updated 1:27 PM CET, Dec 5, 2016

Cráneo de ballena de 5,5 millones de años encontrado en un pantano

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

cráneo fósil de ballena encontrado en Virginia

Primera vez que una bolsa para cadáveres ha sido empleada al servicio de la paleontología

El paleontólogo Jason Osborne tropezó hace poco con algo inesperado mientras buceaba en un pantano de Virginia: un enorme cráneo de ballena que sobresalía parcialmente del lecho del río.

Osborne explicó a National Geographic que, literalmente, se golpeó con el cráneo. A pesar de que al instante supo que su hallazgo era significativo, no sabía cómo recuperar el fósil de 225 kilos. Comenzó contratando un nuevo barco y equipo de buceo de una tienda local, pero aún no podía encontrar la manera de subir el cráneo a la superficie del pantano sin dañarlo.

Después de consultar con los oficiales de la policía local, Osborne decidió probar un nuevo enfoque: una bolsa para cadáveres. Las bolsas para cadáveres de la policía son de flotabilidad neutra y porosas, por lo que drenan el agua mientras se les pone cualquier residuo sólido. Era la primera vez que una bolsa para cadáveres había sido empleada al servicio de la paleontología, pero el plan salió a pedir de boca.

Osborne, presicente y co-fundador de Paleo Quest, inmediatamente llevó el cráneo a Stephen Godfrey, el curador de paleontología en el Museo Marino Calvert, quien dijo que el cráneo perteneció a una ballena que vivió hace entre 5 y 6 millones de años que probablemente medía de 6 a 8 metros de la nariz a la cola (del tamaño de una moderna ballena minke de hoy día), en momentos en que gran parte de la costa este de los Estados Unidos todavía estaba bajo el agua.

Virginia, explicó Osborne, fue una vez un mar poco profundo, probablemente utilizado como un área de parto para las ballenas. Pero no fue sólo el hogar de antiguas ballenas, también había depredadores. Uno de los descubrimientos más interesantes de Osborne fue un racimo de laceraciones no cicatrizadas en el cráneo, que implicaban que la ballena fue atacada poco antes de su muerte por un enorme tiburón llamado megalodon.