updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

De cómo el Tylosaurus perdió su cresta y otras historias de escamosos prehistóricos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Tylosaurus

Tylosaurus y mosasaurios eran los más terribles depredadores oceánicos que hayan existido

Muchos opinan que nunca hubo un depredador marino más terrible que el Tylosaurus. Este enorme lagarto marino era un verdadero gigante y el gobernante indiscutible de los antiguos océanos. Esa impresión se confirmó casi en su totalidad a partir de una famosa pintura que el paleo-artista Charles R. Knight creó para el Museo Field de Chicago (imagen de arriba).

Suspendido en el oleaje de un mar del Cretácico Tardío, un sonriente Tylosaurus se cierne sobre una tortuga marina que huye, conocida por los paleontólogos como Protostega. Al fondo se ve una bandada de Pteranodon - sin duda esperando para arrancar los trozos sangrientos de la tortuga marina, una vez la inevitable carnicería hubiese terminado. La violencia de la imagen se impone en la imaginación, pero la sonrisa socarrona del enorme mosasaurio lleva a creer que la pobre Protostega tenía pocas posibilidades de escapar.

Desde luego, Charles R. Knight no fue el primero en imaginar esas escenas de un tiempo en que un mar poco profundo invadió más de lo que hoy es el centro de América del Norte. Charles H. Sternberg - un experto cazador de fósiles del siglo XIX que descubrió un gran número de reptiles marinos en los estratos marinos de Kansas - también escribió sobre la fuerza de los mosasaurios en su autobiografía La vida de un cazador de fósiles (Life of a Fossil Hunter). Sternberg prevé una criatura como colgando alrededor en el agua tibia, sólo para ser brutalmente interrumpida por una de su propia especie:

Pero, mira! un enemigo en la distancia está atrayendo la atención de nuestro reptil. En él se advierten sus cuatro grandes aletas en movimiento y, desenrollando su lengua bifurcada de debajo de la tráquea, la saca hacia adelante con un silbido amenazante, la única nota que puede aumentar el desafío. El cuerpo flexible y una larga cola como de anguila configura su movimiento serpentino, y la gran masa del animal, de más de treinta metros de longitud, se precipita hacia adelante a través del agua con velocidad cada vez mayor arrojando espumas a cada lado y atrás gorjeos en un largo velorio.

La gran criatura ataca a su oponente con el impacto de un yate de carreras perforándole el corazón y los pulmones como un poderoso ariete, dejando un rastro sangrante en el agua. Luego levanta la cabeza y las aletas delanteras en el aire como en un desafío a toda la creación animal, de la que es monarca.

Si Knight sólo había pintado la escena, Sternberg también la describe con palabras. Sin embargo, hay algo más que sorprende en la naturaleza imponente del Tylosaurus de Knight. Desde la parte posterior de la cabeza hasta la punta de la cola, el gran mosasaurio fue decorado por una larga cinta de cresta. Esta parecía ser la norma para los mosasaurios de gran tamaño que nadaban a través de las guías de la vida prehistórica que existían en las escuelas y bibliotecas. Luego, sin explicación, la cresta fue arrancada bruscamente de la espalda del mosasaurio. Hay que admitir que el mosasaurio se ve mejor sin el largo volante, pero muchos no tenían ni idea de por qué había sido despojado de su decoración.

tylosaurus

Los paleontólogos ya sabían que los mosasaurios no llevaban la delicada cresta en el momento en que estaban hojeando los libros obsoletos de las bibliotecas. El hecho se remontaba a un simple error, que se popularizó y se copió en repetidas ocasiones a pesar de una corrección relativamente rápida. El experto en reptiles marinos Mike Everhart se dio cuenta de lo sucedido.

En 1898, Samuel Wendell Williston - la máxima autoridad de Estados Unidos en fósiles de reptiles marinos - describe un ejemplar excepcional del mosasaurio Platecarpus ictericus que él pensó tenía algunas estructuras hasta ahora desconocidas. Parecía que había una hilera de "procesos dérmicos" que se extendían desde la parte posterior de la cabeza hasta la parte media del cuerpo, por lo menos, y Williston supuso que éstos forman "una franja gruesa o una melena ... que se asemeja mucho a las largas correas de las piernas de los pantalones de piel de ante".

