Emocionantes ideas sobre el desarrollo sexual de un extinto reptil marino

reptil marino Keichousaurus
Un par de Keichousaurus hui (un sauropterygian) nadan en las aguas costeras poco profundas del Triásico Medio de China. Keichousaurus era sexualmente dimórfico. Los machos tenían extremidades anteriores más grandes y más largas y robustas (centro) que las hembras (arriba a la izquierda)

Descubren dimorfismo sexual en el tejido óseo del Keichousaurus

Los esqueletos fósiles han fascinado durante mucho tiempo a los investigadores como una ventana a la prehistoria. Pero actualmente se sabe poco sobre los detalles del desarrollo sexual en criaturas extintas. Un equipo internacional de investigadores de China, Alemania y Japón, con una importante participación de la Universidad de Bonn, informa sobre la pubertad del Keichousaurus, un pequeño reptil vivíparo marino que vivió hace unos 240 millones de años en lo que hoy es China.

Las astas de venado, las plumas de pavo real y la melena de león se conocen como expresión del dimorfismo sexual. Estas son características físicas claramente diferentes entre los sexos de una especie. Estas diferencias visualmente perceptibles generalmente aparecen solo después de que el animal alcanza la edad adulta y brindan importante información para comprender el crecimiento y la reproducción.

En el mundo animal actual, el "dimorfismo sexual" suele aparecer en la pubertad, lo que representa el logro de la capacidad reproductiva o la madurez sexual. Sin embargo, en algunas especies, especialmente reptiles, es difícil detectar el inicio de la madurez sexual. Las diferencias entre los sexos generalmente aparecen aquí solo en el color o el tamaño del cuerpo. Ambos son difíciles de demostrar a partir de fósiles.

El presente estudio se centró en el Keichousaurus, una especie descubierta en los sedimentos del Triásico, que data de hace unos 240 millones de años, en el suroeste de China. Esta especie es conocida por su gran número de ejemplares, incluidos ejemplares con embriones, y su evidente dimorfismo sexual. Por ejemplo, los machos de esta especie crecieron significativamente más que las hembras.

pareja de KeichousaurusImagen derecha: Reconstrucción artística de dos Keichousaurus. Crédito: Takumi

Además, los machos adultos de Keichousaurus tienen huesos de la parte superior del brazo (húmeros) mucho más robustos, que también se ven bastante diferentes a los de las hembras. En sección transversal, el húmero de un macho es triangular y el de una hembra es redondo-ovalado.

Los estudios del tejido óseo indican ahora una deposición diferencial en los machos, lo que da como resultado una sección transversal triangular. Por el contrario, las hembras conservaron una sección transversal ovalada similar a la de los juveniles. El tejido óseo depositado antes, durante y después de la pubertad también proporciona importante información sobre el crecimiento y el desarrollo sexual en este grupo.

Los análisis de la compacidad ósea y la tasa de crecimiento confirman un rápido crecimiento hasta la pubertad. Las diferencias en la tasa de crecimiento y el tamaño corporal máximo alcanzado son estrategias de los sexos para asegurar la supervivencia hasta la madurez reproductiva y el éxito con el sexo opuesto.

pubertad del Keichousaurus

Imagen: Pubertad en un reptil mesozoico

Por ejemplo, las hembras de Keichousaurus aparentemente encontraron a los machos más grandes más atractivos que a los machos más pequeños. Por lo tanto, los machos que crecían más rápido que otros tenían más probabilidades de reproducirse con éxito. El aumento observado en la densidad ósea después del final de la pubertad en ambos sexos corresponde a una desaceleración del crecimiento, lo que sugiere un cambio de energía del crecimiento a la reproducción.

La transformación de los ejes medios del húmero en los machos corresponde a un agrandamiento de los sitios de unión muscular, lo que sugiere patas delanteras más robustas. Los machos de Keichousaurus pueden haber estado sujetos a mayores demandas de lucha territorial. Esto puso más tensión en sus patas delanteras. Las fuertes patas delanteras también podrían haber sido ventajosas en la postura copulatoria durante el proceso de apareamiento.

La interacción de la regulación hormonal endógena durante la pubertad y los estímulos de presión externa probablemente contribuyan al cambio morfológico del húmero masculino durante esta fase.

La investigación se ha publicado en la revista Current Biology: Puberty in a Mesozoic reptile

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo