Sobre los orígenes de los peces de arrecife

pez boca de flauta
Los peces boca de flauta surgieron hace aproximadamente 65 millones de años, a la sombra del impacto del asteroide que mató a los dinosaurios no aviares. Foto de WaterFrame

Fósiles extraídos de la cantera de una antigua ciudad maya revelan el amanecer de los peces de arrecife

Hace sesenta y seis millones de años, un asteroide de casi 10 kilómetros de ancho se estrelló contra lo que ahora es la Península de Yucatán en México. El impacto prendió fuego a vastas extensiones del planeta. El hollín y el polvo ahogaron la Tierra.

A medida que el mundo ardía, se desplomaron las temperaturas en el océano y las criaturas que alguna vez gobernaron, incluidos los ammonites, los plesiosaurios y los mosasaurios, se extinguieron, junto con el 80 por ciento de las otras especies animales del planeta.

En el vacío floreció una nueva vida.

En tres millones de años, prosperaban nuevas especies de peces en un arrecife de algas similares a corales y grandes almejas tuberosas a solo 500 kilómetros del cráter del asteroide. Un día, uno de estos peces, de alargado hocico y delicado y esbelto cuerpo, murió. Se hundió en el lecho marino arenoso donde, junto con otros animales, la huella de su esqueleto se comprimió en piedra caliza.

impacto asteroide de Chicxulub

Imagen: Los fósiles de peces de Palenque, México, fueron depositados en el Paleoceno Inferior (hace 62–66 millones de años). Este sitio se encuentra aproximadamente a 500 kilómetros del sitio del impacto del asteroide Chicxulub que desencadenó la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno hace 66 millones de años.

El océano retrocedió y, en el siglo VII, los constructores mayas que construían templos en la ciudad estado de Palenque comenzaron a extraer rocas llenas de fósiles del ahora seco lecho marino. Las criaturas petrificadas vinieron a informar las creencias mayas sobre un mundo anterior destruido por incendios e inundaciones. Una losa impresa con peces fue llevada al palacio, donde fue pintada y adornada con yeso. Los residentes de Palenque usaron otros fósiles, incluidos dientes de megalodón y espinas de rayas, como herramientas de corte o los enterraron con los muertos.

Pero el esqueleto del pez de hocico largo quedó enterrado en la cantera.

Cuando Palenque, como muchas ciudades estado mayas, se derrumbó en el siglo X, sus templos y sus fósiles fueron abandonados y tragados por la selva. Permanecieron olvidados hasta que los colonos españoles comenzaron a estudiar el sitio en el siglo XIX. Pero no fue hasta la década de 2000 que los investigadores examinaron más de cerca las impresiones en la piedra caliza.

ruinas de Palenque

Imagen: Los mayas desenterraron peces fosilizados, tiburones, rayas y otras criaturas antiguas mientras extraían piedra caliza para construir Palenque. Foto de Jordi Cami

Los fósiles de peces encontrados en Palenque eran de especies que nunca se habían visto antes. "Era como el guion de una película", dice el biólogo marino David Bellwood de la Universidad James Cook en Australia, quien fue contratado para ayudar a identificar los peces fosilizados. "Los encontramos en las tapas de las tumbas".

Pero el descubrimiento más impactante se produjo después de que los paleontólogos rastrearan la piedra caliza hasta la cantera de la que se desenterró originalmente.

Allí, después de milenios enterrado en piedra, el pez de hocico largo finalmente vio la luz y cambió nuestra comprensión de la evolución de los peces.

Los investigadores identificaron al pez como un pez boca de flauta, una especie cuyos descendientes viven en los arrecifes de coral modernos. Docenas de otros fósiles extraídos de la cantera incluían otras dos familias de peces de arrecife: damisela y mero.

Bellwood y sus colegas muestran en un nuevo estudio que estos fósiles representan los primeros ejemplos conocidos de peces de arrecife encontrados en cualquier parte de la Tierra. Hoy, pensamos en el mero, el boca de flauta y el pez damisela como peces de arrecife de coral. Pero estos grupos en realidad surgieron en un mundo anterior al coral moderno, que no aparecería en escena hasta dentro de 29 millones de años.

fósiles de Palenque

Imagen: Un examen más detallado de las canteras de donde procedían las losas reveló peces fósiles que pueden ser parte del conjunto de peces de arrecife moderno más antiguo, por ejemplo, Paleoserranus lakamhae (Serranidae; c), Eekaulostomus cuevasae (Aulostomoidea; d) y Chaychanus gonzalezorum (Pomacentridae). Fotografías: Kleyton M. Cantalice

Antes de este descubrimiento, la evidencia más antigua de peces de arrecife era de hace unos 50 millones de años: fósiles extraídos de lo que ahora es Monte Bolca en el norte de Italia. Con base en la diversidad representada en esos fósiles italianos, algunos científicos sospecharon que los peces de arrecife probablemente emergieron antes, más cerca del impacto del asteroide. Pero nunca se han encontrado fósiles de ese período. Los especímenes de la cantera de Palenque, que datan de hace entre 65 y 63 millones de años, ayudan a llenar ese vacío.

Aunque el mero, el boca de flauta y el pez damisela son las únicas familias existentes representadas en los fósiles de Palenque, Bellwood cree que la mayoría de los otros peces de arrecife probablemente evolucionaron en la misma época. El estudio también sugiere que los peces de arrecife surgieron en el Océano Atlántico occidental, en lugar del antiguo Océano Tethys, cerca de la actual Italia, como habían pensado los científicos.

"Estos depósitos de fósiles son realmente importantes para comprender la historia de los peces de los arrecifes de coral", dice David Wainwright, biólogo evolutivo de la Universidad de California, Davis, que no participó en la investigación.

Wainwright señala que este estudio probablemente no sea la última palabra sobre los orígenes de los peces de arrecife. "Probablemente encontremos otro fósil que sea aún más antiguo", dice, tal vez incluso uno anterior al impacto del asteroide.

Bellwood, por su parte, está entusiasmado con lo que aún puede estar escondido en las canteras de Palenque. Las excavaciones futuras podrían arrojar aún más fósiles que desentrañarán aún más la historia de los ecosistemas de arrecifes de coral. "Teóricamente, podría haber todo tipo de fósiles allí", dice. "Podría ser simplemente un pequeño lugar mágico".

El estudio se publicó recientemente en BioScience: Rising from the Ashes: The Biogeographic Origins of Modern Coral Reef Fishes

Etiquetas: OrigenPez de arrecifeCiudad MayaMéxico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: