Desenterrados en Texas fósiles de lagarto marino prehistórico de 9 metros

(1 Vote)
Mosasaurio
Ilustración de un mosasaurio nadando bajo el agua. Un depredador marino superior, los mosasaurios se alimentaban de tortugas, tiburones e incluso otros mosasaurios.

La historia de la recuperación de un mosasaurio de hace 80 millones de años

Una sofocante tarde de esta primavera, Stephen Kruse caminaba por el lecho de un arroyo seco con una mochila llena de fósiles.

Un entusiasta aficionado, Kruse ha estado interesado en los dinosaurios y las criaturas prehistóricas desde que buscaba rocas con su hermano cuando era niño. Esa tarde, estaba caminando solo cerca del río North Sulphur, a unas 80 millas al noreste de Dallas. Es un área que había peinado varias veces.

 

Se estaba cansando. A medida que el día se hacía más largo, Kruse buscó el camino de regreso a su Chevy Suburban blanco. Decidió buscar un atajo un cuarto de milla más allá. "La mejor decisión que he tomado", dijo.

Apenas a 100 yardas (unos 90 metros) por el lecho rocoso del arroyo, lo vio: una vértebra negra de 5 a 6 pulgadas, un pedazo de la columna vertebral de una criatura prehistórica.

Kruse siguió el camino río arriba, en busca del resto de la criatura. "Cuando doblé esta esquina", recordó Kruse, "él estaba asentado allí, saliendo directamente de la pared".

Kruse había encontrado huesos fosilizados pertenecientes a un mosasaurio, un lagarto marino de 9 metros que gobernó los mares hace unos 80 millones de años.

Recientemente, los paleontólogos del Museo Perot de Naturaleza y Ciencia desenterraron los fósiles de la roca blanda y arcillosa del lecho del arroyo. Excavaron partes del cráneo del mosasaurio, la mandíbula inferior y varias vértebras de su columna vertebral.

Este es un trabajo importante para los científicos: aunque los mosasaurios no existen hoy en día, aprender más sobre el pasado puede darnos una ventana al presente. Descubrir qué comían estas criaturas y cómo interactuaban con su entorno puede ayudar a los paleontólogos a refinar su imagen de cómo era la vida hace millones de años.

"Obtienes esta hermosa historia de por qué las cosas son como son aquí, al reconstruir esa historia hasta tu época", dijo Dori Contreras, curadora de paleobotánica en el Museo Perot.

lecho del río North Sulphur

Imagen: Lecho del río North Sulphur

Un río rico en fósiles

En la década de 1920, los agricultores tenían un problema con el río North Sulphur. Las curvas y recodos del río hacían que las tierras de cultivo se inundaran cuando llovía. Entonces, el río fue canalizado, o enderezado, para ayudar a que el agua drene más rápido.

La canalización del río North Sulphur hizo más que drenar el pantano. Afectó cómo erosionaba el agua los bordes de la orilla del río. Hasta el día de hoy, el agua de lluvia rompe rápidamente la roca blanda, revelando piezas del pasado.

"Es perfecto para los cazadores de fósiles, porque cuando llueve, esta cosa se inundará, arrancará todas estas cosas", dijo Kruse. "Y debido a que está cortado a un grado, al día siguiente, el agua se acabó, y puedes venir aquí y caminar".

Kruse dijo que a menudo encuentra fósiles en los arroyos cerca del valle del río. Muchos han sido de mosasaurios.

Eso no sorprende a Ron Tykoski, director de paleontología y curador de paleontología de vertebrados del Museo Perot.

Él dice que hace 80 millones de años, casi todo el centro de Texas estaba bajo el agua. El agua de mar tibia y poco profunda y la abundancia de alimentos en el área crearon el hábitat perfecto para criaturas como los mosasaurios.

excavación de un mosasaurio

Imagen: Extracción de fósiles de mosasaurio

Grandes tiburones blancos de tiempos prehistóricos

Tykoski dijo que los mosasaurios eran como los grandes tiburones blancos o las orcas de la prehistoria. Como principales depredadores marinos, comían tortugas, tiburones e incluso entre ellos.

"Imagínese un dragón de Komodo de nariz puntiaguda de 9 metros nadando con aletas y una cola bifurcada", dijo.

Los fósiles de mosasaurio que encontró Kruse sobresalían del lecho rocoso del arroyo. Una vez que Kruse se dio cuenta de que los huesos podían ser más de un par de vértebras, corrió cuesta arriba y llamó a Mike Polcyn, de quien Kruse sabía que era paleontólogo y experto en mosasaurios de la Universidad Metodista del Sur.

Polcyn ayudó a Kruse a contactar a Tykoski en el Museo Perot. Tykoski y su equipo obtuvieron permiso del Distrito Regional de Agua de Upper Trinity para recuperar los fósiles.

