updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Ballenas imitadoras durante la evolución

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
pareja de Leedsichthys

Peces filtradores y mamíferos se hicieron enormes a lo largo del mismo camino evolutivo

Al finalizar su resumen, en El Origen de las Especies, Charles Darwin escribió en 1859 uno de los pasajes más poéticos de la historia de la ciencia. "Hay grandeza en esta concepción de la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada en unas pocas formas o en una sola", escribió Darwin, "y  mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravedad, a partir de un principio tan sencillo infinidad de las formas más bellas y maravillosas han y están evolucionado". Hermoso. Y en este querido escrito, hay una frase que siempre ha intrigado.

¿Qué significa cuando Darwin se refería a la "infinidad de formas"? A veces la pregunta es si la intención de Darwin era subrayar que la evolución era una parte esencial de la vida. Mientras hay vida, la vida se moldea en especies y variedades impredecibles. Por otra parte, Darwin pudo haber estado hablando de la profusión de formas propias. Una de las contribuciones importantes de Darwin al pensamiento evolutivo fue que la evolución no se produce a lo largo de un camino de oro de perfección cada vez mayor, y no se sabe la forma de vida futura. ¿Quién podría delinear la forma de vida de miles de años por venir? Las posibilidades son infinitas.

Pero sabemos que no todo es posible en la evolución. La futura forma de vida está limitada por lo que existe hoy en día y las peculiaridades de la historia metida profundamente en el pasado. Estos factores pueden ser tan simples como las limitaciones de la gravedad o la medida de barrido como una extinción masiva que rápidamente cambió el paisaje prehistórico. La evolución teje constantemente a través de contingencia y limitación y, a veces, esto produce la convergencia.

Considera el pico del pelícano y la boca de la ballena. Estos animales - que hoy estás tan alejados - compartieron por última vez un ancestro común hace más de 305 millones de años. Sin embargo, sus cuerpos aún están organizados en forma de vertebrados de cuerpo clásico (cabeza, cuello, cuerpo, cola) y se alimentan de la misma manera. Debido a la física de la alimentación en el agua, y las propiedades biológicas de la piel y los huesos, no hay muchas maneras de sacar alimentos de pescado del mar. No es de sorprender, entonces, que las bocas de estas lejanas criaturas estén relacionadas adaptádose de formas análogas. Desde los puntos anatómicos o de partida menos similares, tanto el ave como el mamífero acuático convirtieron en bolsa su boca para alimentarse a granel.

LeedsichthysLas ballenas también imitaron a los peces. A principios de este año, el paleobiólogo Matt Friedman de la Universidad de Oxford ha seguido las similitudes evolutivas entre las ballenas y los grandes peces que se alimentan por filtración. (De hecho, actualmente el pez más grande del mar es un filtrador de alimentación: el tiburón ballena Rhincodon typus). No sólo las ballenas y los peces evolucionaron en los mares para hacer frente a nichos similares de alimentación con filtro, encontró Friedman, pero tanto los peces como los mamíferos adaptados a esta forma de vida se hicieron enormes a lo largo del mismo camino evolutivo.

La clave para el estudio de Friedman era un pez de aproximadamente 180 millones de años de edad llamado Ohmdenia. Cuando reexaminó al desconcertante pescado, Friedman halló que el relativamente pequeño pez con dientes era el primo más cercano a una radiación mayor de grandes filtradores llamados pachycormiforms. Este grupo incluía a los gigantescos Leedsichthys (imagen de cabecera y arriba a la derecha) - un pez Jurásico de 30 pies que tamizaba del mar criaturas microscópicas.

Ohmdenia multidentata

El Ohmdenia no era ancestro de tales gigantes, sino que indica qué tipo progenitores, que aún no han sido descubiertos, podrían haber tenido. Hay una diferencia considerable entre la morfología del Ohmdenia, de dos metros de largo y con dientes romos, y los desdentados Leedsichthys. Sin embargo, en la reconstrucción de Friedman de la transición entre estas formas los peces evolucionaron de forma similar al principio de las ballenas.

Contrariamente a su nombre, los primeros miembros reconocibles del linaje ballena tenía una boca llena de temibles dientes. Eventualmente, sin embargo, formas tales como el Aetiocetus combinaban dientes y barbas, que era el comienzo de un cambio en la dieta. Las ballenas perdieron sus dientes, desarrollando mayores franjas de barbas en la boca, y se hicieron más grandes. Mientras que el método de alimentación en el pescado era diferente - confiando a espinas establecidas a lo largo de las branquias en lugar de barbas - parece ser que fueron los precursores de los peces de alimentación por filtración y se sometieron a cambios similares en la forma de la mandíbula, perdiendo los dientes, y en el tamaño del cuerpo. Como ilustra Friedman, la comprensión de la evolución convergente no es sólo una cuestión de comparar formas similares. También debemos entender los patrones que producen estas criaturas correspondientes.

Referencia:

Parallel evolutionary trajectories underlie the origin of giant suspension-feeding whales and bony fishes Proceedings of the Royal Society B

Ver también: Los tiburones prehistóricos tenían dientes reales