El paleontólogo Henry Fairfield Osborn, del Museo Americano de Historia Natural, ha encontrado estructuras similares en la misma época. Las características se habían conservado en una muestra casi completa de Tylosaurus que estaba en proceso de describir y de montar en su institución de Nueva York. Osborn correctamente identificó anillos de cartílago de la tráquea del animal, pero en su descripción del Tylosaurus en 1899, Osborn escribe - citando la hipótesis del mosasaurio de Williston - que tenía una "franja nucal" inspirando al artista Charles R. Knight a colocar en el Tylosaurus un cresta en su dibujo. Osborn aparentemente no se dio cuenta de que esa franja de Williston era en realidad una serie de anillos cartilaginosos en la garganta similares a lo que Osborn acababa de describir. Knight creó la idea más para una obra dramática de un Tylosaurus en acción que para los AMNH y Field Museum.

Williston pronto se dio cuenta que cometió un error. En un breve artículo, "Notas sobre algunos reptiles extintos nuevos o poco conocidos", se reprendió por no identificar los anillos traqueales para lo que eran:

En conclusión, deseo corregir un error cometido por mí mismo. Lo que yo consideraba la franja nucal en los mosasaurios es evidente que son sólo los delgados anillos cartilaginosos de la tráquea, que describió por primera el profesor Osborn. No tengo ninguna excusa para el error, me di cuenta cuando era demasiado tarde para corregir.

Knight en realidad tomó nota de este artículo. Como ha señalado el pintor de hoy en día experto en mosasaurios Dan Varner, Knight actualizó la pintura que creó para el AMNH mediante la eliminación de la cresta en una versión revisada. El problema era que la imagen de la cresta del Tylosaurus se afianzó y sigue estando popularizada por el tiempo en que sus primeras obras fueron reproducidas en libros y exhibiciones de museo.

Aunque los mosasaurios pierdan la cresta, los depredadores marinos se verán igual de terribles sin el ornamento - pero la decoración dorsal, tuvo sentido durante un tiempo. Tylosaurus y mosasaurios eran depredadores oceánicos que sin duda tuvieron que actuar con rapidez para atrapar a sus presas. Tal vez esa cresta hubiese estabilizado a los reptiles mientras nadaban y les impedia rodar al mismo tiempo en la búsqueda, se especula, al igual que las aletas dorsales de los tiburones. Es un punto discutible ahora - los mosasaurios no tienen crestas -, pero sería de esperar que criaturas que pasaron toda su vida en el mar tuviesen algunos avíos de adaptación relacionados con la natación. De hecho, los paleontólogos han descubierto recientemente un conjunto de evidencias que sugieren que algunos de los últimos mosasaurios eran mucho más especializados para su existencia acuática de lo que se había entendido.

Gracias a su parentesco con los monitores y los dragones de Komodo, los mosasaurios a menudo han sido retratados como lagartos gigantes, de navegación marítima con las patas adaptadas a aletas y una cola relativamente amplia. Como resultado, los paleontólogos suponen que los mosasaurios probablemente se movían más lento la mayor parte del tiempo y realizaban breves estallidos de velocidad para emboscar a sus presas. Gracias a algunos ejemplares en excepcional estado de conservación de los mosasaurios Plotosaurus y Platecarpus, sin embargo, ahora parece que algunos mosasaurios tenían dobleces cerca de los extremos de sus colas. Los paleontólogos han visto esto antes - los ictiosaurios también tienen dobleces al final de sus colas, y los tiburones tienen similares dobleces hacia arriba. Estas dobleces son estructuras de apoyo a las grandes y carnosas aletas, y lo que parece es que las colas del Plotosaurus y el Platecarpus tenían en realidad lóbulos superiores en las aletas parecidos a los que se observan entre los ictiosaurios y algunos cocodrilos marinos. Esto podría significar que estos mosasaurios eran capaces de una velocidad de crucero en alta mar y rachas aún mayores, así que parece que los mosasaurios no se vieron limitados tan sólo a estar cerca de la costa para cazar en emboscada.

ectenosaurus

Un nuevo artículo publicado en PLoS One por los paleontólogos Johan Lindgren, Michael Everhart y Caldwell Michael añaden unas cuantas preguntas más a la historia. En esta ocasión, el foco es la piel del mosasaurio. Se han encontrado antes restos de impresiones de la piel de mosasaurio - el Platecarpus ictericus estudiado por Williston -, que se ha conservado con las impresiones de las escamas mostradas en el esbozo de una de las aletas del animal. Sin embargo, la mayoría de estos restos de tejidos blandos son muy desiguales, cubren una pequeña parte del cuerpo, y algunos incluso se han destruido en el proceso de preparación de muestras. Nuestra comprensión de lo que parecían las escamas de los mosasaurios es relativamente limitada, pero la muestra del Ectenosaurus descrita por Lindgren, Everhart y las ilustraciones de Caldwell, muestran las adaptaciones de los mosasaurios acuáticos bajó la piel del cuerpo de la criatura.

