Antiguo y extraño artrópodo tenía apéndices tachonados de púas y una cola llena de 'cuchillas'

Innovatiocaris maotianshanensis
Reconstrucción artística tridimensional del Innovatiocaris maotianshanensis (producida por Yang Dinghua, dirigida por Zeng Han y Zhao)

Sugiere una diversidad temprana en un grupo de artrópodos marinos del Cámbrico llamados radiodontes

Imagina una criatura con la forma de una escobilla de baño deslizándose por el lecho marino hace unos 500 millones de años, cerca de lo que ahora es el suroeste de China.

Ahora imagina esa escobilla de baño con ojos saltones moviéndose desde unos prominentes pedúnculos; un par de apéndices en forma de brazos revestidos de púas; y una aleta de cola con largas y amplias paletas, y tendrás una imagen bastante buena de un raro animal recién descrito que vivió durante el período Cámbrico (hace 541 millones a 485,4 millones de años).

Los científicos encontraron los especímenes fósiles, uno de los cuales era un juvenil casi completo, en 1990 en Chengjiang Lagerstätte, un sitio en la provincia china de Yunnan. El individuo juvenil mide casi 15 centímetros de largo y aproximadamente 5 cm de ancho, y pertenece a un grupo de artrópodos ancestrales extintos que habitaban en el océano llamados radiodontes.

Inicialmente, los investigadores identificaron al raro animal como una especie de radiodonte previamente conocida. (El grupo recibe su nombre del anillo circular de dientes que rodea la boca de los animales). Sin embargo, el par de extremidades puntiagudas más frontales del fósil, conocidas como apéndices predadores (raptorial appendages en inglés), diferían de todos los demás radiodontes, lo que llevó a una reevaluación reciente de los fósiles, dijo el autor principal del estudio, Han Zeng, profesor asistente en el Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing en la Academia de Ciencias de China.

Aunque los radiodontes tienen planes corporales similares, las especies "se distinguen principalmente por sus diversas formas de apéndices predadores", y los del fósil eran tan únicos que los investigadores determinaron que no solo era una nueva especie sino un género previamente desconocido, dijo Zeng.

Llamaron a la extraña especie Innovatiocaris maotianshanensis, con el nombre del género proveniente de las palabras latinas para "innovación" y "cangrejo" y el nombre de la especie haciendo referencia a Maotianshan, el lugar en Chengjiang donde se descubrieron los fósiles, según el estudio. Cuando vivía, la especie era uno de los depredadores más temibles del océano; de hecho, los radiodontes se encuentran entre los depredadores gigantes más antiguos de la Tierra, dijo Zeng.

fósil de Innovatiocaris maotianshanensisImagen derecha: Innovatiocaris maotianshanensis recibió su nombre de Maotianshan (Monte Maotian), la montaña en Yunnan, China, donde se descubrió el fósil completo. (Crédito de la imagen: cortesía de Han Zeng)

"Su aparición en el Cámbrico temprano, hace unos 520 millones de años, indicó la formación de redes alimentarias y ecosistemas marinos complejos", explicó. "Además de su importancia ecológica, el radiodonte tiene una morfología muy extraña que ha desconcertado a los científicos durante más de un siglo desde sus primeros descubrimientos de fósiles en la década de 1880".

Los radiodontes tienen una forma tan extraña que, durante décadas, los paleontólogos identificaron las partes aisladas de su cuerpo como pertenecientes a una amplia gama de grupos de animales. Algunos de los raros parientes radiodontes de este animal recién descrito tenían la boca hacia atrás y trompas con puntas de garras, mientras que otros se parecían al Halcón Milenario en las películas de "Star Wars" o succionaban presas como un aspirador.

No fue hasta la década de 1980, cuando los científicos encontraron los primeros fósiles de radiodontes completos, que los investigadores finalmente resolvieron su clasificación del grupo "como un linaje ancestral de artrópodos", dijo Zeng.

En I. maotianshanensis, "los espinosos apéndices predadores indican la depredación de presas relativamente grandes", mientras que sus grandes ojos insinúan que tenía buena visión, dijo Zeng. Las branquias y las aletas a lo largo de su tronco probablemente se usaron para respirar y nadar, mientras que las estructuras de la cola lo ayudaron a girar y maniobrar. "En general, estas estructuras corporales hicieron de este animal un depredador activo", dijo Zeng.

I. maotianshanensis ofrece nuevas e intrigantes pistas sobre estos ancestros esquivos y peculiares artrópodos. Pero con cada nuevo descubrimiento de radiodonte fósil, surgen nuevas preguntas sobre la ecología y la evolución del grupo a lo largo de sus 120 millones de años de historia, como cuántas especies había, cómo cazaban y se alimentaban de sus presas en el océano y cómo evolucionaron, dijo Zeng.

Como género recién descubierto, "Innovatiocaris sugiere la presencia de un nuevo linaje evolutivo entre Radiodonta", lo que sugiere que todavía queda mucho por descubrir sobre la diversidad y la historia evolutiva del grupo, dijo Zeng. "Los próximos nuevos fósiles de Radiodonta sin duda nos dirán más", dijo.

Los investigadores informaron de los hallazgos el 7 de septiembre en el Journal of the Geological Society: Innovatiocaris, a complete radiodont from the early Cambrian Chengjiang Lagerstätte and its implications for the phylogeny of Radiodonta

Etiquetas: ArtrópodoRadiodonte

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: