updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Predadores marinos hipercarnívoros usaban para cazar las técnicas del cocodrilo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dakosaurus

Tenían una dieta de carne de al menos un 70 por ciento

Estos depredadores marinos también podían retorcer a la presa, lo que les permitía acabar con animales de gran tamaño

Dakosaurus maximus
Comparables a un T. Rex submarino, mega comedores de carne marinos atacaban a sus presas con grandes dientes serrados entre unos 171 hasta 136 millones años, para satisfacer una dieta de carne al menos un 70 por ciento.

Además los metriorrínquidos, parientes extintos de los cocodrilos de hoy, podían matar con una habilidad que le faltaba al T. Rex: El giro de la muerte. Las criaturas hundían sus dientes en la presa y luego giraban sus cuerpos en el agua para arrancar grandes trozos de carne.

Los nuevos hallazgos muestran unas formas de vida adaptadas a mega-comer carne, extendidas a algunos habitantes del mar, así como a ciertos animales terrestres, como los dinosaurios.

El documento, publicado en el Journal of Vertebrate Paleontology, se centró en tres metriorrínquidos del Jurásico Medio hasta el Cretácico Inferior: Dakosaurus, Geosaurus y el recién nombrado Torvoneustes. Los tres fueron "hipercarnívoros", que el autor principal, Marco Brandalise de Andrade, define como un carnívoro con una dieta compuesta por carne de al menos el 70 por ciento.

"Además de eso, los hipercarnívoros suelen ser de tamaño medio a grande, son cazadores activos (no sólo carroñeros), y son capaces de cazar presas más grandes que ellos", dijo de Andrade a Discovery News.

"Los hipercarnívoros están en la parte superior de la cadena alimentaria, y los adultos rara vez se incluyen en el menú de otros cazadores", añadió de Andrade, miembro del Grupo de Investigación de Paleobiología y Biodiversidad de la Universidad de Bristol.

Geosaurus (arriba) y Dakosaurus

Para el estudio él, y sus colegas Mark Young, Julia Desojo y Stephen Brusatte, analizaron los fósiles de los familiares del cocodrilo prehistórico, que se cree que han vivido la mayoría de su vida, si no toda, bajo el agua en los mares de Nusplingen y Solnhafen, que existieron antiguamente cerca de lo que que hoy es Alemania. También se realizó una microscopía electrónica en los dientes pertenecientes a estos depredadores amantes de carne.

Ellos determinaron que los dientes de los Dakosaurus eran extremadamente afilados y dentados, comparables a los del T. rex.

Geosaurus "Tanto Dakosaurus como Tyrannosaurus tenían los dientes proporcionalmente grandes, con una sólidas coronas poco aplanadas y estrías macroscópicas", dijo Andrade. "Tomando al T. Rex como un análogo de la biomecánica dental, el Dakosaurus sería capaz de ofrecer una potente y feroz mordida, dañando la carne, los huesos e incluso las armaduras".

El Dakosaurus podría haber sido incluso un cazador de más éxito que los dinosaurios carnívoros como el T. Rex gracias a su giro de la muerte.

"La cosa más interesante sobre el giro de la muerte es que hace a los animales exponencialmente más eficientes con el tamaño del cuerpo: ¡¡cuanto mayor sea el Dakosaurus o el Geosaurus, mayor es el daño!!", dijo Andrade.

Si bien es posible que los grandes tiburones podrían haberse alimentado con metriorrínquidos adultos, no se ha encontrado evidencia física para probarlo. El Charcarodon megalodon, que se cree que ha sido de los tiburones más grandes y poderosos del mundo, apareció mucho más tarde en la historia de la Tierra.

metriorrínquido

"Los únicos depredadores del Geosaurus y el Dakosaurus podrían haber sido los pliosaurios", dijo Young. "Durante el tiempo que vivieron el Geosaurus y el Dakosaurus, también existían el Liopleurodon y el Pliosauro. Ambos carnívoros medían más de 33 pies, y habrían estado en la parte superior de la cadena alimentaria".

El Geosaurus y el Dakosaurus nadaban en el mismo mar, probablemente porque estaban orientados a diferentes presas. El Dakosaurus, con un cráneo y dientes similares al T. rex, habría sido capaz de alimentarse de grandes reptiles marinos y de peces y cefalópodos. El Geosaurus, por el contrario, tenía un cuerpo aerodinámico y un cráneo ligero. Sus dientes eran mejores en suaves cortes a través del cuerpo carnoso de sus presas.

Andrea Cau, de la Bologna's Giovanni Capellini Geological Museum, dijo a Discovery News, "Este estudio abre una perspectiva nueva e inesperada en la evolución y la paleoecología de estos depredadores marinos".

Original: Discovery News