Dientes gigantes de megalodon ayudan a los científicos a desentrañar el misterio de su extinción

Megalodon y tiburón blanco
El megalodon habría empequeñecido a los grandes tiburones blancos de hoy. Crédito: Christina Spence Morgan

Fue la última especie de un grupo de tiburones llamados tiburones megadentados

Hace millones de años acechaban en los océanos del mundo tiburones gigantes tres veces más grandes que los grandes tiburones blancos de hoy. Han desaparecido hace mucho tiempo pero, de vez en cuando, alguien que camina por la playa ve en la arena una extraña forma triangular. En una inspección más cercana, se dan cuenta de que es un diente fosilizado del tamaño de una mano humana, con afilados bordes dentados. Y tienen que preguntarse: ¿Qué estaba comiendo esa bestia?

Estos dientes fosilizados contienen pistas sobre un misterio de una leyenda de los mares: una gigantesca criatura que estaba en el ápice de la cadena alimenticia y luego desapareció.

Se le conoce como el megalodon, y se cree que es la especie de tiburón más grande que jamás haya existido. La evidencia en los dientes y las marcas de mordeduras encontradas en los huesos fosilizados sugieren que estos antiguos tiburones nadaban en el océano hace entre 23 millones y 3,5 millones de años. Los científicos han estimado que alcanzaron longitudes de más de 50 pies (15 metros), más que un autobús urbano.

El megalodon fue la última especie de un grupo de tiburones llamados tiburones megadentados. Estudiamos la química de los fósiles para comprender mejor a los animales antiguos y, aunque quedan muchos misterios sobre la vida y la eventual extinción del megalodon, sus dientes están revelando algunas respuestas.

¿Qué comían los antiguos tiburones?

En el registro fósil hay tentadoras pistas sobre la dieta de los antiguos tiburones.

La forma y la estructura de sus dientes pueden indicar estilos generales de alimentación. Se cree que los anchos y aserrados dientes del megalodon están particularmente bien adaptados para roer a los mamíferos marinos, mientras que los dientes afilados y puntiagudos de otros tiburones se prestan para perforar y desgarrar peces.

diente fósil de megalodonImagen derecha: Un diente de megalodon encontrado en la costa de Carolina del Norte. Crédito: Harry Maisch

En algunos casos excepcionales, se han encontrado huesos fósiles de mamíferos marinos con marcas de mordeduras de un megalodon. Algunos huesos de cachalote tienen evidencia de ataques de megalodon en la frente, una parte de la ballena que habría sido rica en grasas. También se han encontrado coxis de delfines con profundas marcas de dientes de megalodon. Cada uno de estos increíbles fósiles ofrece una instantánea de la comida diaria de un megalodon hace millones de años.

¿Eran los mamíferos marinos una parte de la dieta regular del megalodon, o simplemente un refrigerio especial ese día? ¿Y qué más pudo haber caído presa de este enorme tiburón?

Encontrando respuestas en la química de los dientes fósiles

Usando herramientas recientemente desarrolladas, los investigadores han podido analizar la composición química de estos dientes fósiles, incluidas muestras de los Estados Unidos, Europa occidental y Japón.

Los resultados, publicados en dos recientes estudios, nos informan sobre la dieta de cada tiburón antiguo y sobre el entorno en el que vivía mucho antes de que los humanos caminaran sobre la Tierra.

vértebra fósil de ballena

Imagen: Esta vértebra de ballena fue mordida por la mitad por un megalodon. Crédito: Jayson Kowinsky a través de Wikimedia, CC BY

Cuando los animales comen, adquieren nutrientes de sus comidas, incluidos nitrógeno y zinc. Debido a esto, el nitrógeno y el zinc pasan de la presa al depredador a través de la red alimentaria.

