updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Gusanos se daban un festín con huesos de antiguos monstruos marinos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

gusanos Osedax

Gusanos Osedax comedores de huesos vivían en cadáveres de reptiles marinos del Mesozoico

Pequeños nematodos filiformes que consumen los huesos de ballenas muertas en el suelo marino vivieron una vez en los cadáveres de antiguos reptiles marinos, sugiere un reciente estudio. El hallazgo significa que los gusanos pueden haber existido por lo menos 60 millones de años más de lo que sospechaban los investigadores.

"Este estudio es muy emocionante", dice Anthony Martin, paleontólogo de la Universidad de Emory en Atlanta, que no participó en el trabajo. "Muestra cómo se reciclaban los huesos marinos por los organismos de los fondos marinos millones de años atrás", señala. "Todos esos huesos, no se iban a perder".

Los científicos describieron por primera vez los gusanos del género Osedax (que en latín significa "comedor de huesos") hace aproximadamente una década, después de tropezar con el cadáver de una ballena muerta en el fondo del mar frente a la costa de California a una profundidad de miles de metros. El esqueleto hundido estaba cubierto con pequeños gusanos sin boca, que taladran en los huesos para extraer las grasas y otros nutrientes para las bacterias simbióticas que albergan en sus cuerpos. La sección transversal circular de los agujeros en la superficie de los huesos, así como las cavernas en forma de coliflor en los extremos de los túneles tienen una forma muy distinta, dice Nicholas Higgs, un biólogo marino de la Universidad de Plymouth, en el Reino Unido.

Anteriores estudios genéticos de gusanos Osedax que estimaron las últimas tasas de mutaciones que habían llevado a las especies modernas no fueron definitivos acerca de cuando evolucionó primeramente el grupo. Las especies más tempranas podrían haber aparecido hace unos 50 millones de años, al igual que los antepasados de las ballenas llegadas al mar desde tierra, o podrían haber aparecido incluso antes: hace 125 millones de años, o más. Si esto último es el caso, según han propuesto algunos investigadores, los gusanos colonizadores de cadáveres podrían haberse festejado una vez sobre los restos hundidos de grandes reptiles marinos como los plesiosaurios de cuello largo o los ictiosaurios con forma de delfín, que gobernaban los mares cuando los dinosaurios reinaban en la tierra durante la era Mesozoica (que terminó hace unos 66 millones de años).

reptiles marinos antiguos

Así Higgs y Silvia Danise, una paleobiologista también en la Universidad de Plymouth, examinaron fósiles con huellas dejadas por gusanos Osedax. Utilizaron escáneres CT - el mismo equipamiento que obtiene las imágenes de alta resolución de los órganos internos del paciente en los hospitales - para recoger imágenes en 3D de los restos conservados de un plesiosaurio y una antigua tortuga marina. Los huesos de los dos cadáveres fueron enterrados en los sedimentos del fondo marino hace unos 100 millones de años. Y ambos conjuntos de fósiles incluyen distintos signos de colonización del Osedax, publicó el equipo en línea en Biology Letters. Los dos agujeros en la superficie de los fósiles de plesiosaurio medían entre 0,36 y 0,56 milímetros de diámetro; los de los fósiles de tortugas marinas eran típicamente más pequeños. Sin embargo, todos estos tamaños caen dentro del rango vistos en la actualidad en los fósiles de huesos de ballena, señala el equipo.

Aunque los agujeros y las cámaras hechas por esos organismos antiguos son muy similares a los creados por los actuales gusanos Osedax, "es muy difícil decir que fueron hechos por el mismo género de gusanos", dice Martin. Tal vez los antiguos barrenadores se estaban comportando de manera similar, sugiere.

Pero Greg Rouse, un biólogo marino en el Instituto Scripps de Oceanografía en San Diego, California, y miembro del equipo que descubrió los gusanos Osedax en 2002, está más convencido que Martin que estas perforaciones recientemente descritas son verdaderamente rastros de antepasados del grupo moderno. "Es muy bueno encontrar finalmente evidencia de Osedax en el Mesozoico", dice. Los túneles y cámaras descritas por Higgs y Danise "se parecen a las realizadas por Osedax. Esto es bastante convincente. Es un trabajo limpio y sólido".

Así que si los antepasados de Osedax se ganaban la vida mediante la colonización de los cadáveres de antiguos reptiles marinos que murieron en gran parte al mismo tiempo que los dinosaurios, ¿cómo sobrevivieron hasta que aparecieron por primera vez los progenitores de las ballenas millones de años más tarde? La respuesta, dice Higgs, es que los gusanos siguieron alimentándose de los restos hundidos de otras grandes criaturas, incluyendo las tortugas marinas. Estos reptiles no sólo sobrevivieron el apocalipsis que mató a los dinosaurios, sino que los cadáveres también eran lo suficientemente grandes para no ser cubiertos por la acumulación de sedimentos antes de que los gusanos pudiesen encontrarlos.

Artículo científico: Bone-eating Osedax worms lived on Mesozoic marine reptile deadfalls