updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Antiguo cocodrilo desgarró tortugas y serpientes en una monstruosa lucha

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

lucha de una titanoboa y un cocodrilo prehistórico

Fósil ofrece pistas sobre cómo sobreviven los animales a las extinciones y otras catástrofes

Tenía 4,8 metros de largo y pesaba 408 kilogramos. Con un hocico romo y poderosa mordida, se comió tortugas y luchócin monstruosas serpientes. Ahora bien, este extinto dyrosaurus, un tipo de los cocodrilos, que vagaba por una antigua selva tropical unos pocos millones de años después de que los dinosaurios se extinguieron, tiene un nombre científico.

Se llama Anthracosuchus balrogus nombrado asó por el Balrog de ​​fuego que estaba al acecho en las profundas minas de la Tierra Media de Morian en la novela de J.R.R. Tolkien "El Señor de los Anillos".

"Al igual que la gigante bestia, el Anthracosuchus balrogus despierta de las profundidades de una mina después de 60 millones años atrapado en las rocas de una zona tropical de América del Sur", dijo el investigador del estudio Jonathan Bloch, curador asociado de paleontología de vertebrados en el Museo de Historia Natural de Florida.

cráneo de Anthracosuchus balrogus

Fueron desenterrados cuatro ejemplares de la nueva especie en una capa de roca rica en fósiles en la mina de carbón del Cerrejón en el norte de Colombia, donde los científicos previamente han encontrado enormes tortugas con gruesos caparazones y esqueletos de la serpiente más grande del mundo, la Titanoboa, de  14,6 m, bestia que recientemente protagonizó un documental en Smithsonian Channel.

A. balrogus es la tercera nueva especie de antiguos de cocodrilos que se encuentran en Cerrejón, dicen los científicos (Otra, la  Acherontisuchus guajiraensis, fue descrita en la revista Paleontología en 2011). El cocodrilo recién nombrado pertenecía a una familia conocida como los intrépidos dyrosaurus.

migración Dyrosaurus desde ÁfricaEstas criaturas surgieron en África y nadaron a través del Océano Atlántico hasta América del Sur hace unos 75 millones de años y sobrevivieron notablemente a la extinción masiva que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años, dicen los científicos. Algunas especies de dyrosaurus, como el A. balrogus, se adaptaron a ecosistemas de agua dulce, como la selva de Cerrejón, que era mucho más cálida y húmeda hace 60 millones de años de lo que es hoy.

"Este grupo ofrece pistas sobre cómo sobreviven los animales a las extinciones y otras catástrofes", dijo en un comunicado Alex Hastings, investigador postdoctoral en la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg y ex estudiante de posgrado en el Museo de Historia Natural de Florida. "A medida que nos enfrentamos hoy en día a climas más calientes, es importante entender cómo respondieron los animales en el pasado. Esta familia de crocodiliformes en Cerrejón se adaptó y lo hizo muy bien a pesar de increíbles obstáculos, que podían hablar de la capacidad de los cocodrilos que viven ahora para adaptarse y superarlos".

Hastings y sus colegas describieron la nueva especie el mes pasado en la revista Historical Biology. En comparación con sus primos, el A. balrogus tiene un inusualmente corto y romo hocico, junto con grandes músculos de la mandíbula que son característicos de los dyrosaurus, esta característica le daría al A. balrogus una mordida increíblemente poderosa, explicó Hastings.

cráneos de aligator y dyrosaurus

"Rápidamente se hizo evidente que los cuatro especímenes fósiles no se parecían a ninguna especie de dyrosaurus que se haya encontrado ", dijo Hastings. " Todo el mundo piensa que los cocodrilos son fósiles vivientes que se han mantenido prácticamente sin cambios durante los últimos 250 millones de años. Pero lo que estamos encontrando en el registro fósil nos cuenta una historia muy diferente".

Artículo científico: A new blunt-snouted dyrosaurid, Anthracosuchus balrogus gen. et sp. nov. (Crocodylomorpha, Mesoeucrocodylia), from the Palaeocene of Colombia