Fósiles 'dorados' revelan los orígenes de su excepcional conservación

fósiles dorados de amonites
Fósil de amonites procedente de la cantera de Ohmden, Posidonia Shale lagerstatte. Crédito: Sinjini Sinha/ Escuela Jackson de Geociencias de la Universidad de Texas en Austin.

Se remontan a hace 183 millones de años e incluyen raros especímenes de cuerpo blando

No es oro todo lo que reluce, ni siquiera oro de tontos en el caso de los fósiles.

Un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad de Texas en Austin y sus colaboradores descubrió que muchos de los fósiles del esquisto de posidonia de Alemania no obtienen su brillo de la pirita, comúnmente conocida como oro de los tontos, que durante mucho tiempo se pensó que era la fuente del brillo. En cambio, el tono dorado proviene de una mezcla de minerales que insinúa las condiciones en las que se formaron los fósiles.

El descubrimiento es importante para comprender cómo se formaron los fósiles, que se encuentran entre los especímenes de vida marina mejor conservados del mundo del Jurásico temprano, y el papel que tuvo en su formación el oxígeno en el medio ambiente.

"Cuando vas a las canteras, las amonitas doradas se asoman de las losas de esquisto negro", dijo el coautor del estudio Rowan Martindale, profesor asociado de la Escuela Jackson de Geociencias de la UT. "Pero sorprendentemente, nos resultó difícil encontrar pirita en los fósiles. Incluso los fósiles que parecían dorados, se conservan como minerales de fosfato con calcita amarilla. Esto cambia drásticamente nuestra visión de este famoso depósito de fósiles".

Drew Muscente, ex profesor asistente en Cornell College y ex investigador postdoctoral de la Escuela Jackson, dirigió el estudio.

fósiles dorados de amonitesImagen derecha: Fósiles de ammonites dorados en la cantera de Ohmden. Crédito: Rowan Martindale/Escuela Jackson de Geociencias de la Universidad de Texas en Austin.

Los fósiles de Posidonia Shale se remontan a hace 183 millones de años e incluyen raros especímenes de cuerpo blando como embriones de ictiosaurio, calamares con sacos de tinta y langostas. Para obtener más información sobre las condiciones de fosilización que condujeron a una tan exquisita conservación, los investigadores colocaron docenas de muestras bajo microscopios electrónicos de barrido para estudiar su composición química.

"No podía esperar para ponerlos en mi microscopio y ayudar a contar su historia de conservación", dijo el coautor Jim Schiffbauer, profesor asociado del Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Missouri, quien manejó algunas de las muestras más grandes.

Los investigadores encontraron que, en todos los casos, los fósiles estaban compuestos principalmente de minerales de fosfato, aunque la roca de esquisto negro circundante estaba salpicada de grupos microscópicos de cristales de pirita, llamados framboides.

"Pasé días buscando los framboides en el fósil", dijo el coautor Sinjini Sinha, estudiante de doctorado en la Escuela Jackson. "Para algunos de los especímenes, conté 800 framboides en la matriz, mientras que tal vez había tres o cuatro en los fósiles".

Es importante el hecho de que la pirita y el fosfato se encuentren en diferentes lugares de los especímenes porque revela detalles clave sobre el entorno de fosilización. La pirita se forma en ambientes anóxicos (sin oxígeno), pero los minerales de fosfato necesitan oxígeno. La investigación sugiere que aunque un fondo marino anóxico preparó el escenario para la fosilización, manteniendo a raya la descomposición y los depredadores, se necesitó un pulso de oxígeno para impulsar las reacciones químicas necesarias para la fosilización.

fósiles de ictiosaurios

Imagen: Estudiantes de geociencias de la Universidad de Texas en Austin con especímenes de ictiosaurio del esquisto de Posidonia. Crédito: Rowan Martindale

Estos hallazgos complementan investigaciones anteriores realizadas por el equipo sobre las condiciones geoquímicas de sitios conocidos por sus depósitos de fósiles excepcionalmente conservados, llamados konservat-lagerstätten. Sin embargo, los resultados de estos estudios contradicen las teorías de larga data sobre las condiciones necesarias para la conservación excepcional de fósiles en la Posidonia Shale.

"Durante mucho tiempo se pensó que la anoxia provocaba una conservación excepcional, pero no ayuda directamente", dijo Sinha. "Ayuda a hacer que el entorno sea propicio para una fosilización más rápida, lo que conduce a la conservación, pero es la oxigenación lo que mejora la conservación".

Resulta que la oxigenación, y el fosfato y los minerales que lo acompañan, también mejoraron el brillo del fósil.

La investigación fue publicada en Earth Science Reviews: What role does anoxia play in exceptional fossil preservation? Lessons from the taphonomy of the Posidonia Shale (Germany)

Etiquetas: Fósil doradoConservación

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo