updated 9:29 PM CEST, Sep 26, 2016

Un antiguo mundo en el fondo de un lago

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
fósiles de mataraya (Asterotrygon maloneyi) durante el apareamiento

El lago Fossil, en Wyoming, ha preservado miles de organismos extintos

Con sólo dos casas habitadas y una población de cinco personas, Fossil, en Wyoming - Estados Unidos, es en la actualidad un pueblo casi fantasma. Pero, cuando "los fantasmas" se fueron, quedaron sus fósiles que son bastante notables, entre ellos varanos (una especie de lagartos), rayas y tortugas de cola monstruosamente larga, todos de 50 millones de años de edad.

Fossil era una promesa para convertirse en una ciudad con parada de tren durante la expansión hacia el oeste de Estados Unidos. Sin embargo, la verdadera edad de oro de la ciudad puede haber sido a principios del Eoceno, cuando albergaba un lago subtropical con una increíble diversidad de vida acuática, rodeado de exuberantes montañas y volcanes activos.

Durante miles de años los animales muertos cayeron en el lodo profundo bajo de la superficie del lago de Fossil, desaparecido hace tiempo. Sus huesos se mezclaron con el lodo calizo creado por depósitos de carbonato de calcio arrastrados al fondo del lago por los ríos que fluían desde las cercanas montañas. Estos depósitos eventualmente se acumularon mucho - había sedimentos acumulados de cientos de metros de espesor - y comprimieron a las capas muy inferiores en piedra caliza.

tortugas de cola larga (Christernon undatum)

mamífero arbóreo de larga cola

Estos bloques de roca sepultaron principalmente peces, pero también serpientes ahora extintas, tortugas, murciélagos, cocodrilos, e incluso mamíferos como la nutria y trepadores de árboles (arbóreos), en lo que es hoy una formación conocida como Fossil Butte.

libro The Lost World of Fossil Lake: Snapshots from Deep TimeFossil Butte, que habría estado en el centro del lago fósil, es parte de la Formación del Green River, una serie de depósitos en lagos en Wyoming, Utah y Colorado. Es una extraordinaria cámara de vida en el momento en que nuestro planeta todavía estaba haciendo una reaparición después de la extinción masiva en la que fueron exterminados los dinosaurios al final del período Cretácico - un evento que se estima acabó con un 75 por ciento de las especies de la Tierra.

Lance Grande, conservador en el Museo Field de Historia Natural en Chicago, ha reunido las rígidas imágenes de estos fósiles en un nuevo libro, "The Lost World of Fossil Lake: Snapshots from Deep Time" (University of Chicago Press), que llego a las estanterías el viernes 7 de junio.


antepasado de boa constrictora (Boavus idelmani)

Los primeros coleccionistas de fósiles de la región estaban vinculados a la industria del ferrocarril, pero el primer cazador de fósiles a tiempo completo era Robert Lee "Pata de Palo" Craig, un austero pionero mascador de tabaco que perdió su pierna derecha en un accidente minero. Trabajó desde 1897 hasta 1937 preparando sus fósiles con una navaja y enviando sus hallazgos a las instituciones en el este, como el Smithsonian y la Universidad de Yale. Las muestras de Fossil Butte también atrayeron a los primeros paleontólogos, que aún estaban enzarzados en la llamada "Guerra de los Huesos" entre rivales, como Edward Drinker Cope y Othniel Charles Marsh. Cope y Marsh era los más famosos por su carrera para descubrir los dinosaurios en el oeste de Estados Unidos, pero también peleaban por la taxonomía de especies de mantarraya que se encuentran en Fossil Butte, escribe Grande.

La región sigue siendo muy productiva para los científicos de hoy. Grande ha estado excavando en el lugar por más de tres décadas, y escribe que en dos semanas de trabajo de campo el equipo puede recoger un par de toneladas de losas de piedra caliza de fino corte, ricas en fósiles.

caimán (Tsoabichi greenriverensis)

varano en el lago de Fossil

Con los años, el sitio ha dado miles de organismos preservados tan pequeños como bacterias y tan grandes como cocodrilos de 13 pies de largo (cerca de 4 metros). El fósil de un varano, que parece haberse tragado uno de sus dientes, todavía tiene conservada un poco de su piel y el cartílago del cuello. Hay bancos de peces que parecen haber caído muertos de una vez y rayas que murieron cuando intentaban aparearse.

El registro geológico conocido no revela cómo iniciaron su desaparición las especies de la región a finales del Eoceno temprano. El mismo lago Fossil sólo existió durante 1.000.000-2.000.000 años, y la formación Butte sólo contiene muestras de un lapso de unas pocas decenas de miles de años. En términos geológicos, eso es sólo "un abrir y cerrar de ojos", escribe Grande.