas en los fósiles de R. rex. "Lo que queda es este registro casi demostrable de canibalismo, justo antes de retroceder en el tiempo y verlo suceder", dijo Bicknell.

Esta investigación se publicó el 1 de abril en la revista Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology: Cambrian carnage: Trilobite predator-prey interactions in the Emu Bay Shale of South Australia

Etiquetas: TrilobitesCanibalismo

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: