Fósiles en Marruecos ayudan a vincular especies de antiguas ballenas

Antaecetus aithai

Evolución de las criaturas terrestres que evolucionaron hasta convertirse en ballenas modernas

Tres investigadores, uno de la Universidad de Michigan y los otros dos de la Universidad de Casablanca, han encontrado un cráneo y un esqueleto parcial en Marruecos que sugieren vincular varias especies de antiguas ballenas.

En su artículo Philip Gingerich, Ayoub Amane y Samir Zouhri describen los fósiles y cómo vinculan la evolución de las criaturas terrestres que evolucionaron hasta convertirse en ballenas modernas.

Los fósiles encontrados por los investigadores datan de hace aproximadamente 40 millones de años (durante el Eoceno) y se identificaron como un miembro de los basilosáuridos, una familia de antiguas ballenas que vivían en tierra pero habían desarrollado múltiples adaptaciones acuáticas, como aletas. Investigaciones anteriores han demostrado que vivían en lo que ahora es África, América del Norte y Europa.

fósiles de Antaecetus aithaiImagen derecha: Fósiles de Antaecetus aithai. El cráneo se muestra en rojo y los dientes (etiquetados de I1 a M2) se muestran en marrón. Las vértebras se muestran en azul, las costillas izquierdas en naranja y las costillas derechas en amarillo.

Eventualmente (durante los siguientes 5 millones de años) evolucionaron para convertirse en ballenas modernas. Pero los investigadores observaron en los fósiles diferencias que conectan varios tipos de ballenas que pertenecían a la especie Antaecetus, como Pachycetus paulsonii y Pachycetus wardii. Las diferencias fueron lo suficientemente grandes como para darle al fósil su propio género, Antaecetus aithai. El rasgo principal que lo diferenciaba de los demás era su cráneo comparativamente pequeño.

Pachycetus wardii

Imagen: Innominados de Pachycetus wardii comparados con los de Basilosaurus isis.

Los investigadores señalan que se sabía que los miembros de la especie tenían gruesos y densos huesos que insinúan musculatura, pero también sugieren que eran nadadores relativamente lentos y no ágiles en el agua. Se ha teorizado que debido a que todavía estaban evolucionando de animales terrestres a criaturas marinas, es probable que tuvieran una gran capacidad pulmonar.

En conjunto, estos atributos sugieren que la especie probablemente habría pasado la mayor parte de su tiempo en el lecho marino cerca de la costa. Y probablemente se habrían parecido más a los manatíes que a las ballenas. Una diferencia importante entre ellos y los manatíes modernos, señalan los investigadores, habría sido su dieta.

Los manatíes modernos comen plantas. Las especies de Antaecetus habrían sido depredadores, probablemente consumiendo criaturas de cuerpo blando y movimiento lento que vivían en el lecho marino o cerca de él. Por lo tanto, probablemente habrían tenido que atrapar a sus presas mediante una emboscada, en lugar de perseguirlas.

La investigación ha sido publicada en la revista de acceso abierto PLOS ONE: Skull and partial skeleton of a new pachycetine genus (Cetacea, Basilosauridae) from the Aridal Formation, Bartonian middle Eocene, of southwestern Morocco

Etiquetas: FósilBallenaEvolución

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo