updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Encuentran fósil de monstruo marino del tamaño de un autobús

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Thalattoarchon saurophagis, reconstrucción artística

El Thalattoarchon saurophagis tenía unos grandes y afilados dientes, muestran recientes excavaciones

244 millones de años atrás, el monstruo gobernó los mares donde ahora se asienta Nevada

Proporciona información detallada sobre el origen de las modernas estructuras de los ecosistemas marinos

Un esqueleto fósil encontrado hace algunos años en el desierto central de Nevada ha sido identificado como perteneciente a un monstruo marino de 30 pies de largo (9,14 metros) que gobernó bajo los mares hace 244 millones de años.

La ferocidad de los dientes de la criatura sugieren que estaba en ese momento en la cima de la cadena alimentaria - y que el marco de tiempo para su ascenso a la cima fue increíblemente rápido. El ictiosaurio se ha denominado Thalattoarchon saurophagis (del griego soberano del mar, comedor de lagartos), y debió  haber empezado su reinado sólo unos pocos millones de años después de una de las mayores extinciones de la Tierra, el evento conocido como la extinción del Pérmico-Triásico.

"Es una notable recuperación biótica que parece haberse producido más rápidamente en el mar que en la biota terrestre", dijo Olivier Rieppel, un paleontólogo del Museo Field en Chicago, quien es co-autor de un artículo sobre el Thalattoarchon publicado en línea en Proceedings of the National Academy of Sciences y una investigación que ha sido financiada por la National Geographic Society.

mandíbula del Thalattoarchon saurophagis
John Weinstein / Field Museum

Los investigadores dijeron que el Thalattoarchon fue aparentemente el primer depredador superior que emergió en el medio marino después de la extinción del Pérmico-Triásico, que se cree mató a más del 90 por ciento de las especies de la Tierra. La causa de la extinción es objeto de un largo debate, con un catastrófico cambio climático entre los principales sospechosos.

Estudios previos han sugerido que los ecosistemas de la Tierra tardaron 10 millones de años en recuperarse, pero las últimas investigaciones parecen demostrar que el regreso fue más rápido bajo el mar.

"Los ecosistemas se reconstruyen desde abajo hacia arriba, y su aparición en el registro fósil indica que la recuperación total se alcanzó sólo 8 millones de años después de la masiva extinción PT", dijo la autora Nadia Fröbisch, una paleontóloga del Leibniz Institute for Research on Evolution and Biodiversity's Museum für Naturkunde en Alemania. "El nicho macropredador fue ocupado desde entonces al aparecer el Thalattoarchon - con jugadores diferentes, pero la estructura del ecosistema fue esencialmente moderna".

El imperio que gobernó este monstruo marino era muy diferente de la actual Nevada.

"En ese momento, todas las masas de tierra estaban unidas en el supercontinente Pangea", explicó Fröbisch. "Nevada se encuentra en el Océano Panthalassian, al oeste del supercontinente. El clima era muy cálido a la vez, sobre todo en la región ecuatorial, aunque estaba un poco más al norte. Sin embargo, el clima seguiría siendo considerado tropical. Las Rocosas comenzaron a levantarse en el Cretácico tardío [de 66 millones a 100 millones de años] y terminaron en el Eoceno, hace unos 35 millones de años".

El fósil del Thalattoarchon fue descubierto en las Montañas Augusta de Nevada en 1997 durante una expedición de campo dirigida por Rieppel y Martin Sander, del Steinmann Institute de la Universidad de Bonn y, desde entonces, los paleontólogos han excavado un esqueleto parcial, incluyendo la mayor parte del cráneo, partes de la faja de la pelvis y piezas de las aletas traseras.

diente del Thalattoarchon saurophagis
Nicole Klein / University of Bonn

Los dientes de cinco pulgadas de largo (12 centímetros) han servido de punta de cierre para subir al principio el estado de depredador de la criatura. "Los filos eran desconocidos para los ictiosaurios de esa época", dijo Fröbisch. "Los dientes son muy grandes y se asientan en mandíbulas muy robustas y fuertes, que por lo general indican la fuerza de una gran mordida. Este ictiosaurio fue capaz de agarrar y cortar presas de tamaño similar al suyo".

En un comunicado de prensa del Field Museum, Rieppel dijo que el descubrimiento era "un buen ejemplo de cómo se estudia el pasado para iluminar el futuro". Entonces, ¿esta investigación sugiere que puede surgir un nuevo depredador con relativa rapidez después de una futura extinción masiva?

"Hmm - no necesariamente", contestó Rippel. "La historia es inherentemente contingente - es decir, no predictiva - y, como se suele decir, no es necesario que se repita".

"Sin embargo, al estudiar cómo se recuperaron las especies después de las extinciones pasadas, uno espera que ciertos patrones o generalidades sería evidente que revelarían reglas sobre la forma en que una biota se reconstituye después de un impacto catastrófico", dijo.

En comunicado de prensa de hoy, Fröbisch también hizo hincapié en las lecciones que el pasado lejano nos puede enseñar sobre el presente y el futuro.

"Cada día aprendemos más sobre la biodiversidad de nuestro planeta, incluyendo las especies vivientes y fósiles y sus ecosistemas", dijo. "El nuevo hallazgo caracteriza el establecimiento de un nuevo y más avanzado nivel de la estructura del ecosistema. Hallazgos como el Thalattoarchon nos ayudan a entender la dinámica de nuestro planeta en evolución y, en última instancia, qué impacto tienen los seres humanos en el entorno actual".

Artículo científico: Macropredatory ichthyosaur from the Middle Triassic and the origin of modern trophic networks

Imagen de cabecera: Raul Martin / National Geographic