updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

La de los dinosaurios fue la segunda de dos extinciones masivas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
erupción volcán submarino

Investigadores creen que enormes volcanes submarinos acabaron en primer lugar con toda la vida marina

La opinión popular sostiene que hace 65 millones de años un asteroide golpeó la Tierra, finalizando la Era de los Dinosaurios y permitiendo que evolucionaran los mamíferos.

Pero ahora una nueva investigación dibuja otro cuadro. La Universidad de Washington indica que se produjo una primera extinción anterior y un poco separada, provocada por erupciones volcánicas que calentaron el planeta y mataron la vida en el fondo del océano.

Sugieren que en el momento del impacto del asteroide, la vida en el fondo del mar - en su mayoría especies de almejas y caracoles - ya se estaba muriendo a causa de los efectos de grandes erupciones volcánicas en la meseta de Deccan, en lo que hoy es la India.

impacto de un asteroide provoco la extinción dinosaurios

El evento conocido como "la extinción de los dinosaurios" se cree fue provocado por un asteroide de al menos seis kilómetros de diámetro que chocó contra la Península de Yucatán, en México.

Thomas Tobin revisa un amonite gigante en la Isla de RossThomas Tobin, un estudiante de doctorado de la Universidad de Washington en Ciencias de la Tierra y el Espacio, dijo: "Las erupciones comenzaron 300.000 y 200.000 años antes del impacto, y pueden haber durado 100.000 años".

Durante la anterior extinción, la que murió fue principalmente la vida en el fondo marino, en contraste con la posterior extinción provocada por el impacto de un asteroide, que apareció para matar a muchas más especies que nadaban libremente.

Las erupciones llenaron la atmósfera con finas partículas, o aerosoles, que inicialmente enfriaron el planeta.

Pero, más importante aún, las erupciones también habrían arrojado dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que produjeron el calentamiento a largo plazo que llevó a la primera de las dos extinciones masivas.

Tobin dijo: "Los aerosoles están activos en una escala de tiempo de uno a 10 años, mientras que el dióxido de carbono tiene efectos en una escala de cientos a decenas de miles de años.

"En el primer evento se extinguieron las especies, pero hoy quedan grupos reconocibles en todas las cosas que puedes encontrar alrededor de una playa", dijo.

Tobin es el autor principal de un artículo en la revista Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, resultado de las investigaciones realizadas en una zona rica en fósiles en la Isla Seymour, frente a la Península Antártica.

Esa zona en particular tiene depósitos de sedimentos muy gruesos y, para un intervalo de tiempo dado, pueden contener 10 veces más sedimento que la bien conocida formación Hell Creek en Montana. Eso significa que los científicos tienen mucho más detalle al tratar de determinar lo que estaba sucediendo en ese momento, dijo Tobin.

amonite gigante en la isla de Ross

Los investigadores tomaron pequeñas muestras de núcleos de la superficie de las rocas y fósiles en los sedimentos antárticos y utilizaron un método llamado magnetoestratigrafía, empleando para conocer los cambios en el tiempo en el campo magnético de la Tierra y para determinar cuando fueron depositados los fósiles. El sedimento más grueso permite que se haga la datación con más precisión.

"Creo que la evidencia que tenemos de esta ubicación es indicativo de dos eventos separados, y también indica que se produjo el calentamiento", dijo Tobin.

No hay evidencia directa de que el primer evento de extinción tuviera algún efecto en el segundo, pero Tobin cree que es posible que las especies que sobrevivieron en el primer evento fueron suficiente comprometidas para que no fueran capaces de sobrevivir a los efectos ambientales a largo plazo del impacto de un asteroide.

"Para mí parece improbable que sean acontecimientos completamente independientes", agregó.

Artículo científico: Extinction patterns, δ18 O trends, and magnetostratigraphy from a southern high-latitude Cretaceous–Paleogene section: Links with Deccan volcanism

Enlace: University of Washington, Earth and Space Sciences