El mosasaurio en el centro del nuevo estudio no es una nueva muestra. Este Ectenosaurus fue descubierto en la Upper Cretaceous Niobrara Chalk de Kansas en 1953 por George F. Sternberg, uno de los hijos de Charles. La mitad delantera del esqueleto, incluyendo un bonito cráneo alargado, estaba intacto, y el trabajo previo sobre el fósil señaló algunos vestigios de la piel del animal. Hasta ahora, sin embargo, nadie sabía exactamente cómo se había conservado el intrincado tegumento de este mosasaurio. No sólo había restos de la capa externa de escamas que se habían fosfatado a causa de la fosilización, si no que las partes de la piel subyacente fueron también grabadas en la caliza.

fósil de Ectenosaurus clidastoidesLindgren y co-autores afirman que los fósiles de tejidos blandos se encuentran entre las 23 placas procedentes de todo el área del cuello del Ectenosaurus. En su mayor parte, los dos milímetros de ancho de las escamas, son romboidales u ovales, pero lo que es verdaderamente notable es que cada escama está efectivamente dividida en dos mitades por una pequeña cresta que se extiende a lo largo de la línea media. Además, existen paquetes de curiosos tejidos conservados asociados con las escamas que los investigadores interpretan como la fibra, que formaba parte de la capa subyacente de la piel.

En comparación con otros mosasaurios, el Ectenosaurus tenía pequeñas escamas. Por el momento, sin embargo, no está claro si el animal estaba cubierto de estas pequeñas estructuras, o si el tamaño tiene algo que ver con su ubicación cerca del cuello. Aun así, el hecho de que las escamas están claramente aquilladas puede contribuir a la imagen general de cómo se adaptaron los mosasaurios como depredadores acuáticos.

escamas de ectenosaurusLindgren, Everhart y Caldwell caracterizan al Ectenosaurus como un pez devorador sobre la base de un animal "estrecho, de alargado cráneo y dientes delgados". Este depredador tendría que moverse rápidamente para coger deprisa a su presa, y las escamas de quilla tendrían que canalizar el agua de tal manera que reduciesen la resistencia en el cuerpo del animal (igual que la forma de los dentículos dérmicos que cubren los cuerpos de los tiburones). Más que eso, los investigadores proponen que los haces de fibras que se encuentran entre las supuestas escamas han reforzado algunas partes de la piel y evitarían la formación de arrugas, manteniendo así una superficie lisa y aerodinámica. A su vez, Lindgren y sus colaboradores sugieren que estos fortalecimientos, que racionalizaban sus características, indican que el Ectenosaurus mantuvo su cuerpo rígido al frente mientras nadaba - el mosasaurio pudo haber sobre todo doblado la cola para impulsarse y no ondularla como una anguila, pintarroja o una serpiente.

Para probar algunas de estas hipótesis se requieren más pruebas. Si Lindgren y sus colegas tienen razón en que el Ectenosaurus mantenía la parte delantera de su cuerpo rígido, entonces podríamos esperar que las estructuras de los tejidos blandos de la parte superior del torso mostrarían un refuerzo similar en la piel y que la cola debía tener algún tipo de curvatura para acomodar una amplia aleta para la propulsión. Es frustrante, ya que no se recuperó la mitad posterior del Ectenosaurus en cuestión y las porciones de tejidos blandos parecen provenir de una sola parte del cuerpo.

Sin embargo, las escamas de quilla del Ectenosaurus, así como las obtenidas previamente del Plotosaurus y otros mosasaurios, indican que los mosasaurios no eran sólo grandes lagartos que podían nadar. Millones de años en el mar formaron su anatomía, de sus extremidades en forma de remo a la detallada anatomía de sus escamas. Su papel ecológico como los principales depredadores oceánicos ha sido siempre evidente, pero apenas estamos empezando a entender cómo las presiones de la evolución delinearon a estos aterradores reptiles.

Artículo original How Tylosaurus Lost Its Fringe, and Other Squamate Stories de Brian Switek