Tykoski inspeccionó el área en junio para tener una idea de cuántos fósiles había y qué tan fácil sería recuperarlos. Se dio cuenta de que la roca blanda sería bastante fácil de pelar con picos y palas, revelando los fósiles debajo.

excavación fósiles de mosasaurio

Extracción de 101 fósiles

La excavación comenzó a mediados de julio en el lecho de un arroyo seco bordeado de roca marrón y gris arcillosa.

Cada día, Tykoski, junto con los paleontólogos del Perot, llegaban temprano para combatir el calor. Se les unió un pequeño séquito, que incluía un fotógrafo del museo, un videógrafo y Kruse.

Retirar los restos de un lagarto de 9 metros del lecho de un arroyo no es una tarea fácil. Para sacar los fósiles, Tykoski y su equipo tuvieron que excavar en la roca con picos y palas.

Tiraron pegamento hecho de plástico y acetona en las grietas de los huesos para evitar que los fósiles se rompieran. También utilizaron herramientas más finas, como sondas y pinceles, para extraer con cuidado trozos de roca gris una vez que se acercaron a los fósiles expuestos.

Para distinguir la roca del hueso, Tykoski y su equipo tocaron ligeramente un área rocosa con una sonda de metal. Si era roca blanda, se desprendió del lecho del arroyo con una pequeña cantidad de fuerza, sin hacer ruido. Si era hueso, hizo un fuerte tintineo metálico contra la sonda.

Una vez que estuvieron expuestos la mayoría de los fósiles, el equipo cavó hacia abajo y debajo de ellos, creando una especie de forma de hongo, dijo Mariah Slovacek, gerente de colecciones de Paleo Lab en Perot que estaba en el lugar.

Cuando tuvieron su hongo, el equipo hizo yesos llamados "chaquetas de campo" sobre los fósiles para mantener todo en su lugar, similar a colocar un brazo o una pierna rota. Cada chaqueta de campo estaba hecha de arpillera sumergida en yeso. Una vez que el yeso se endureció, el equipo pudo voltearlo y transportar los fósiles en secciones por el lecho del arroyo.

chaquetas para la excavación del mosasaurio

Imagen: Guardando los fósiles en "chaquetas de campo"

Todo el proceso duró unos seis días. Tykoski dijo que excavaciones como esta ocurren esporádicamente. A veces, recibe un montón de llamadas sobre fósiles descubiertos después de las lluvias de primavera. Otras veces, pasa años sin encontrar nada que valga la pena explorar.

Contreras dijo que amaba cada parte del trabajo de campo. "Es como un rompecabezas: todo el tiempo que estás trabajando, nunca sabes a dónde te llevará", dijo. "Y así, a medida que excavas más atrás, descubres más, encuentras más".

Rithvik Shroff, de 17 años, es un pasante de verano de la escuela secundaria que fue invitado a la excavación. Dijo que mantener la resistencia y mantenerse fresco era difícil, pero ver los fósiles salir del suelo hizo que valiera la pena.

"Quiero decir, los ves en el museo, pero luego venir aquí y ver cómo lo desentierran... ¿Cómo es?", dijo Shroff. "Es bastante genial".

El presente, asentado en el pasado

Tykoski y su equipo sacaron varios huesos de mosasaurio del lecho del arroyo la semana pasada. Pero no han terminado de excavar este lagarto.

En su investigación inicial, Tykoski y su equipo notaron que sobresalían más huesos de lagartos marinos en el lecho del arroyo. Pero no podían llegar a ellos sin pisotear las quijadas que ya habían encontrado.

Tykoski dijo que el equipo planea regresar en el otoño con mejores equipos y un renovado plan de acción para retirar el lecho del arroyo y revelar el resto del mosasaurio.

Una vez que tienen todos los fósiles, pueden compararlos con otros esqueletos de mosasaurio para ver cómo evolucionaron las criaturas con el tiempo, o estudiar los dientes de este mosasaurio para determinar qué estaba comiendo en medio de un paisaje prehistórico de criaturas.

Este no es el primer, ni el segundo, mosasaurio que los paleontólogos de Perot han descubierto en el área de Dallas. Es un excelente ejemplo de los vívidos restos de nuestro pasado prehistórico que yacen debajo de nosotros.

museo Perot

Imagen: Museo Perot

"Tenemos una maravillosa y rica historia natural, justo en la palma de nuestras manos", dijo Tykoski.

Mientras tanto, los fósiles están en las instalaciones de colección del Museo Perot, cómodos en sus chaquetas de campo. Tykoski dijo que no podrá volver a verlos hasta que él y el equipo retiren la roca restante de los fósiles y comiencen su estudio.

"Puedes echar un vistazo a los regalos de Navidad", dijo Tykoski, "y luego tienes que guardarlos de nuevo".

El Museo Perot organizará un evento con más información sobre la excavación y los mosasaurios el jueves de 6 a 10 p.m. Para más información visita: https://www.perotmuseum.org/events/adults/thursdays-on-tap/

Etiquetas: Lagarto marinoMosasaurioTexas

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: