updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Un asteroide no extinguió a los ictiosaurios, ¿Y qué lo hizo?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

ictiosaurios

Los ictiosaurios probablemente evolucionaron a partir de reptiles de tierra

Durante la era de los dinosaurios, los ictiosaurios - grandes reptiles marinos parecidos a los delfines - florecieron en los océanos prehistóricos y vivían en todo tipo de entornos acuosos cerca y lejos de la costa. Pero a medida que creció la competencia en estas áreas, los ictiosaurios perdieron territorio y la especie se extinguió gradualmente, según un nuevo estudio.

De hecho la extinción de los ictiosaurios ha dejado perplejos a los científicos durante años. Los ictiosaurios probablemente evolucionaron a partir de reptiles de tierra que se sumergieron en el mar hace unos 248 millones de años, dijeron los investigadores. Después de vivir a lo largo de la costa durante millones de años se trasladaron a mar abierto. Ellos desaparecieron hace unos 90 millones de años, se extinguieron unos 25 millones de años antes de que el asteroide que mató a los dinosaurios se estrellase contra la Tierra.

Así que, si el asteroide no mató a los ictiosaurios, ¿qué lo hizo? Para obtener más información, los investigadores analizaron fósiles de ictiosaurios y determinaron qué tipo de entornos especializados, o nichos, habitaron probablemente los animales.

"En la mayoría de los estudios, el nicho del animal se predice en base a un solo rasgo, por lo general la forma de los dientes", dijo el investigador principal, Daniel Dick, un estudiante de doctorado en paleontología en el Museo de Historia Natural de Stuttgart, Alemania. En el nuevo estudio, los investigadores analizaron varios rasgos, dijo.

Por ejemplo, analizaron el tamaño del cuerpo y las formas de los dientes de los ictiosaurios. También determinaron la estrategia de alimentación de cada animal, como por ejemplo si los ictiosaurios eran depredadores de emboscada (nadadores menos potentes) o depredadores de persecución (nadadores rápidos), dijo Dick.

Análisis de los ictiosaurios

fósil de ictiosaurio EtenopterygiusDespués de examinar 45 géneros de ictiosaurios, Dick y su colega Erin Maxwell, un paleontólogo de vertebrados en el Museo, utilizaron un análisis que agrupó a los ictiosaurios en siete categorías, llamadas ecotipos.

Por ejemplo, el género ichthyosauriform, Cartorhynchus, es tan único que tiene su propio ecotipo. Probablemente era un pequeña alimentador por succión y vivía en aguas poco profundas, dijo Dick.

Otro ecotipo representa a la mayoría de los géneros que vivieron durante el período temprano del Triásico Medio, dijo. Los animales de este ecotipo medían menos de 6,5 pies (2 metros) de largo, y tenían dientes sólidos y contundentes, lo que sugiere que comían presas de cáscara dura, como corales y moluscos, dijo Dick. No tenían cuerpos alargados, por lo que probablemente no vivían en el mar abierto, donde los habrían necesitado para nadar largas distancias, agregó.

Dos géneros - eurhinosaurus y excalibosaurus - deben su ecotipo único a sus mandíbulas parecidas a las del pez espada, lo que indica que utilizaron un método de rozadura para cazar las presas, dijo Dick. Sus largos cuerpos indican también que vivían en el mar abierto, lejos de la costa, dijo.

No existieron los siete ecotipos al mismo tiempo, aunque cinco existían simultáneamente durante el período Jurásico Temprano cuando los ictiosaurios experimentaron un auge en la diversidad.

Por el Jurásico Medio disminuyó el número de ecotipos de ictiosaurios. Se extinguieron los alimentadores especializados, como los parecidos a los peces espada (Eurhinosaurus) y depredadores, incluyendo al lTemnodontosaurus, dejando sólo dos ecotipos, los cuales vivían en el mar abierto.

Estos dos últimos ecotipos incluyen géneros de ictiosaurios con cuerpos grandes y dientes robustos para la trituración de peces o cefalópodos de hueso duro, como los ammonites. El otro ecotipo era más parecido al delfín; tenía dientes pequeños y probablemente comió presas blandas, como el calamar (también cefalópodo), dijo Dick.

La extinción de los ictiosaurios

Los ictiosaurios finalmente encontraron su fin durante el evento de extinción Cenomaniano-Turoniano, en el que también se extinguieron los espinosauros (dinosaurios nadadores carnívoros), los plesiosaurios (reptiles marinos de cuello largo) y cerca de un tercio de los invertebrados marinos (animales sin columna vertebral), dijo Dick.

Con sólo dos ecotipos de ictiosaurios sobrevivientes, habrían sido fácilmente eliminados, dijo Dick.

"Es una lenta guerra ecológica de desgaste, donde perduran cada vez más en un solo lugar y luego todo el grupo está en función de ese nicho restante sostenible", dijo. "Y si eso se hizo insostenible, luego todo el grupo se extinguiría".

No está claro por qué los ictiosaurios perdieron sus nichos anteriores, pero que es probable que fueran "reemplazados por otras especies competidoras que se adaptaron mejor", dijo Dick. Por ejemplo, los plesiosaurios se hicieron cargo de muchos de los nichos cercanos a la costa, dijo.

El estudio ofrece luz sobre la evolución de los ictiosaurios y su extinción, dijo Neil Kelley, un investigador postdoctoral de paleobiología en el Museo Nacional de Historia Natural en Washington, DC, que no participó en la nueva investigación.

Según el estudio, "los ictiosaurios se vuelven más y más confinados a un estilo de vida especializada", dijo Kelley. "En última instancia, nunca vuelven a desarrollar algunos de estos estilos de vida más transitorios y los tipos de cuerpo que se ven desde el principio".

Sin embargo, el estudio tiene una visión amplia que abarca aproximadamente 158 millones años, por lo que se pierde algún matiz en cómo vivían estos animales y por qué se extinguieron, dijo Kelley. Por otra parte, "apenas un raro fósil podría reescribir totalmente esa imagen de lo que pasó", añadiendo otro ecotipo, dijo Kelley.

El estudio fue publicado en línea el 8 de julio en la revista Biology Letters: The evolution and extinction of the ichthyosaurs from the perspective of quantitative ecospace modelling