Tanto el nitrógeno como el zinc tienen múltiples isótopos estables, formas cuyos átomos contienen el mismo número de protones pero diferente número de neutrones. Para el nitrógeno, la proporción del isótopo 15-nitrógeno al isótopo 14-nitrógeno aumenta con cada paso en la cadena alimentaria porque los animales tienden a desechar más isótopo 14-nitrógeno en sus desechos. Por otro lado, la proporción de 66-zinc a 64-zinc disminuye en los animales que se encuentran más arriba en la red alimentaria.

Muy pequeñas cantidades de nitrógeno y zinc se conservan en el interior de las capas minerales de los dientes fósiles. Podemos extraer y purificar estos elementos de los dientes, medir las proporciones de isótopos y luego estimar la posición en la red alimenticia para cada tiburón antiguo.

Si bien los isótopos de nitrógeno a menudo se miden en los tejidos proteicos modernos, estos se descomponen rápidamente y no se pueden medir en el registro fósil. Este nuevo método de medición de isótopos de nitrógeno puede analizar las trazas de nitrógeno conservadas durante millones de años en las capas minerales de los dientes fósiles. El método del isótopo de zinc también es nuevo; este estudio marca la primera vez que se aplica a tiburones y fósiles de más de 86.000 años.

Juntos, los isótopos de nitrógeno y zinc en los dientes fósiles nos informan sobre la dieta de los animales extintos que viven en ecosistemas que desaparecieron hace millones de años. En estos estudios, se usaron isótopos de nitrógeno y zinc para reconstruir las dietas de los tiburones.

tiburones y megalodon

Imagen: Cuándo vivieron el megalodon y sus antepasados megadentados, y su posición en la red alimentaria como depredadores máximos en comparación con los tiburones que comen principalmente peces. Crédito: Christina Spence Morgan

La extinción del megalodon: ¿competencia con el tiburón blanco?

Comprender la dieta del megalodon puede ayudarnos a desentrañar el misterio de su extinción y los posibles efectos dominó de su desaparición en la ecología marina.

Ambas mediciones muestran que el megalodon, y sus antepasados ​​megadentados ligeramente más pequeños, se alimentaban en una posición extraordinariamente alta en las antiguas redes alimentarias. De hecho, al menos según los isótopos de nitrógeno, pueden haber estado situados más altos que cualquier depredador ápice existente en la actualidad.

Para estar en una posición tan alta, es posible que hayan estado comiendo mamíferos marinos ahora extintos, como los cachalotes depredadores. El megalodon también podría haber sido caníbal, tal vez con adultos más grandes comiendo juveniles. Es muy probable que el megalodon fuera un verdadero depredador ápice, no atacado como presa por ningún otro animal marino.

Se ha planteado la hipótesis de que la aparición del moderno tiburón blanco hace unos 5 millones de años es un factor que podría haber contribuido a la extinción del megalodon.

dientes fósiles de megalodon

Imagen: El megalodon estuvo aquí. Se han encontrado varios de los dientes gigantes del tiburón a lo largo de la costa de Carolina del Norte. Crédito: Harry Maisch

Se creía que los tiburones blancos se alimentaban de presas similares. Hay similitudes en la forma de los dientes, y las marcas de mordeduras de fósiles en especies similares también sugieren que los tiburones blancos pueden haber superado al megalodon o al megalodon juvenil.

Los isótopos ofrecen respuestas contradictorias. La comparación de los isótopos de nitrógeno entre los grandes tiburones blancos y los megalodones de aproximadamente el mismo período de tiempo colocó a estos depredadores en diferentes posiciones en la red alimentaria, lo que significa que no competían por la misma presa. Los isótopos de zinc, sin embargo, no rechazan la hipótesis de la competencia, sino que colocan a estos dos tiburones en posiciones similares en la red alimentaria.

La desaparición de los tiburones gigantes también podría haber sido causada por otros factores, como los cambios de temperatura, la pérdida de los entornos de la plataforma debido a la caída del nivel del mar o, probablemente, una combinación de influencias.

La futura investigación que combine ambos métodos puede ayudar a resolver este enigma y finalmente resolver el misterio de por qué desapareció el tiburón más grande de la Tierra.

Etiquetas: ExtinciónMegalodonDieta

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: