updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

¿Lucharon los calamares gigantes contra los mosasaurios?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
calamar gigante Tusoteuthis contra Mosasaurio

El Tusoteuthis vivió durante el Cretácico en el desaparecido mar interior de América del Norte

Hay calamares gigantes en Kansas. No son especímenes de museo rescatados de una playa de Terranova y conservados en vinagre, ni de una película de serie B como Eye of the Beast, tampoco son monstruos que caminen por los lagos de agua dulce. La verdad es que los calamares gigantes han muerto hace unos 80 millones de años. Lo poco que queda de ellos se ha petrificado en la roca. Pero en su apogeo, estos enormes cefalópodos vivieron y murieron junto a reptiles marinos igualmente fantásticos que gobernaron el mar interior poco profundo de América del Norte.

Los calamar prehistóricos son fósiles raros. A diferencia de sus primos de cáscara dura, los ammonoideos, los antiguos calamares carecían de conchas duras enrolladas que fueran susceptibles de conservación. Incluso entonces, las partes blandas podridas de los cefalópodos sin cáscara, nos han  dejado sólo un esbozo de lo que eran en vida estos moluscos. Sólo casos de una excepcional preservación pueden proporcionar a los investigadores una visión casi completa de los cefalópodos primordiales.

antiguo mar interior de América del NorteA pesar de todo, los paleontólogos han sido capaces de identificar los téutidos de diferentes épocas gracias a ciertas partes quitinosas duras de los organismos del calamar. El pinzado (nipping), un órgano del calamar parecido al pico de las aves, es lo suficientemente resistente como para entrar en el registro fósil, y también otro, llamado gladius, que está en el centro del cuerpo del calamar. Esta estructura - vagamente en forma de cuchara, con una barra que conduce a una expansión equilibrada - apoya el manto del calamar y algunos anclajes de los músculos del animal. Es este trozo de andamiaje interno el que ha dejado a los paleontólogos pistas del calamar gigante de Kansas.

En 1898, como parte de una gran revisión de los fósiles del Cretácico encontrados en Kansas, el paleontólogo William Newton Logan examinó los diversos invertebrados marinos que evidentemente habían nadado a través de una gran vía marítima desaparecida. Si bien ahora seco y sin salida al mar, el "Wheat State” estuvo en el Cretácico sumergido durante la mayor parte del tiempo.

Desde hace unos 130 millones de años, y casi hasta el final del Cretácico, el océano dividía las masas de tierra creando dos subcontinentes - los dinosaurios y otras criaturas en el segmento occidental, llamado Laramidia, fueron separados de sus familiares en los Apalaches del este por un mar lleno de tiburones, plesiosaurios, mosasaurios, aves dentadas y otras maravillosas criaturas marinas. Por supuesto, las numerosas formas de invertebrados marinos solían ser alimento para los animales acuáticos más famosos y carismáticos, incluyendo lo que Logan ha identificado como el calamar gigante.

calamar gigante del Cretácico Tusoteuthis

Los fósiles fueron catalogados por Logan de aproximadamente 90 hasta 70 millones años, y dividió su lista de acuerdo a las formaciones geológicas en las que se encontraron. A partir de los fósiles encontrados en la pizarra Niobrara, ahora entiende que tienen alrededor de 82 hasta 87 millones años, Logan describe un género previamente desconocido de calamar que llamó Tusoteuthis. El fósil clave fue un gladius, o pluma, recogido por HT Martin, cerca del río Smoky Hill. Faltaba parte del eje de la estructura, pero todo mide un poco más de 20 pulgadas de largo (51 centímetros). Mientras Logan no especula sobre el tamaño del calamar entero, ese gladius tan grande indica un cefalópodo aún más grande, especialmente si el calamar tenía largos tentáculos que se extendían más allá de los brazos musculares.

¿Pero cuán grande llegó a ser realmente el Tusoteuthis? En un mar lleno de reptiles marinos de dientes afilados y peces enormes, el tamaño ciertamente importaba. Es frustrante, sin embargo, que todo lo que realmente se sabe del Tusoteuthis proviene de sus frágiles plumas fosilizadas encontradas en Kansas, Dakota del Norte y en otros lugares a lo largo de la ruta de la vía marítima que desapareció. Nadie ha encontrado una impresión aplastada de un cuerpo de Tusoteuthis para completar el resto de los detalles, y las mayores plumas casi completas encontradas hasta ahora tienen cerca de seis pies de largo (182 centímetros). Según el experto en el "Western Interior Seaway", Mike Everhart, que dirige el sitio web ricamente detallado Oceans of Kansas, el Tusoteuthis puede haber llegado a cerca de 8 metros de largo. Eso no es tan grande como el gigante de 12 metros (Architeuthis dux) y los calamares colosales (Mesonychoteuthis hamiltoni) que nadan a través de las profundidades del océano de hoy, pero todavía bastante grandes.

glaudius fosilizado de Enchoteuthis melanae

Sin embargo, no se sabe muy bien si el Tusoteuthis era superior o inferior a la estimación de 8 metros. Nuestra imagen del calamar del Cretácico depende de cómo restaurar los tejidos blandos, y eso está restringido por donde el Tusoteuthis cae en el árbol evolutivo de los téutidos. Mientras que es fácil pensar que el Tusoteuthis era más o menos como el calamar gigante de hoy Architeuthis, Everhart sospecha de que la forma del Cretácico está más estrechamente relacionada con los extraños Vampyrotheuthis de aguas profundas. Esto se traduce en un calamar relativamente mediano con brazos más cortos y más delgados que las versiones anteriores.

Calamar Tusoteuthis

Sin embargo, vamos a pensar en la hipótesis de que el Tusoteuthis estaba en unos 8 metros de largo. Eso es un calamar grande, y ciertamente es tentador pensar en el cefalópodo envolviendo sus brazos alrededor de los mosasaurios o los lagartos y plesiosaurios de cuello largo, arrastrando a las profundidades a los reptiles que respiran aire. El geólogo Marcos McMenamin, aprovechó el año pasado estas tentadoras imágenes cuando presentó su idea "bullshit idea that a hyper-intelligent Triassic squid drowned giant ichthyosaurs" y reorganizó en un lienzo los huesos del "pez lagarto muerto". McMenamin no tenía pruebas - no había impresión de cuerpo, gladius u otra huella de calamar Mesozoico -, pero los servicios de noticias regurgitaron con entusiasmo sus afirmaciones no fundamentadas del Kraken artístico. ¿A quién no le encanta la historia de la vida real de leviatanes desgarrándose el uno al otro en la prehistoria profunda? El famoso "calamar gigante contra cachalote" exhibido en el Museo Americano de Historia Natural ha generado durante décadas visiones de la vida real de batallas abisales, y una escaramuza entre un calamar prehistórico y otro de la talla del mosasaurio habría sido aún más espectacular. Con la antigua y difusa visión del Tusoteuthis, incluso la Universidad de Kansas Museum of Natural History encargó una pintura para publicitar sus exposiciones (imagen de la cabecera).

Sólo que no hay ninguna evidencia de que el Tusoteuthis capturase y matase a los reptiles marinos de su tiempo. Por supuesto, estas huellas serían raras. Al igual que otros calamares, el Tusoteuthis de alimentaba de carne en lugar ser rompedores de huesos, y no tengo ni idea de si alguien ha encontrado una marca de mordedura de calamar en el registro fósil. Pero no hay razón para pensar que el peligroso calamar tenía como blanco a presas tan grandes, si no mayores, que él mismo. El Tusoteuthis fue, sin duda, un depredador de animales más pequeños como peces y otros cefalópodos. Si el calamar comió reptiles marinos es probable que sólo fuesen bebés con la mala suerte de tropezar con el cefalópodo gigante.

Un Cimolichthys nepaholica tragando un calamar Tusoteuthis

Sin embargo, hay pruebas sólidas de que el Tusoteuthis fue víctima frecuente de otros habitantes del Western Interior Seaway. Además de las plumas de calamar que llevan marcas de mordidas de depredadores desconocidos, un pez en particular parece tuvo la mala suerte de haber muerto en el acto de tragar un Tusoteuthis. En las pistas fósiles, los brazos del calamar le salen de la boca al pez glotón, rellenando tan completamente el tracto de su agresor que el agua no podía pasar a través de las branquias del vertebrado (arriba). Un momento final de recuperación para el calamar gigante del desaparecido mar América del Norte.

Original de Brian Switek: Giant Squid vs. Mosasaur