Este arrugado 'saco' sin ano probablemente no sea el ancestro más antiguo de los humanos. (¡Afortunadamente!)

Saccorhytus coronarius

El Saccorhytus está más estrechamente relacionado con los gusanos pene y los dragones de barro

Una criatura antigua que parece un "Minion enojado" sin ano está más estrechamente relacionada con los gusanos pene y los dragones de barro que con los humanos, sugiere un nuevo estudio.

Saccorhytus coronarius, de 500 millones de años, estuvo vinculado previamente a un grupo de animales llamados deuterostomas que produjeron vertebrados y humanos, lo que sugiere que fue nuestro antepasado más antiguo conocido.

Pero un nuevo equipo de investigación ha decidido que es un ecdisozoario, un grupo que incluye insectos e invertebrados marinos como gusanos pene (priapúlidos) y dragones de barro (Kinorhyncha), y que divergieron de un ancestro común a los humanos mucho más atrás en la historia evolutiva.

Los últimos hallazgos hacen una importante enmienda al árbol evolutivo y nuestra comprensión de cómo se desarrolló la vida, dijeron los investigadores.

El coautor del estudio, Philip Donoghue, profesor de paleobiología en la Universidad de Bristol en el Reino Unido, dijo que el equipo siempre confió en que S. coronarius necesitaba una reclasificación, pero bromeó con la idea de que era un alivio para algunos de sus colegas. "Estoy seguro de que algunas personas se sintieron aliviadas de que no descendamos de arrugados sacos de bolas", dijo.

La especie del Cámbrico temprano mide solo alrededor de 0,02 pulgadas (0,5 milímetros) de largo y se encuentra en microfósiles en la provincia de Shaanxi, en el noroeste de China. El equipo usó un tipo de acelerador de partículas llamado sincrotrón para producir detalladas imágenes de rayos X del fósil que revelaron microscópicos detalles sobre su plan corporal.

Saccorhytus coronarius fósil

Imagen: Fósil de Saccorhytus coronarius

La interpretación original de S. coronarius, publicada por primera vez en 2017, concluyó que los agujeros alrededor de su boca eran poros y potencialmente un precursor de las branquias. La nueva investigación concluyó que S. coronarius en realidad tenía espinas que salían a través de estos agujeros, que se rompieron durante la fosilización.

El equipo construyó un modelo digital en 3D de S. coronarius y lo comparó con diferentes grupos de animales, antes de ubicarlo entre los primeros ecdisozoos. Es un gran movimiento para la pequeña criatura y puede dar lugar a un debate científico.

Karma Nanglu, paleobióloga del Museo de Zoología Comparada de la Universidad de Harvard, que no participó en los estudios nuevos o de 2017, dijo que todavía hay espacio para la interpretación con S. coronarius. "No sé si iría tan lejos como para decir que esta es una corrección completa [de la investigación de 2017]", dijo. "Es una interpretación alternativa y creo que ambas son interesantes y dignas de debate".

Saccorhytus coronarius

Imagen: El dorso y el costado de Saccorhytus coronarius en un modelo digital 3D. (Crédito de la imagen: Philip Donoghue et al)

Nanglu describió que Saccorhytus tiene la trifecta de componentes que lo hacen muy difícil de interpretar. "Es viejo, es raro y es pequeño", dijo. Debido a estos factores, la comprensión principal puede cambiar con los detalles más pequeños.

"Estamos lidiando con un período de tiempo en el que la mayoría de los principales grupos de animales hacen su primera aparición en el registro fósil, ya sea en ese momento o poco después", dijo Nanglu. "Entonces, incluso las pequeñas interpretaciones de '¿Es esta una columna vertebral que se ha roto o es esta una verdadera abertura real en el animal' tienen enormes ramificaciones en la forma en que interpretamos los orígenes de estos grupos principales".

La falta de ano es una característica importante sin importar en qué grupo se encuentre Saccorhytus, ya que contribuye a la comprensión de cómo evolucionaron los planes corporales. La nueva investigación sugiere que los primeros ecdisozoos tenían una gama más amplia de diseños de planes corporales de lo que se pensaba anteriormente y puede haber más planes corporales esperando ser descubiertos.

S. coronarius podría haber pasado sus días atrapando presas en sedimentos en el fondo del mar, pero Donoghue señaló que los científicos aún tienen mucho más que aprender sobre estas antiguas criaturas.

"Todo lo que realmente sabemos es que son pequeños, tienen boca y no ano", dijo Donoghue. "Lo que sea que entrara en su boca tenía que salir de su boca después de que terminaron de procesarlo. Es una forma extraña de vivir, pero supongo que funcionó para ellos".

El estudio fue publicado en línea el miércoles (17 de agosto) en la revista Nature: Saccorhytus is an early ecdysozoan and not the earliest deuterostome

Etiquetas: SacoAnoAntepasadoHumano

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: