Descubierto en una remota isla ártica el ictiosaurio más antiguo conocido por la ciencia

ictiosaurio de Spitsbergen
Impresión artística del ictiosaurio en su hábitat. (Esther van Hulsen)

Los ictiosaurios se parecían mucho a los modernos delfines

Los huesos encontrados en la remota isla ártica de Spitsbergen sugieren que los antiguos reptiles marinos conocidos como ictiosaurios vagaron por los océanos de la Tierra durante mucho más tiempo de lo que pensábamos.

Con una fecha de hace 250 millones de años, los restos representan la evidencia más antigua de ictiosaurios que jamás hayamos visto. Además, la especie representada por los huesos ya era grande y estaba bien adaptada a la vida marina, antes de que se pensara que la forma de ictiosaurio emergió al mundo.

Esto sugiere que nuestra línea de tiempo para los ictiosaurios podría necesitar ser reconsiderada. Es posible que hayan aparecido antes de la extinción masiva del final del Pérmico que tuvo lugar hace 251,9 millones de años, en lugar de evolucionar como resultado del evento como se ha sugerido.

"Estos tetrápodos marinos pioneros", escribe un equipo de paleontólogos dirigido por Benjamin Kear de la Universidad de Uppsala en Suecia, "ahora pueden reformularse como sobrevivientes de extinción masiva en lugar de sucesores ecológicos dentro de las primeras comunidades de depredadores marinos del Mesozoico".

Zona montañosa en Spitsbergen

Imagen: Zona montañosa en Spitsbergen con muchos fósiles. Foto: Benjamín Kear

Los ictiosaurios eran un grupo de animales que se parecían mucho a los modernos delfines, si los delfines fueran lagartos acuáticos gigantes en lugar de mamíferos. Evolucionaron a partir de criaturas terrestres que regresaron al mar en el Triásico Inferior, prosperando hasta el Cretácico Superior, cuando un clima cambiante y la lentitud para adaptarse pusieron fin a su tiempo hace unos 95 millones de años.

A pesar de sus orígenes terrestres, los reptiles se adaptaron rápidamente a la vida en el agua: sus patas se convirtieron en aletas, sus hocicos se alargaron y se llenaron de dientes para atrapar peces, y sus huesos se volvieron esponjosos como los de los cetáceos modernos.

Afortunadamente para nosotros, el registro fósil es rico en restos de ictiosaurios, lo que brinda a los paleontólogos una gran cantidad de información para rastrear su línea de tiempo. Ese registro había sugerido previamente que los ictiosaurios surgieron después de la extinción masiva del final del Pérmico, hace unos 249 millones de años.

La aparición de nuevas formas y funciones no es inesperada tras una extinción masiva. Los nichos ecológicos se vacían, dejando a los organismos sobrevivientes la oportunidad de cambiarlos y ocuparlos. Durante un tiempo, los ictiosaurios estuvieron entre los depredadores más eficientes que nadaban en los océanos del mundo.

Sin embargo, un afloramiento rocoso en Spitsbergen podría cambiar esta historia de su origen. Allí, en el valle conocido como Flowerdalen, la erosión ha tallado las montañas para descubrir la roca que fue un lecho marino hace millones de años, con un catálogo fosilizado de las criaturas que vivieron allí: anfibios, celacantos, tiburones y peces.

En 2014, los paleontólogos desenterraron varios elementos de interés y los enviaron a la Universidad de Uppsala para su identificación y análisis. Entre ellos había elementos que nadie esperaba ver en lechos de fósiles de 250 millones de años: 11 vértebras de cola articuladas de un ictiosaurio adulto.

vértebras del ictiosaurio de Spitsbergen

Imagen: Reconstrucción por tomografía computarizada de una de las vértebras que revela la estructura esponjosa del hueso. (Øyvind Hammer y Jørn Hurum)

Tampoco es un espécimen de 'prototipo de ictiosaurio' progenitor temprano. Los fósiles se parecían a los huesos de ictiosaurios que llegaron mucho más tarde en la historia, completados con una composición esponjosa de tetrápodos marinos. También indicaron que el animal era bastante grande y bien formado.

En otras palabras, ya estaba completamente adaptado a la vida como un reptil marino dentro de los 2 millones de años posteriores a los últimos días de la extinción masiva del final del Pérmico. Dado que se pensaba que los reptiles marinos tardarían entre 1,7 y 17,7 millones de años en divergir, es posible que los ictiosaurios se hayan infiltrado en los océanos del mundo mucho antes del evento de extinción más grande en la historia de la Tierra. Una vez que la extinción masiva del final del Pérmico acabó con aproximadamente el 81 por ciento de las especies marinas del planeta, los ictiosaurios ya estaban preparados para hacerse cargo.

"Proponemos que estos reptiles marinos preludiales probablemente evolucionaron antes de la extinción masiva del final del Pérmico", escriben los investigadores, "pero experimentaron una oportunista diversificación de nicho trófico y una diferenciación ecológica en hábitats dominados por anfibios de aguas menos profundas frente a hábitats dominados por ictiopterigios de aguas más profundas durante la dispersión naciente de tetrápodos oceánicos en el Triásico temprano".

Los paleontólogos ahora buscarán en Spitsbergen y en otros lugares para ver si pueden encontrar más evidencia de esta línea de tiempo revisada del ictiosaurio.

El descubrimiento ha sido detallado en Current Biology: Earliest Triassic ichthyosaur fossils push back oceanic reptile origins

Etiquetas: IctiosaurioAntiguo

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo