updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Cazadores de fósiles descubren nuevo depredador gigante

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Metoposaurus algarvensis

Es el primer miembro del grupo de anfibios Metoposaurus descubierto en la península Ibérica

El anfibio carnívoro, Metoposaurus algarvensis, tenía el tamaño de un coche pequeño y data del período Triásico Tardío

Cazadores de fósiles han encontrado los restos de un anfibio carnívoro gigante que habitaba en antiguos lagos y ríos en los albores de la era de los dinosaurios.

El depredador, parecido a una salamandra, creció hasta el tamaño de un coche pequeño y se alimentaba de los peces que prosperaban en los cursos de agua del período Triásico Tardío, hace más de 200 millones de años.

fémur del Metoposaurus algarvensisLa nueva especie, Metoposaurus algarvensis, pertenecía a un grupo más amplio de anfibios que eran comunes en las latitudes más bajas hace 220 a 230 millones de años, cuando los dinosaurios comenzaron a dominar la tierra.

Investigadores de la Universidad de Edimburgo identificaron la nueva especie de unos huesos desenterrados en Loulé, en la región de Algarve, en el sur de Portugal. El lecho óseo puede contener los restos de cientos de anfibios que perecieron cuando se secó un antiguo lago. Hasta la fecha, sólo ha sido excavada una fracción del sitio.

"Hay un revoltijo real de huesos allí, pero ha sido un reto recuperarlos porque vienen de un lecho óseo que tiene alrededor de medio metro de espesor y entra en la ladera", dijo Steve Brusatte, quien dirigió el estudio. El equipo ha pasado ha hecho dos salidas de campo para la excavación de huesos en el lugar y esperan volver a reunir más restos.

La nueva especie, que en la edad adulta medía dos metros desde el hocico hasta la cola, es el primer miembro del grupo de anfibios Metoposaurus descubierto en la península Ibérica. Han sido encontrados otros en Alemania, Polonia, África, India y América del Norte.

De acuerdo con un informe publicado en el Journal of Vertebrate Paleontology, las diferencias en la estructura de la mandíbula y partes del cráneo, donde la médula espinal se encuentra con el cerebro, revelan que los restos portugueses son una nueva especie. La criatura tenía una cabeza larga y plana, fue comparado por Brusatte con un asiento de inodoro alineado con miles de diminutos dientes.

Fémur de Metoposaurus algarvensis

Restos de otros Metoposaurus conservados en museos tienen marcas de mordeduras ocasionales en sus huesos, como resultado probable de encuentros con antiguos dinosaurios que se acercaban a estanques y lagos en busca de alimento.

Aunque es un gran depredador en su propio derecho, el Metoposaurus tenía pequeñas y débiles patas para un animal tan grande. La pequeñez relativa de sus patas significaba que no podía ir muy lejos en la tierra, por lo que podría quedar fácilmente varado si se secase su hogar acuoso.

La mayoría de los Metoposaurus desaparecieron durante una extinción masiva hace unos 201 millones de años, mucho antes de la desaparición de los dinosaurios. El evento marcó el final del período Triásico, cuando la vasta masa prehistórica conocida como Pangea empezó a desgarrarse en los continentes que vemos hoy. Grietas gigantes en la tierra y un aumento en la violenta actividad volcánica mataó a muchos de los principales vertebrados, incluyendo grandes anfibios, dejando espacio para que los dinosaurios subieran a la prominencia.

"Habría habido cambios dramáticos en el medio ambiente cuando Pangea se rompió. A pesar de que tomó mucho tiempo, estos grandes anfibios no lidiaron bien con eso en absoluto", dijo Brusatte.

Artículo científico: Long Bone Histology of Metaposaurus diagnosticus (Temnospondyli) from the Late Triassic of Krasiejów (Poland) and its Paleobiological Implications