updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Resuelto el misterio de la espiral dentada de un antiguo tiburón

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
reconstrucción del Helicoprion

El Helicoprion medía más de siete metros y medio

Su conjunto de dientes en espiral se conoce como  "verticilo"

Imagina un tiburón de 25 pies (7,62 metros) de largo pero, en lugar de tener un conjunto típico del mandíbulas, tiene una "lengua" como una motosierra llena de afilados dientes dispuestos a cortar las presas con facilidad.

Aunque suena como algo salido de una sangrienta película de serie B, es todo lo contrario.

Un grupo de investigadores estadounidenses ha descrito una criatura que vivió hace unos 270 millones de años sobre la base de la dentadura fósil en forma de caracol del animal.

De acuerdo con su informe en la revista Biology Letters, el equipo de investigación utilizó tomografías computarizadas y modelos informáticos para recrear al antiguo depredador, que una vez habitó las aguas que hoy en día rodean Idaho.

fósiles de HelicoprionConocido como un Helicoprion, el pez está probablemente más estrechamente relacionado con las modernas quimeras que con los tiburones de hoy en día. Dado que su esqueleto era en su mayoría cartílago, el registro fósil del pez es bastante limitado.

El fósil más frecuente encontrado es también la característica más notable del Helicoprion - su conjunto de dientes en espiral conocidos como  "verticilo". Estas estructuras han fascinado a los paleontólogos durante décadas, pero la comunidad científica nunca había reconstruido como encaja la estructura en la fisiología del animal.

"Hemos sido capaces de responder cómo estaban en el animal el conjunto de dientes", dijo el autor principal del estudio Leif Tapanila, profesor de historia natural en la Universidad del Estado de Idaho [ISU] División de Ciencias de la Tierra. "Ellos encajan en la parte posterior de la boca, justo al lado de la articulación de la parte posterior de la mandíbula. Hemos sido capaces de refutar que podrían haber estado localizados en la parte delantera de la mandíbula".

Para reconstruir la antigua bestia, el equipo utilizó el fósil de verticilo más completo en su colección. Descubierto en Idaho, el fósil mide 9 pulgadas, contiene 117 dientes individuales e incluye impresiones del cartílago que sostenía en su lugar la estructura. Los investigadores fueron capaces de analizar en el interior del fósil mediante tomografía computarizada.

"Cuando llegamos a las imágenes más profundas, pudimos ver fácilmente que teníamos la mandíbula superior e inferior del animal, así como la espiral de dientes", dijo Tapanila a BBC Nature. "Por primera vez hemos sido capaces de imaginar claramente cómo se ajusta a la mandíbula esa espiral de dientes".

diferentes reconstrucciones de HelicoprionTapanila dijo que trataron de imaginar que tenía un conjunto de dientes en espiral conectados a la parte posterior de la mandíbula inferior.

"Tal vez sólo sobresalían de su mandíbula inferior una docena de dientes que pudiesen morder", dijo. "El resto de los dientes se almacenan en el interior y no están siendo utilizados, esos eran sus dientes de leche. Los dientes que tenía cuando eras más joven"

El equipo utilizó modelos de computadora 3-D para ilustrar cómo podría haber sido utilizada la mandíbula.

"A medida que se cierra la boca, los dientes giran hacia atrás... así que rozan a través de la carne que están mordiendo", dijo Tapanila. "Los propios dientes son muy estrechos: largos y puntiagudos dientes triangulares con bordes dentados como un cuchillo de carne".

"A medida que se cierra la mandíbula y los dientes están girando más allá de lo que está comiendo, está haciendo un corte muy limpio", añadió.

Sobre la base de la condición de los dientes fósiles, el equipo también llegó a la conclusión de que el Helicoprion probablemente comía pescado de cuerpo blando y evitaba las antiguas tortugas o mariscos.

"Si este animal hubiese comido a otros animales que eran muy difíciles o tenían un duro blindaje o fuertes conchas, podría esperarse más daño a sus dientes", dijo Tapanila. "Esto nos lleva a pensar que nuestro animal probablemente comía cosas blandas como calamares. Probablemente comía calamares o los familiares que estaban nadando en el océano en aquel tiempo ".

Artículo científico: Jaws for a spiral-tooth whorl: CT images reveal novel adaptation and phylogeny in fossil Helicoprion