updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Peces prehistóricos mordían con más potencia que el Tiburón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dunkleosteus terrelli

El Dunkleosteus terrelli era grande. Enorme.

Es probable que mordieran con el doble de la fuerza de un tiburón

Dunkleosteus terrelli Los científicos dicen que el "Dunkleosteus terrelli" podría haber sido "el primer rey de la bestias marinas". El pez prehistórico tenía 33 pies de largo (11 metros) y pesaba hasta cuatro toneladas. Tenía las mandíbulas en forma de hoja, una característica para desgarrar la carne de las presas que los tiburones aún no habían desarrollado.

Ahora los científicos han aprendido que el Dunkleosteus tenía las mandíbulas más poderosas que nunca tuviera ningún pez, su mordedura rivaliza con la de T. rex y los moderno caimanes.

La criatura vivió hace 400 millones de años.

"El Dunkleosteus fue capaz de devorar cualquier cosa en su entorno", dijo el líder del estudio, Philip Anderson, del Departamento de Ciencias Geofísicas de la Universidad de Chicago.

Rápido y potente

Los científicos ya sabían que el Dunkleosteus fue el depredador dominante de su tiempo.

Sin embargo, Anderson y Mark Westneat, mantenedor de la sección de peces en el Field Museum de Chicago, usaron un fósil de la criatura para hacer un modelo informático de sus músculos y su mordedura, llegando a la conclusión que podría apretar con 1.100 libras de fuerza, que se traduce en 8.000 libras por pulgada cuadrada en la punta de un colmillo.

Y era rápido, abriendo sus fauces en uns sóla cincuentena de segundo. Esa acción habría creado una succión para llevar la presa hasta su boca.

Los peces suelen tener una mordida poderosa o una mordedura rápida, pero no ambos, dijeron los investigadores.

El Dunkleosteus fue una de muchas especies de placodermos, un grupo diverso de peces acorazados que dominaban los ecosistemas acuáticos durante el período Devónico, hace 415 millones a 360 millones de años. La poderosa mordedura de la bestia le habría permitido alimentarse de otras criaturas acuáticas blindadas de aquella época, incluidos los tiburones y artrópodos.

Si el Dunkleosteus hubiera logrado sobrevivir, aún sería considerado hoy como un depredador temible.

"Si se pudiera organizar una batalla entre un tiburón blanco de 20 pies de largo ... y un Dunk de tamaño máximo, yo apostaría por el Dunk", dijo Westneat.