Aterrador ataque de megalodon a ballena revelado en fósiles de 15 millones de años

Ballena mordida por un megalodon

La ballena escapó, pero no ilesa

Hace unos 15 millones de años, en un cálido mar costero que cubría lo que ahora es el sur de Maryland, la superficie del océano estalló repentinamente en una violenta agitación cuando un tiburón del tamaño de un edificio de cinco pisos, el poderoso y enorme megalodon (Otodus megalodon), se lanzó sobre una ballena cerca de la superficie, apretando sus 250 dientes aserrados alrededor de la sección media de la ballena. Cuando la pareja que luchaba salió a la superficie en un sangriento salto, la fuerza del ataque dobló el lomo de la ballena y provocó una violenta fractura por compresión.

Ese es el escenario propuesto por los científicos que recientemente examinaron dos de las vértebras fracturadas de la ballena y un diente de megalodon, que se encontraron muy juntos en los acantilados Calvert de Maryland, un sitio que data de la época del Mioceno (hace 23 millones a 5,3 millones de años).

"Solo tenemos evidencia circunstancial, pero es evidencia circunstancial condenatoria", dijo Stephen J. Godfrey, curador de paleontología en el Museo Marino Calvert en Maryland y autor principal del estudio. "Así es como vemos que se desarrolla la historia", dijo Godfrey. "Aunque hay limitaciones a lo que podemos afirmar, y queremos que la evidencia hable por sí misma".

Los escasos restos de lo que probablemente era una ballena de 13 pies (4 metros), que data de hace unos 15 millones de años, fueron descubiertos inicialmente por Mike Ellwood, voluntario del Museo Marino de Calvert y coleccionista de fósiles. No fue posible determinar si el espécimen era una ballena dentada, una ballena barbada o incluso un gran delfín, pero no obstante Godfrey quedó cautivado al instante.

"En términos de los fósiles que hemos visto en Calvert Cliffs, este tipo de lesión es extremadamente rara", dijo. "La lesión fue tan desagradable, tan claramente el resultado de un grave trauma, que quería saber la historia de fondo".

Godfrey sospechó que podría aprender más al mirar dentro de las vértebras dañadas con tomografías computarizadas, y un hospital local se ofreció a ayudar a evaluar el fósil con modernas técnicas de imágenes médicas. Los escaneos mostraron una fractura por compresión de libro de texto, un tipo de ruptura en la que las vértebras se desmoronan y colapsan, que era tan distintivo en su patrón que era reconocible al instante.

"Cualquier radiólogo miraría esto y reconocería la patología", dijo Godfrey.

vértebra de ballena fracturada

Imagen: Una de las dos vértebras de ballena encontradas en Calvert Cliffs, con el fondo mostrando un extenso trauma que ocurrió durante la vida, no en la fosilización. (Crédito de la imagen: Imagen cortesía del Museo Marino de Calvert)

Los científicos también descubrieron que la membrana que rodea el hueso, conocida como periostio, había producido hueso nuevo después de la lesión. Independientemente de si el hueso perióstico se formó para reparar la herida, como sucede a menudo en los humanos, o como resultado de una infección o artritis, el crecimiento de hueso nuevo después de la lesión sugiere que la ballena vivió durante varias semanas después de sufrir la fractura.

Pero por convincente que pueda ser la hipótesis del megalodon, otros factores podrían haber fracturado las vértebras de la ballena hace millones de años. La megafauna marina extinta que no sea un megalodon, como su pariente cercano Otodus chubutensis, el falso tiburón mako (Parotodus benedenii), el tiburón blanco del Mioceno (Carcharodon hastalis) o incluso un cachalote macroraptorial (Physeteroidea), podría haber dado similares golpes de castigo. Incluso es posible que la ballena haya ingerido algas tóxicas y se haya convulsionado vigorosamente hasta que el animal prácticamente se rompiera la espalda, sugirieron los autores del estudio.

Pero Godfrey cree que un ataque de megalodon es la explicación más plausible. Por un lado, está la gran magnitud del trauma: una vértebra en realidad se desplazó hacia adentro por la fuerza de la otra vértebra que chocó contra ella. "Es muy exagerado en términos de violencia", dijo Godfrey, y agregó que es difícil imaginar que un ataque o convulsión tenga tanto impacto.

CT de la vértebra de ballena fracturada

Imagen: Una tomografía computarizada muestra daño a la vértebra y crecimiento óseo que tuvo lugar después de la lesión. (Crédito de la imagen: Imagen cortesía del Museo Marino de Calvert)

diente de megalodonY luego está el diente de megalodon, que se encontró junto a las vértebras. Un examen más detallado del diente reveló que su punta se rompió durante el Mioceno, probablemente después de golpear algo parecido al hueso. Y aunque es posible que un megalodon del Mioceno simplemente haya perdido su viejo diente mientras nadaba sobre el cadáver de una ballena muerta hace mucho tiempo, o lo perdió mientras cazaba una ballena herida y se alimentaba de sus restos, es tentador reconstruir una escena en la que depredador ápice del día perdió la presa y finalmente perdió el diente mientras realizaba la fractura por compresión.

Imagen derecha: diente anterior inferior en vista labial de Otodus megalodon. Este diente se encontró tocando una de las dos vértebras patológicas de la ballena. Observa la fractura por astillado que marca la punta del diente. La barra de escala blanca equivale a 10 mm.

"No conocemos el repertorio completo de técnicas depredadoras que podría haber empleado el megalodon, pero es posible que, como los tiburones vivos, emboscaran a sus presas desde abajo", dijo Godfrey. Durante un salto de alta energía con una presa entre sus fauces, explicó, el megalodon podría haber flexionado fácilmente la columna vertebral de la ballena contra la gravedad con la fuerza suficiente para crear las lesiones observadas.

Pero Godfrey no descarta explicaciones alternativas. "Nuestro artículo cubre la amplitud y el alcance de las condiciones que podrían haber causado este tipo de daño y, con suerte, eso impulsará más investigaciones", dijo. "Estas son historias asombrosas. Tenemos la oportunidad de contar la historia inicial, pero aún está por verse si esa resulta ser la mejor explicación".

Los investigadores describieron las lesiones de la ballena, y lo que podría haberlas causado, en un nuevo estudio, publicado en línea el 25 de agosto en la revista Palaeontologia Electronica: A Miocene cetacean vertebra showing a partially healed longitudinal shear-compression fracture, possibly the result of domoic acid toxicity or failed predation

Etiquetas: AtaqueMegalodonBallena

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: