updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Reunidos fósiles de una tortuga gigante prehistórica

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

fósiles Atlantochelys mortoni

La Atlantochelys mortoni debió haber medido 3m desde la punta hasta la cola

Dos mitades de un hueso fósil encontrado hace 160 años han permitido finalmente a los científicos calcular las dimensiones de una de las mayores tortugas marinas que jamás haya existido.

La Atlantochelys mortoni fue descrita originalmente de un hueso roto del brazo o húmero, encontrado en 1840 en el estado de Nueva Jersey EE.UU..

Cabe destacar que la porción faltante ha sido también desenterrada ahora.

Los fragmentos fósiles son una combinación perfecta, e indican que A. mortoni debió haber medido 3m desde la punta hasta la cola.

tortuga gigante Atlantochelys mortoni, comparación tamaño

"Cuando pusimos las dos mitades juntas, nos quedamos atónitos", recuerda el Dr. Ted Daeschler, de la Academia de Ciencias Naturales de la Universidad de Drexel, Filadelfia.

"Dijimos, 'no - esto no puede ser!". Incluso les dimos la vuelta tratando de demostrar que no coincidían, pero obviamente tuvimos que concluir que eran de la misma tortuga", dijo.

Los fósiles reunidos se describirán de nuevo en un próximo número de la revista de la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia.

Ambas piezas vienen de unos sedimentos del Cretácico de hace 70-75 millones de años de edad, en el condado de Monmouth, Nueva Jersey.

Se sabe muy poco sobre el descubrimiento del extremo distal - el extremo más cercano al codo.

Recibió su primera descripción del famoso naturalista Louis Agassiz en 1846. Durante años, se asumió que el hueso fue recogido en el condado de Burlington.

Pero entonces el paleontólogo aficionado de fósiles Gregory Harpel cogió el extremo proximal - el extremo más cercano al hombro - de un arroyo en el distrito vecino de Monmouth.

fósiles de Atlantochelys mortoni

"Lo recogí y primero pensé que era una roca en, era muy pesado", dijo el Sr. Harpel.

Las rocas no suelen tener marcas de mordeduras de tiburón, por lo que rápidamente se dio cuenta de que el hallazgo era algo mucho más significativo.

Juntos, los fragmentos de hueso ofrecen una visión mucho más clara de A. mortoni, una especie que se habría visto muy similar a la tortuga boba moderna - aparte de su tamaño.

"Esta tortuga era un monstruo, probablemente, el tamaño máximo que puede tener una tortuga", dijo el Dr. Daeschler.

"Científicamente, ahora sabemos mucho más acerca de esta criatura".

"Lo más importante es que ahora sabemos de que roca salió el original, podemos saber con mayor precisión su edad y podemos ser mucho más confiados en encontrar material adicional en esa misma formación y, por tanto, contar más sobre A. mortoni".