updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Antiguos calamares del Jurásico eran grandes nadadores

Ratio: 2 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

reconstrucción de un Acanthoteuthis

Imágenes UV de fósiles del Acanthoteuthis ofrecen nuevas pistas sobre su forma de vida

Tres especímenes fósiles extremadamente raros de un animal extinto parecido al calamar proporcionan nueva evidencia de la estructura del cuerpo de la criatura y sugieren que puede haber sido un rápido nadador, según halla un reciente estudio.

Los fósiles representan al Acanthoteuthis, un género de la familia del calamar que vivió durante el período Jurásico y medían de largo entre 9,8 y 15,7 pulgadas (25 y 40 centímetros). Lo que hace que los especímenes sean tan excepcionales es la preservación de las partes blandas del cuerpo, como las aletas y las estructuras de alimentación de los animales, que por lo general se pierden. Ahora bien, un análisis del nuevo material revela órganos nunca antes vistos, y ofrece a los científicos su primer vistazo de las características que sugieren cómo pudo haber vivido el Acanthoteuthis hace millones de años.

El Acanthoteuthis era un cefalópodo, que forma parte del actual grupo que incluye a los modernos pulpos, calamares y sepias, con una historia evolutiva que abarca 500 millones de años. Pero a pesar de que los cefalópodos han existido desde hace mucho tiempo, a diferencia de muchos otros animales extintos, no dejan detrás mucho de sí mismos en el registro fósil. Sus blandos cuerpos no se conservan bien, y los trozos aislados que se fosilizan sólo cuentan una historia parcial de lo que podría haber parecido el animal vivo.

reconstrucciones de Acanthoteuthis

El Acanthoteuthis pertenece a un grupo de cefalópodos llamados belemnites, que son particularmente abundantes en el registro fósil - o por lo menos una pequeña parte de ellos. Los belemnites tenían intrincadas conchas internas coronadas por partes duras llamadas "rostra", que se conservan bien como fósiles más o menos en forma de bala. Fósiles de rostra son abundantes, y sus marcas pueden incluso revelar los rastros de donde se unían las aletas de los belemnites a la capa, la parte muscular del cuerpo en forma de cono que fuerza el agua a través de un sifón para nadar a propulsión a chorro.

Cómo hacer una imagen

Entonces, ¿qué ha mantenido gran parte del cuerpo de estos ejemplares en tan buen estado de conservación? Cristiano Klug, co-autor del nuevo estudio y un conservador del Instituto Paleontológico y Museo de la Universidad de Zurich, dijo que la razón tenía que ver con el sitio donde se encontraron los fósiles en Solnhofen, Alemania.

fósil de Acanthoteuthis en imagen UV

"Solnhofen y sus alrededores tienen fósiles excepcionalmente conservados de renombre mundial", dijo Klug. "Estos fósiles fueron incorporados en sedimentos de grano fino en lagunas de agua más o menos tranquilas entre los arrecifes de coral. Además, tapetes microbianos estabilizaron los sedimentos, garantizando camas perfectamente planas". Su rápido entierro y ciertas condiciones químicas en el suelo también habrían desempeñado un papel en la preservación, añadió Klug.

Los descubrimientos de los bien conservados especímenes de Acanthoteuthis eran sin duda muy especiales, y Klug y sus colegas estaban ansiosos por ver lo que podrían revelar los fósiles. "Desde que supimos que el material era importante, pensamos que debíamos sacar el máximo provecho de él", dijo.

estructura interna del Acanthoteuthis speciosusLa exploración con Sincrotrón, una técnica de rayos X usada con frecuencia para visualizar los fósiles delicados, arrojó resultados decepcionantes, ya que tenían demasiado bajo contraste para revelar muchos detalles, dijo Klug. Así que utilizaron la radiación ultravioleta de imágenes (UV). Klug dijo al co-autor del estudio, Helmut Tischlinger, experto en fotografía UV, que era una parte vital del proceso, tomando a veces días de experimentación con diferentes filtros para obtener las imágenes a la perfección. Sus esfuerzos revelaron detalles morfológicos que antes eran invisibles.

Las imágenes UV de Tischlinger mostraron la hyponome, un embudo que dirige los chorros de agua del Acanthoteuthis a la cavidad del manto, el esófago y los estatocistos, que son órganos sensoriales responsables de mantener el equilibrio, la detección de movimiento y el cambio en la dirección.

Un gran nadador

Otros dos detalles - el cuello y estructuras del manto hechas de cartílago - fueron especialmente importantes, dijo Klug, ya que proporcionaron pistas sobre las habilidades de natación del Acanthoteuthis. En términos generales, "las aletas y el cuerpo del Acanthoteuthis tenían forma de bala, al igual que los calamares modernos, sugiriendo que sería un buen nadador, en lugar de depender de las corrientes oceánicas para llevarlo a donde tenía que ir. Pero las estructuras reveladas en las fotos UV indican un sistema de manto y el apoyo del cartílago muscular que habría reforzado la conexión entre el manto y el chorro de agua y la cabeza, y estaría directamente involucrado en la natación rápida, dijo Klug.

Otra evidencia estructural sugirió a los investigadores que el Acanthoteuthis podría haber habitado las profundidades del océano. Estructuras calcificadas en los estatocistos - los órganos de los sentidos que gestionan el balanceo - se parecían a las encontradas en calamares pelágicos que ocupan la columna de agua, la parte del océano entre el fondo y la costa. Los investigadores concluyeron que el Acanthoteuthis probablemente habitó la misma región del océano.

"No podemos, sin embargo, determinar con mayor precisión a qué profundidad del agua vivieron", dijo Klug, añadiendo que probablemente no podrían haber buceado más profundo que 219 a 328 yardas (200 a 300 metros) por debajo de la superficie del océano, o la cámara de la conchaa interior de sus mantos habría implosionado.

Los hallazgos fueron publicados en línea el 5 de enero en la revista Biology Letters: Adaptations to squid-style high-speed swimming in Jurassic belemnitids