updated 10:44 PM CEST, Sep 29, 2016

Descubierto fósil de antiguo depredador marino gigante

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

anomalocarídido

El Anomalocaris o anomalocarídido (gamba extraña) estaba en la cima de la cadena alimentaria en los océanos del planeta

fósil del anomalocarídido descubierto Un ejemplar recién descubierto indica que vivió 30 millones de años antes que se pensaba, en el período Ordovícico Temprano

Los paleontólogos han descubierto que un grupo de notables y antiguas criaturas marinas han existido durante mucho más tiempo y crecieron a mucho mayor tamaño de lo que se pensaba, gracias al buen estado de conservación de extraordinarios fósiles descubiertos en Marruecos.

Las criaturas, conocidas como anomalocarídidos, ya se pensaba que eran los animales más grandes del período Cámbrico, conocido por la "explosión cámbrica", que vio la aparición repentina de todos los grupos de animales más importantes y la creación de ecosistemas complejos alrededor de hace 540 a 500 millones años. Los fósiles de este período sugirieron que estos depredadores marinos llegaron a tener alrededor de dos pies de largo (unos 60 cm).

Los científicos también pensaban hacía mucho tiempo que estos extraños invertebrados - que tenian en la cabeza miembros espinosos, presumiblemente utilizados como anzuelos para cazar gusanos y otras presas, y un círculo de placas alrededor de la boca- se extinguieron al final del Cámbrico.


Ahora, un equipo liderado por el ex investigador de la Universidad de Yale, Peter Van Roy (ahora en la Universidad de Gante en Bélgica) y Derek Briggs, director del Museo Peabody de Historia Natural de Yale, ha descubierto un anomalocarídido gigante fosilizado que mide un metro (más de tres pies) de longitud. Los fósiles del anomalocarídido revelan una serie de filamentos como palas en cada segmento a través de la espalda de los animales, que los científicos creen que podrían haber funcionado como branquias.

Laggania cambria, un anomalocarídido

Además, la criatura se remonta al período Ordovícico, una época de intensa biodiversificación que siguió a la del Cámbrico, lo que significa que estos animales existían 30 millones de años antes de lo que se creía.

"La familia Anomalocaridae son uno de los grupos más emblemáticos de los animales del Cámbrico", dijo Briggs. "Estos depredadores invertebrados gigantes y recolectores de residuos han llegado a simbolizar las morfologías que aparecen desconocidas por los organismos que se separaron a principios de linajes que llevaron a los modernos animales marinos, y luego se extinguieron. Ahora sabemos que se extinguieron mucho más recientemente de lo que pensábamos".

familia Anomalocaridae

Las muestras son sólo parte de un nuevo tesoro de fósiles de Marruecos, que incluye miles de ejemplos de la fauna marina de cuerpo blando que data del periodo Ordovícico temprano, hace 488 hasta 472 millones años. Porque las conchas duras se fosilizan y se conservan con más facilidad que los tejidos blandos, los científicos tenían una visión incompleta y sesgada de la vida marina que existió durante el periodo Ordovícico antes de los recientes descubrimientos en Marruecos. Los animales que se encuentran en Marruecos, eran habitantes en el agua fangosa del fondo de un mar bastante profundo, y quedaron atrapados por las nubes de sedimentos que enterraron y preservaron sus blandos cuerpos.

"Los nuevos descubrimientos en Marruecos indican que los animales característicos del Cámbrico, como el anomalocarídido, tuvieron un considerable impacto en la biodiversidad y la ecología de comunidades marinas muchos millones de años más tarde", dijo Van Roy.

Animales de "aspecto extraño"

Los investigadores admiten que, a los ojos modernos, los anomalocarídidos son "animales de aspecto muy extraño".

"Ellos tienen una cabeza con espinas, los ojos, probablemente compuestos, y un par de patas segmentadas, espinosas y flexibles en la parte frontal de la cabeza", dice Van Roy. "Estos miembros lo más probable es que funcionaran durante la captura y manipulación de la presa, y transferir el alimento a la boca. La boca está rodeada por un conjunto de placas dentadas que se encuentran en un círculo".

Laggania cambria, vista de la boca

Estas placas dentadas probablement picaban y destrozaban las presas, que consistían en pequeños animales de cuerpo blando y, posiblemente, algunos organismos más pequeños, como los trilobites.

El cuerpo del modelo marroquí fue alargado y segmentado, con filamentos como cuchillas en la espalda. Los investigadores piensan que estos podrían haber funcionado como branquias.

Todos los anomalocarídidos eran rápidos y ágiles, pero probablemente cazaban usando diferentes estrategias. Algunos podrían haberse puesto en espera mientras se ocultaban parcialmente enterrados en el lodo en el fondo del mar, similarmente a como hace la sepia moderna, mientras que otros puede que patrullasen el fondo del lecho marino o estubieran más adaptadas para la natación de larga distancia.

Puesto que ahora se sabe que estos depredadores marinos persisten en el Ordovícico, su extinción real puede haber sido debida al aumento de grupos de otros cazadores que se desarrollaron mejor a las adaptaciones de supervivencia.

fósil de escorpión euriptérido

Los científicos pueden hacer esa suposición porque el sitio del anomalocarídido en la parte superior de la cadena alimentaria fue ocupado más tarde por depredadores como los euriptéridos, que parecían como de escorpiones y están relacionados con los cangrejos de herradura de hoy y los nautiloides. Este último es un grupo de moluscos marinos extintos que incluye principalmente al Nautilus de concha espiral.

Aunque no existen anomalocarídido vivos hoy en día, el mundo está lleno de sus parientes lejanos. Estos incluyen animales como cangrejos, escorpiones, arañas, ciempiés, milpiés, langostas, insectos y otros miembros de lo que hoy es el grupo más grande de animales del planeta: los artrópodos.
 
El documento aparece en la edición del 26 de mayo de la revista Nature.

Derek Briggs explicando los fósiles de anomalocarídido Derek Briggs explicando los fósiles de anomalocarídido   Derek Briggs explicando los fósiles de anomalocarídido

Un video de Derek Briggs explicando los fósiles (imágenes de arriba), junto con un modelo de la criatura de anomalocarídido, está disponible aquí (aviso que tarda mucho tiempo en almacenarse en el búfer de Windows Media Player).
 
Esta investigación fue apoyada con una subvención de la National Geographic Society Research and Exploration y la Universidad de Yale.

Ver también: El primer gran depredador de los mares no era carnívoro como se pensaba

Crédito imágenes fósil: Esben Horn y Peter Van Roy

Artículo en Naure: Peter Van Roy, Derek E. G. Briggs. A giant Ordovician anomalocaridid. Nature, 2011; 473 (7348): 510 DOI: 10.1038/nature09920