Gusano acorazado revela la ascendencia de tres grandes grupos de animales

gusano acorazado Wufengella
Una reconstrucción de cómo se habría visto Wufengella en vida. Crédito: Ilustración realizada por Roberts Nicholls, Paleocreations.com

Denominado Wufengella, pertenece a un grupo de fósiles del Cámbrico

Un equipo internacional de científicos, incluidos los de las Universidades de Bristol y Oxford, y el Museo de Historia Natural, han descubierto que un gusano fosilizado bien conservado que data de hace 518 millones de años se parece al antepasado de tres grupos principales de animales vivos.

Con media pulgada de largo, el gusano fósil, llamado Wufengella y desenterrado en China, era una criatura rechoncha cubierta con una densa matriz de placas superpuestas regularmente en su lomo, perteneciente a un grupo extinto de organismos con caparazón llamados tommotidos.

Rodeando la armadura asimétrica había un cuerpo carnoso con una serie de lóbulos aplanados que sobresalían de los lados. Manojos de cerdas emergían del cuerpo entre los lóbulos y la armadura. Los muchos lóbulos, los manojos de cerdas y la variedad de caparazones en la parte posterior son evidencia de que el gusano estaba originalmente serializado o segmentado, como una lombriz de tierra.

El coautor del estudio, el Dr. Jakob Vinther, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Bristol, dijo: "Parece la improbable descendencia entre un gusano de cerdas y un molusco quitón (Polyplacophora). Curiosamente, no pertenece a ninguno de esos grupos".

El reino animal consta de más de 30 planes corporales principales categorizados como phyla (filo en español). Cada filo alberga un conjunto de características que los diferencian unos de otros. Solo unas pocas características se comparten en más de un grupo, lo que es un testimonio de la tasa de evolución muy rápida durante la cual se originaron estos grandes grupos de animales, llamada Explosión Cámbrica, hace unos 550 millones de años.

Los braquiópodos son un filo que superficialmente se asemejan a los bivalvos (como las almejas) por tener un par de caparazones y vivir adheridos al lecho marino, las rocas o los arrecifes. Sin embargo, al mirar dentro, los braquiópodos se revelan muy diferentes en muchos aspectos. De hecho, los braquiópodos filtran el agua utilizando un par de tentáculos plegados en un órgano con forma de herradura.

Tal órgano se llama lofóforo y los braquiópodos comparten el lofóforo con otros dos grupos principales llamados forónidos ("gusanos de herradura") y briozoos ("animales de musgo"). Los estudios moleculares, que reconstruyen árboles evolutivos usando secuencias de aminoácidos, concuerdan con la evidencia anatómica de que los braquiópodos, briozoos y foronídeos son los parientes vivos más cercanos entre sí, un grupo llamado Lophophorata por su órgano de alimentación por filtración.

fósil y dibujo del gusano acorazado Wufengella

Imagen: El fósil Wufengella y un dibujo que describe los principales componentes del organismo. Crédito: Jakob Vinther y Luke Parry

El coautor, el Dr. Luke Parry, de la Universidad de Oxford, agregó: "Wufengella pertenece a un grupo de fósiles del Cámbrico que es crucial para comprender cómo evolucionaron los lofoforados. Se llaman tommotidos, y gracias a estos fósiles hemos podido comprender cómo evolucionaron los braquiópodos para tener dos caparazones de antepasados ​​con muchas placas parecidas a caparazones dispuestas en un cono o tubo".

"Sabemos desde hace mucho tiempo acerca de este grupo de tommotidos llamado camenellans. Los paleontólogos han pensado que esos caparazones estaban adheridos a un organismo ágil, arrastrándose, en lugar de estar fijos en un lugar y alimentarse con un lofóforo".

El equipo, formado por paleontólogos de la Universidad de Bristol, la Universidad de Yunnan, el Museo de Historia Natural de Chengjiang, la Universidad de Oxford, el Museo de Historia Natural de Londres y el Museo Nacional de Historia Natural de París, demuestra que Wufengella es un tommotido camenellan completo, lo que significa que revela cómo era el ancestro agusanado largamente buscado de los lofoforados.

El Dr. Parry agregó: "Cuando me quedó claro por primera vez qué era este fósil que estaba mirando bajo el microscopio, no podía creer lo que veía. Este es un fósil sobre el que a menudo hemos especulado y esperábamos que algún día lo viéramos".

Si bien el fósil cumple la predicción paleontológica de que el linaje ancestral de los lofoforados era un gusano ágil y acorazado, la apariencia de su anatomía blanda trae a colación algunas hipótesis sobre cómo los lofoforados pueden estar relacionados con los gusanos segmentados.

los tommotidos en el árbol de la vida

Imagen: Un resumen esquemático de cómo los tommotidos nos informan sobre la evolución de los planes corporales a lo largo del árbol de la Vida. Crédito: Luke Parry

El Dr. Vinther dijo: "Los biólogos habían observado durante mucho tiempo cómo los braquiópodos tienen múltiples cavidades corporales emparejadas, estructuras renales únicas y haces de cerdas en la espalda como larvas. Estas similitudes los llevaron a ver cuán cerca se parecen los braquiópodos a los gusanos anélidos".

"Ahora podemos ver que esas similitudes son reflejos de la ascendencia compartida. El ancestro común de lofoforados y anélidos tenía una anatomía más parecida a la de los anélidos".

"En algún momento, el ancestro tommotido de los lofoforados se volvió sésil y evolucionó para alimentarse en suspensión (atrapar partículas suspendidas en el agua). Luego, un largo cuerpo de gusano con numerosas unidades corporales repetidas se volvió menos útil y se redujo".

El coautor Greg Edgecombe del Museo de Historia Natural dijo: "Este descubrimiento destaca cuán importantes pueden ser los fósiles para reconstruir la evolución. Obtenemos una imagen incompleta al observar solo a los animales vivos, con los relativamente pocos caracteres anatómicos que se comparten entre los diferentes filos. Con fósiles como Wufengella, podemos rastrear cada linaje hasta sus raíces, dándonos cuenta de cómo alguna vez se veían completamente diferentes y tenían modos de vida muy diferentes, a veces únicos y a veces compartidos con parientes más lejanos".

Los hallazgos se informan hoy en la revista Current Biology: A Cambrian tommotiid preserving soft tissues reveals the metameric ancestry of lophophorates

Etiquetas: GusanoAcorazadoFilo

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: